Apuestan a proyecto de energía renovable para iluminar a Villalba

El ingeniero Jaime Luis López repasó junto a los alcaldes Luis Javier Hernández y Ravi Bhalla el potencial de la central hidroeléctrica Toro Negro en Villalba. (Foto: La Perla del Sur)

Foto: La Perla del Sur

Incursionar en la central hidroeléctrica de Toro Negro en Villalba es como adentrarse a un museo vivo, dotado con monumentales turbinas de acero y transformadores con casi un siglo de existencia.

Pero lejos de ser una reliquia, la instalación construida en el año 1929 se aproxima a otro hito: a convertirse en corazón de una revolucionaria microred eléctrica, capaz de proveer autosuficiencia a los municipios de la montaña que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) olvidó durante la emergencia provocada por el huracán María.

El proyecto energético de 130 megavatios, adelantó el alcalde Luis Javier Hernández Ortiz, contempla tomar control de la central hidroeléctrica para optimizarla y unirla al más grande parque fotovoltaico del país. Este último se construiría mediante una alianza público privada en terrenos municipales y, posiblemente, contará con una infusión de fondos federales.

Ambos sistemas se interconectarían con una red de almacenamiento de energía o baterías, que garanticen un servicio confiable e ininterrumpido.

Una vez en función, se pretende energizar a la totalidad de los abonados residenciales, comerciales e industriales de Villalba y, en una segunda fase, al pueblo de Orocovis.

El primer paso hacia esa meta, agregó Hernández Ortiz, será transferir el complejo hidroeléctrico de la AEE al municipio, proceso que podría completarse tan temprano como este verano si prosperan negociaciones con el Gobierno Central y la corporación pública.

Actualmente, la hidroeléctrica de Toro Negro puede generar hasta 11 megavatios, suma que puede elevarse si se actualizan generadores y sistemas control, se rehabilitan las tuberías que alimentan la central y se dragan tanto los lagos Matrulla y Guineo, como el embalse Aceituna, fuentes de abasto de la instalación.

Según estimados del alcalde villalbeño, el 40 por ciento de estos cuerpos de agua son ocupados por sedimentación.

“Hay prácticas del pasado que nunca se debieron dejar de hacer y el sistema hidroeléctrico nunca se debió perder. Eso es una realidad. Teníamos cerca de 20 hidroeléctricas a nivel de todo Puerto Rico y ahora ni el 50 por ciento están funcionales”, afirmó.

Sobre la ubicación de la finca de placas solares, Hernández Ortiz indicó que el ayuntamiento ya ha identificado 300 cuerdas de terreno municipal, cercanas al Desvío Gregorio Durán, y ha solicitado la transferencia de otras 200 cuerdas de la Autoridad de Tierras.

Confiado en traspaso y financiamiento

Sobre el traspaso de la hidroeléctrica al Gobierno Municipal, el alcalde insistió que las negociaciones podrían completarse “en los próximos meses” y aseguró que el trámite cuenta con el apoyo del presidente del Senado, Thomas Rivera Shatz.

Asimismo, indicó que ha discutido el asunto con la Junta de Supervisión Fiscal.

“La Autoridad (AEE) tiene que dar el visto bueno, pero un punto positivo que tenemos es que el gobierno ya nos certificó que la hidroeléctrica no está gravada por ningún bono. En términos de disposición y transferencia, está libre de carga de gravamen”, expresó.

De igual forma, Hernández Ortiz confirmó el interés de una empresa norteamericana, de la cual ha recibido un “Letter of Intent” para invertir hasta $400 millones en el proyecto.

“Es una empresa global enfocada en energía renovable. En esta etapa, es un proceso confidencial y no podemos mencionar nombres de compañías integradas en el grupo, pero son empresas sólidas y su enfoque es energía hidroeléctrica y solar”, dijo.

Aún así, Hernández Ortiz adelantó que está tras una asignación millonaria de fondos federales, para limitar la inyección de capital privado y mantener control de la iniciativa y sus tarifas a los abonados.

De no surgir contratiempos, la primera fase de la microred villalbeña estaría en función para el año 2020.

Ayuda desde Nueva Jersey

Para lograrlo, Hernández Ortiz cuenta con el apoyo del alcalde de la ciudad de Hoboken en Nueva Jersey, Ravi Bhalla, quien el pasado viernes visitó la instalación y se comprometió a colaborar para que Villalba tenga acceso a un “grant” federal.

Según explicó, tras el paso del huracán Sandy, su ayuntamiento compitió y logró financiamiento gubernamental para una microred eléctrica. El 29 de octubre de 2012 ( https://youtu.be/6Lbe9nTeCvs ), el fenómeno atmosférico provocó crecidas del río Hudson que inundaron la localidad e interrumpieron durante días ( https://youtu.be/RmzIClQImW8 ) el servicio eléctrico.

“Creo que hay que prepararse para el futuro, aprendiendo de las lecciones del pasado y eso es lo que están haciendo aquí en Villalba”, expresó durante su visita a la hidroeléctrica de Toro Negro.

“Es fascinante cómo una tecnología tradicional como esta puede servir de base para una microred moderna. Hay lecciones que se pueden aprender en eso”.

“Proyectos como estos son necesarios en pueblos pequeños, porque la realidad es que en tiempos de una emergencia nacional, estos pueblos no siempre son atendidos con prioridad”, agregó.