Arranca campaña de eliminar criaderos mosquitos para evitar contagio dengue

"Hoy que la resistencia a insecticidas es real, el rol ciudadano es más importante al utilizar repelente y completar los cuatro pasos", enfatizó Ortiz.

Foto archivo

San Juan – La Unidad de Control de Vectores de Puerto Rico informó este viernes la puesta en marcha de la campaña “Páralos en seco”, que tiene como objetivo la prevención, mediante acciones propias, de eliminar los criadores de mosquitos Aedes aegypti y contener los contagios del dengue.

Según explicó en un comunicado de prensa la directora asociada del grupo, Marianyoly Ortiz, la mejor manera de eliminar estos criaderos, es vaciar el agua acumulada, tapar los recipientes con agua, botar artículos como las gomas de los autos y cepillar las paredes de los recipientes que comúnmente están en los patios.

“Aunque vacíes los recipientes, el mosquito hembra pone sus huevitos en las paredes de los recipientes que acumulan agua y esos huevos pueden sobrevivir en las paredes de seis a doce meses dependiendo de las condiciones del ambiente”, indicó Ortiz.

No obstante, según estudios realizados en el laboratorio de “La Unidad”, un programa del Fideicomiso para Ciencia, Tecnología e Investigación de Puerto Rico (FCTIPR), los métodos tradicionales de control que se utilizan comúnmente en Puerto Rico están perdiendo efectividad contra el mosquito Aedes aegypti.

“Hoy que la resistencia a insecticidas es real, el rol ciudadano es más importante al utilizar repelente y completar los cuatro pasos”, enfatizó Ortiz.

Ante la situación de resistencia a los insecticidas, de uso común en Puerto Rico, que presenta el mosquito Aedes aegypti, el entomólogo y director ejecutivo de “La Unidad”, Grayson Brown, indicó que “esta es una particularidad de Puerto Rico”.

“Aunque se ha encontrado resistencia en otras regiones, no es tan severa como la observada en la isla. Para un control de mosquitos efectivo la solución no es asperjar con insecticidas tradicionales, pero sí es urgente integrar métodos de control diferentes a los que estamos acostumbrados”, destacó.

Ante la preocupación, Brown dijo que se han desarrollado tecnologías más seguras para el control del mosquito, como el que sean seguras para las personas y las mascotas y el medio ambiente, por lo que provocan ser efectivas y probadas científicamente.

“Estos métodos de control están en uso en los Estados Unidos, y aunque son nuevos para Puerto Rico, no son nuevos para los profesionales que controlan a este vector”, afirmó Brown.

“La Unidad”, de igual forma, recomendó a las administraciones municipales a la asperjación con larvicidas a gran escala (WALS, en inglés).

El larvicida recomendado es basado en Bti, una bacteria que mata las larvas de mosquitos.

Al igual que el larvicida que comúnmente se vende en la ferretería, la bacteria para la asperjación es inofensiva para otros organismos, pero tiene un olor particular que prevalece por unos minutos.

La asperjación con larvicida debe hacerse con frecuencia, porque esta bacteria no sobrevive por mucho tiempo en el ambiente.

Otra de las posibles alternativas en el control de mosquitos consiste en liberar machos estériles que se liberan y se aparean con hembras de la naturaleza, lo que hace que sus huevos no eclosionen.

“La Unidad”, por su parte, recomienda comenzar a evaluar este tipo de técnicas en Puerto Rico.