Aprueban informe de medida que busca atender necesidades de jóvenes de la Cumbre Anual de la Juventud Puertorriqueña

Foto Cybernews

EL CAPITOLIO – El representante Héctor Ferrer Santiago, presidente de la Comisión de Asuntos de la Juventud aprobó este jueves el informe del Proyecto de la Cámara 158 que buscaría añadir un nuevo Artículo 6, y reenumerar los actuales artículos 6 y 7, como 7 y 8, respectivamente, a la Ley 503-2004, según enmendada, conocida como “Ley para crear la Cumbre Anual de la Juventud Puertorriqueña (CAJUP)”, a los fines de establecer los tópicos a tratarse durante la reunión anual de la Cumbre.

‘’Es importante que se les provea a nuestros jóvenes los foros necesarios para que puedan formar parte de la confección de la política pública y de las agencias gubernamentales del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Una de las herramientas primordiales que tenemos es la CAJUP y es menester que en dicha cumbre se atiendan los temas medulares y de relevancia actual para los jóvenes puertorriqueños’’, expresó en su turno inicial el presidente de la Comisión en comunicación escrita.

Por otra parte, el representante Ángel Peña Ramírez comentó mediante comunicación escrita, “esta cumbre se supone que sirva de organismo para que la juventud puertorriqueña exponga sus perspectivas y recomendaciones sobre los problemas que les atañe y sea el instrumento permanente en donde los jóvenes puedan intercambiar ideas directamente con los Jefes de Agencias, Secretarios de Gobierno, Legisladores, con el Gobernador, las Universidades y con el sector privado; y motive la participación de la juventud en la solución de sus problemas’’.

El Proyecto de ley, de la autoría del representante Peña Ramírez, fue avalado con 8 votos a favor y uno en contra durante la vista pública de consideración final (markup session) en el salón María Luisa Arcelay.

“De acuerdo con lo postulado por la Ley 503-2004, según enmendada, conocida como “Ley para crear la CAJUP”, la política pública de juventud es toda aquella acción dirigida al logro y realización de las metas y objetivos sociales, educativos y profesionales de los jóvenes. Este enfoque debe darse dentro de un marco integral que le permita al joven desarrollarse como ente social distinto a los demás componentes de la sociedad, pero que a la misma vez le permita participar en la misma de forma activa’’, lee parte del proyecto.

De igual forma, en la medida también se dispone proveer un medio adecuado de transición social, política y cultural hacia la etapa adulta. Por ello, el Programa de Desarrollo de la Juventud (PDJ), adscrita al Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), en conjunto con otras agencias gubernamentales y privadas, deberán propiciar un evento en aras de auscultar y atemperar la política pública establecida con la realidad de la juventud puertorriqueña. A tales efectos, “se creó la Ley de CAJUP’’.

Además, Ferrer Santiago consideró una enmienda dirigida exclusivamente a los jóvenes para se dé la discusión en el sentido de que no sean discriminados por razón de edad, raza, sexo y política. El representante realizó otros cambios en la tipografía de la medida. Las mismas fueron aprobadas con 7 votos a favor y un voto en contra.

Por otro lado, la representante de Proyecto Dignidad, Lisie Burgos Muñiz presentó dos grupos de enmiendas. El primero fue dirigido a cambios en el lenguaje siendo aprobado con 10 votos a favor y uno en contra.

Mientras, la segunda modificación de la representante, las cuales trataban sobre cambios en el lenguaje a la medida, fue derrotada con siete votos en contra y un voto a favor.

La medida establece, que el secretario del DDEC podrá solicitar y obtener la cooperación de otros departamentos como el Departamentos de Educación (DE), Departamento de la Familia (DF) y el Departamento de Recreación y Deportes (DRD) en cuanto al uso de personal, oficinas, equipo, material y otros recursos que dispongan, quedando los organismos gubernamentales autorizados para prestar dicha cooperación al aludido funcionario. Podrá además entrar en acuerdos colaborativos con municipios y entidades privadas para la implantación de esta Ley.

De igual manera, Peña Ramírez añadió en su proyecto que ‘’la Ley 503-2004 no cuenta con unos lineamientos que le permitan guiarse, a fin de atender los verdaderos problemas que afectan, ya sea positiva o negativamente, a nuestra juventud. Básicamente, la presente legislación pretende encaminar por un sendero más concreto y congruente la actual política pública de fomentar que se descontinúe la práctica tradicional de visualizar a la juventud como el futuro, sino partir del reconocimiento de que los jóvenes son parte integral del presente y de que constituyen, más que un recurso potencial, un banco de talento listo para ser aprovechado’’.

Ahora la pieza legislativa pasa a la consideración del pleno cameral en la próxima sesión legislativa.