¡Aquí están! Los trucos caseros más populares de Internet para la limpieza en el hogar

Papel de periódico para los cristales, enjuague bucal para la lavadora o pan especial para recoger vidrios son solo algunos de los trucos infalibles que corren por la red para mantener la casa limpia. ¿Quiere conocerlos?

Foto archivo

Con millones de personas dispuestas a pasar la pandemia en sus hogares y con la persistente escasez de productos de alta demanda para la limpieza, cada vez son más los “amos y amas de casa” que se las ingenian para mantener sus viviendas en óptimas condiciones.

Después de todo, en tiempos de Covid, el hogar se ha vuelto el más preciado y seguro refugio para la sanidad física y mental de las familias.

Por fortuna, tras un recorrido por Internet y redes sociales como Pinterest e Instagram es posible toparse con “secretos” y consejos fantásticos para limpiar la casa, sin necesidad de salir a la calle, arriesgarse en el colmado, ni romperse la cabeza.

A continuación, algunos de los hallazgos más sencillos y eficaces:

Papel de periódico y medias para los cristales

Si está harto de que los cristales y espejos terminen con rastros o restos de pelusa al limpiarlos, pruebe con hojas de papel de periódico o con una media vieja. Los dos materiales no sueltan pelusa, ni arrastran la suciedad de un lado a otro, dejando esas indeseables marcas.

Pasta de dientes para manchas en madera

Si tiene niños en casa y de vez en cuando se pasan de la raya con su creatividad, pintando la mesa de centro o los muebles de madera de la sala, vaya al baño y busque pasta de dientes. Aplique un poco sobre la zona manchada, frote con un paño limpio y verá cómo el rastro pierde intensidad.

Para limpiar pantallas de lámparas

Unos de los trucos infalibles para limpiar las pantallas de las lámparas consiste en pasar por ellas el mismo rodillo “atrapa pelusas” que se emplea para remover cabellos o sedimentos de la ropa. Pero tenga en cuenta que debe pasarlo suavemente y sin frotar para evitar que, al arrastrar la suciedad, se produzcan manchas en la cubierta.

Muebles de cuero rejuvenecidos

Si tiene algún mueble o asiento de piel que ha perdido brillo y elasticidad, puede rejuvenecerlo aplicando betún de zapatos incoloro. Déjelo que actúe unos minutos y luego frótelo con un paño limpio para darle brillo y eliminar la grasa sobrante. Si es un asiento, antes de usarlo de nuevo, vuelva a pasar otro paño limpio para comprobar que no han quedado restos que puedan manchar su ropa.

Blanquear la ropa con agua oxigenada

Si la ropa blanca luce amarillenta con el paso del tiempo, puede blanquearla con este sencillo truco. Solo tiene que colocar las prendas en un recipiente que contenga agua oxigenada (tres cucharadas por cada litro de agua) y tras un par de horas, aclarar con agua tibia.

Limpiar la lavadora con el enjuague bucal

Seguro que nunca había pensado que el enjuague bucal pudiera servir para limpiar la lavadora, pero sí funciona. Solo tiene que vaciar media taza de enjuague bucal en la lavadora vacía y ponerla en marcha en el ciclo de aclarado. Este líquido mata las bacterias y, por lo tanto, desinfecta la lavadora y combate los malos olores.

Quitar manchas con talco

Si no tiene un quitamanchas a la mano, compruebe si tiene talco en casa. Es ideal para quitar manchas de grasa. El secreto estriba en aplicarlo antes de lavar la prenda y dejarlo reposar al menos un día. Pasado este tiempo, sacuda la prenda, sin frotarla, y lávela normalmente. Los gránulos del talco irán absorbiendo la grasa y, cuando lave la prenda, no quedará ni rastro de mancha.

Bicarbonato para mattress o colchones

Primero, pase la aspiradora, luego espolvoree bicarbonato sobre toda la superficie del colchón y deje que repose al menos tres horas. Transcurrido ese tiempo, vuelva a pasar la aspiradora para retirar todo el bicarbonato. Este método también funciona con sofás de tela y alfombras.

