Aseguran protestas contra LUMA continuarán “Se agotó la paciencia”: el consenso entre manifestantes indignados

Con pancartas, camisetas y cacerolas, una masa integrada por numerosos jóvenes y adultos mayores alzó su voz de protesta y al unísono reclamó al gobernador Pedro Pierluisi Urrutia el cese del contrato con la empresa que, desde su incursión el pasado mes de junio, solo les ha dejado pérdidas de alimentos y enseres, además de facturas más costosas.

Fotos: Enzo Delgado Torres

Sobre un centenar de personas rodearon la Plaza Las Delicias de Ponce este martes para manifestar su indignación por las cuantiosas pérdidas económicas que han provocado los apagones y fluctuaciones de la red eléctrica del país, desde que la empresa extranjera LUMA tomó el control de ese servicio.

La convocatoria que se originó en redes sociales y se masificó en medios como WPAB Radio y La Perla del Sur, atrajo a lideres comunitarios, ciudadanos particulares y políticos que al filo de las 5:00 de la tarde se reunieron frente a la Casa Alcaldía para expresar su hastío con el servicio energético.

Con pancartas, camisetas y cacerolas, una masa integrada por numerosos jóvenes y adultos mayores alzó su voz de protesta y al unísono reclamó al gobernador Pedro Pierluisi Urrutia el cese del contrato con la empresa que, desde su incursión el pasado mes de junio, solo les ha dejado pérdidas de alimentos y enseres, además de facturas más costosas.

“Esta situación se ha vuelto insostenible”, destacó Lourdes Rivera Vázquez, portavoz de la Coalición La Ruta de la Verdad, que agrupa a numerosas comunidades de la zona sur. “Nosotros recibimos quejas todo el tiempo y hoy nos toca movernos para hacernos sentir, porque este contrato no sirve”.

“Los llamados relevos de carga no son avisados y hay mucha gente perdiendo alimentos, enseres y, sobre todo, su tranquilidad”, insistió la líder, al mencionar que comunidades como Lirios del Sur, Los Meros, La Playa, San Antonio y Río Canas figuran entre las más afectadas en Ponce.

A su contundente denuncia se unió la guaniqueña Lourdes Feliciano Ocasio, quien llegó a la plaza junto a su amiga Petra Warington Cruz. Enarbolando un cartel que leía “Luma no sirve”, relataron a este semanario cómo el deficiente servicio eléctrico y LUMA ya las han empobrecido.

“No solo es el alza en la luz, sino lo que uno pierde”, subrayó. “La comida, los enseres… y a nosotros, que desde el terremoto nos estamos levantando. Además, la luz se va a todas horas. Nuestro temor es que venga otro temblor y uno sin luz, no vamos a ver por dónde salir. Es un gran temor”, admitió Feliciano Ocasio, quien a pesar de los sismos y sus réplicas, no ha abandonado su hogar, ni su pueblo de Guánica.

Cerca de ellas, sentada en un andador y con cacerola en mano observaba Carmen Doris Vázquez Cruz, una conocida ponceña del sector Cuatro Calles, cuya salud se ha deteriorado por los continuos apagones.

“De noche es cuando más lo sufro, por la maquina para respirar. Ya en dos ocasiones he tenido que llamar a emergencias”, aseguró. “Lo material se repone, pero mi vida no. Por eso estoy aquí”, sentenció.

Otro que evidenció su inconformidad fue Héctor Plaza Rosado, un adulto impedido que aun en silla de ruedas llegó hasta la manifestación con un cartel que leía “Fuera Luma y el Gobernador”.

“No podía quedarme en casa. Tengo que venir a protestar porque a cada rato se va la luz”, puntualizó en un breve intercambio.

Entretanto, una manifestante que pidió no identificarse aseguró que los comerciantes también se han visto seriamente afectados con las interrupciones del servicio, ya que “han tenido que cerrar, porque la luz no llega”.

Por su parte, Ada Iris Pacheco Arroyo arribó a la protesta desde el sector Baramaya en Ponce, convencida de que “hay que actuar”.

“El abuso que hay ahora nos lleva a la calle a protestar. Siempre hemos tenido problemas con el servicio, pero así como ahora no”, recalcó en un aparte.

A viva voz

Poco después de las 5:30 de la tarde, el grueso de los manifestantes optó por recorrer los alrededores de la plaza y vociferando consignas como “No habrá paz, si Luma no se va” y “Luma nos esta robando y la salud esta quitando”, invitaron a conductores a sumarse, dejando sonar las bocinas de sus vehículos.

Algunos, incluso, procedieron a estacionarse para integrarse a la multitud.

Por su parte, el líder comunitario de Peñuelas, Jimmy Borrero Costas, reclamó junto Erasmo Cruz Vega de Guayama que el gobernador atienda el urgente reclamo del pueblo, así como las recurrentes denuncias de vecinos de AES, afectados por el manejo de cenizas y carbón en la zona residencial de Jobos.

Poco después, José Hernández Trabal llegó a la manifestación desde Bayamón con un gran cartel que leía “Fuera Luma, con su portavoz Pierluisi. El pueblo se respeta”.

“Tenemos que llenar ese expreso, tenemos que manifestarnos en grande para sacar a Luma de Puerto Rico”, insistió Hernández Trabal, en referencia a otra convocatoria para exigir la cancelación del contrato a LUMA que tendrá lugar el 15 de este mes en la zona metropolitana de San Juan.

Presente el alcalde

A la manifestación también su unió el alcalde de Ponce, Luis Irizarry Pabón, quien reclamó al gobierno central más atención a las comunidades del sur del país.

“Estos ciudadanos tienen mi apoyo. Estoy aquí primero como ciudadano, porque también sufro la falta de electricidad, y como alcalde apoyo estos reclamos, porque son válidos”.

La caminata-protesta se extendió por cerca de 45 minutos, para luego detenerse frente a la Casa Alcaldía, donde se pronunciaron los discursos de lideres comunitarios, quienes coincidieron en que LUMA y sus subsidiarias se están “robando el dinero del pueblo”.

Los manifestantes además anunciaron que continuarán sus reclamos el próximo viernes, 15 de octubre, a las 4:00 de la tarde en la Plazuela Santo Domingo de San Germán.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.