Aún con aumento en casos positivos: rezagada la vacunación de refuerzo

Tanto 121 mil menores entre las edades de 5 a 11 años, como 42 mil adultos mayores de 60 años no han recibido dosis alguna de las vacunas. “Aquí ya hay que dejar de hablar de cuántas vacunas se han puesto. Hay que hablar de cuántas se necesitan poner”, sentenció la epidemióloga y catedrática universitaria Cruz María Nazario.

Foto archivo

A pesar de la alarma generada por el despunte en nuevos casos de Covid en Puerto Rico, el proceso de vacunación de refuerzo avanza a cuentagotas.

A casi cinco meses de iniciada la distribución de la tercera dosis a la población mayor de 18 años, solo el 27 por ciento o uno de cada cuatro personas aptas la han procurado.

Al cierre de esta edición, 708,386 personas -de una población apta que excede los 2.6 millones- había recibido la tercera dosis de las vacunas.

De estas, 104 mil aceptaron la vacuna de refuerzo en las pasadas tres semanas, potencialmente motivadas por el dramático aumento en casos positivos.

La tendencia ocurre al tiempo en que la Administración federal de Alimentos y Drogas (FDA, en inglés) expande su aprobación para el uso de la vacuna de refuerzo (tercera dosis) en adolescentes entre las edades de 12 a 15 años. Esto agregaría otros 87,803 jóvenes a la lista de personas elegibles.

Espejismo

A juicio de la epidemióloga Cruz María Nazario Delgado, el falso sentido de seguridad generado en meses recientes con el bajo numero de casos reportados y el regreso paulatino a la “normalidad” creó las condiciones para que la variante Ómicron se propagara de la forma que lo ha hecho.

Asimismo, desincentivó que personas fueran a vacunarse y buscaran la dosis de refuerzo.

“Desde un principio se ha tenido un problema con la comunicación del riesgo y a eso suma que el Departamento de Salud en todo momento ha querido resaltar lo exitoso que ha sido la vacunación en la isla”, planteó la también catedrática del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico.

“Creo que con esto le han creado una ilusión a la gente de que esto ya se acabó y que todo había vuelto a la normalidad, y lo puedes ver en cómo por mucho tiempo bajó el interés por las pruebas y las vacunas”, explicó

Lenta vacunación de 5 a 11 años

Por otra parte, la vacunación de menores entre las edades de 5 a 11 años tampoco ha cobrado impulso, a solo días del reinicio de clases presenciales en las escuelas públicas y privadas del país.

Al cierre de esta edición, apenas 66,485 niños de estas edades -de una población de 237 mil- había completado el ciclo de dos vacunas, para un 30 por ciento.

Asimismo, más de 121 mil no ha recibido dosis alguna de las vacunas.

Los números ilustran el fracaso de una de las metas del Departamento de Salud, que proyectaba tener 220 mil niños con su serie de vacunas completada para el 15 de enero de 2022.

“Por mucho tiempo, se llevó el mensaje que los niños no se enfermaban por Covid y eso hace más difícil convencer a los padres sobre la importancia de llevarlos a vacunar. Pero ahora resulta que hay niños que se están contagiando con la variante Ómicron”, dijo la epidemióloga.

“El problema es que aunque ahora se haga un esfuerzo por ponerles la vacuna, en lo que se completa la serie muchos estarán semanas desprovistos de protección cuando regresen a la escuela y eso es lo que se quería evitar”, continuó.

133 mil mayores aún sin vacunar

Entretanto, el Departamento de Salud tampoco ha logrado desencallar la vacunación de la población más vulnerable a los estragos del virus: los adultos mayores e 60 años.

Al cumplirse un año del inicio de la inmunización a esta población, aún hay más de 133 mil personas mayores de 60 años -de una población que supera los 888 mil- que no han recibido sus dos dosis de las vacunas.

Incluso, más de 42 mil no han recibido su primera dosis.

El 76.3 por ciento de las muertes por Covid reportadas en la isla corresponde a esta población.

“Hay que hacer un esfuerzo por conocer por qué hay tantas personas aún sin vacunar en esta población y no creo que todos sean anti-vacuna”, dijo Nazario Delgado.

“Decir que todos los que no se han vacunado es porque no la quieren es falso. Eso es querer esconder dónde hemos fallado. Todavía hay miles de viejos que se vacunarían si tuvieran alguien que los lleve o alguien que se ocupe de llegar a ellos. No podemos fallarle a esas personas”, continuó.

“Aquí ya hay que dejar de hablar de cuántas vacunas se han puesto. Hay que hablar de cuántas se necesitan poner”, sentenció. “Aquí lo más importante es vacunar a los que no se han vacunado aún, para que estén protegidos, no resaltar y elogiar los logros o los esfuerzos del gobierno”.

Retraso en el sur

Por último, estadísticas del Departamento de Salud confirman que la inmensa mayoría de los municipios que comprenden la Región de Ponce (zona sur) tienen un porcentaje de vacunación por debajo de la tasa nacional de 80.3 por ciento (personas aptas).

De estos, los más rezagados son Guánica (57 por ciento), Peñuelas (58 por ciento), Salinas (60 por ciento) y Coamo (69 por ciento).

Les siguen Santa Isabel (71 por ciento), Guayama (71 por ciento), Juana Díaz (72 por ciento), Arroyo (73 por ciento), Maunabo (74 por ciento), Adjuntas, (74 por ciento), Ponce (77 por ciento), Jayuya (78 por ciento) y Guayanilla (79 por ciento)

Solo Villalba (92 por ciento) y Yauco (83 por ciento) tienen un porcentaje de vacunación mayor a la tasa nacional.