Espejos como nuevos

Si quiere que su espejo luzca como nunca, pruebe limpiarlo con una papa cruda. Córtela por la mitad y frótela por toda la superficie del espejo. Luego, pase un paño empapado en vinagre blanco, ligeramente diluido con agua. Y por último, seque y de brillo con un trapo seco que no suelte pelusa.

Elimine del rallador los restos de queso

Los ralladores de cocina son un imán para los restos de queso y otros alimentos “pegajosos”. Uno de los trucos más populares para acabar con ellos es rallar una papa cruda pelada y lavar el rallador de inmediato. Su pulpa ablandará los restos y los arrastrará fácilmente. ¡Un truco especialmente apreciado en restaurantes!

Vinagre para limpiar el microondas

Un método infalible para limpiar el microondas es colocar en su interior una taza llena de vinagre blanco y encender el microondas a máxima potencia durante un minuto o minuto con 15 segundos. Luego, solo tiene que pasar un trapo húmedo por dentro y ¡quedará como nuevo!

Recoja cristales con pan

Sí, sí, leyó bien. Cuando se rompe un vaso o una copa de cristal, siempre quedan restos diminutos de vidrio que cuesta mucho recoger. Para evitarlo, tome nota. Luego de recoger los fragmentos grandes, peine con una rebanada de pan especial o “club” la zona donde hayan caído los cristales. Atrapará todos los remanentes de vidrio que hayan podido quedar.

Limpiar a fondo el picador

Muchos y muchas creen que con lavar la tabla de cortar con agua y jabón es más que suficiente: un error que ocurre con demasiada frecuencia. Para limpiar a fondo la tabla de cortar alimentos, primero échele sal encima. Luego, frótela enérgicamente con un limón cortado por la mitad y, por último, enjuáguela y déjela secar. La combinación de sal y jugo de limón arrastrará los restos de comida y eliminará las bacterias y los malos olores.

Bañera sin rastro de suciedad

Si tiene la bañera marcada por manchas y restos de cal, intente limpiarla con un método parecido al del picador de madera de su cocina. Aplique sal con la ayuda de una toronja cortada por la mitad y frote la zona ligeramente. Quedará limpia, brillante y como nueva.

Eliminar la suciedad de teclados y mandos

Para acabar con la suciedad que campea a sus anchas en teclados y mandos de computadoras hay tres armas infalibles: un cepillo de dientes que ya no use, la aspiradora o un secador de pelo y bastones higiénicos para limpiar los oídos. Primero, pase el cepillo de dientes por todas las juntas. Después pase la aspiradora para extraer todas las partículas y, finalmente, pase el bastoncillo empapado en alcohol para desinfectar y eliminar posibles manchas.

Rociador de ducha como nuevo

Si la cabeza de su ducha está sucia y no rocía bien el agua, pruebe esta sencilla fórmula. Prepare una mezcla a partes iguales de agua y vinagre blanco y colóquela en una bolsa plástica resellable o de compras. Con la ayuda de una goma elástica, átela a la ducha, de manera que quede sumergida en esa solución por al menos 20 minutos, y luego limpie. Verá cómo vuelve a lucir y funcionar como el primer día.

Persianas libres de polvo

Solo necesita una media vieja. Úsela como un guante y pase fácilmente la mano entre las lamas, llevándose el polvo y la suciedad. Si la separación es muy estrecha y no cabe la mano, puede hacer lo mismo, pero envolviendo la media a una espátula de cocina. Remedio sencillo, pero súper eficaz.

Correderas sin restos de suciedad

Uno de los lugares predilectos de la suciedad son los rieles de las puertas corredizas. Aparte de la aspiradora, hay otra solución eficaz para llegar hasta el fondo y limpiar estos rincones, sin destrozarse los dedos. Utilice el tubo de cartón de un rollo de papel higiénico o de cocina ya gastado, introdúzcalo en el recoveco y páselo de un lado a otro. Como el cartón es blando y a la vez resistente, se adaptará al espacio sin romperse y podrá empujar la suciedad para luego recogerla fácilmente.

Si la ropa blanca luce amarillenta con el paso del tiempo, puede blanquearla con agua oxigenada. (Fotos archivo)