Antigua escuela se convierte en sede de incipiente proyecto agrícola en Guayanilla

El alcalde firmó la ordenanza número 80, la cual viabiliza que la familia Roig Arzola pueda iniciar un proyecto distintivo en las facilidades.

Foto Facebook Gobierno Municipal de Guayanilla

Con la certeza de que en el próximo año fiscal el municipio carecerá de sobre un millón de dólares en asignaciones gubernamentales, en comparación con el año fiscal vigente, el alcalde de Guayanilla, Nelson Torres Yordán, dio este sábado un paso firme a favor del crecimiento económico del ayuntamiento que dirige y de la región Sur como tal.

En la antigua escuela Segunda Unidad Adela Franceschini, localizada en el sector Jagua Pasto, firmó la ordenanza número 80, la cual viabiliza que la familia Roig Arzola, desarrolladores de la empresa Café Roig, pueda iniciar un proyecto agrícola en las facilidades, que pasaron a manos del ayuntamiento a principios del pasado cuatrienio tras la aprobación de una resolución conjunta a tales fines.

“Estamos muy contentos de que esta familia pueda ayudarnos a desarrollar esta área de los barrios Jagua Pasto y Pasto en un atractivo no solo para los guayanillenses sino para todos los que nos visitan”, expresó el alcalde a través de una publicación en el perfil de la administración municipal en el medio social Facebook.

La nueva legislación ordena la transferencia de la propiedad “con el propósito de desarrollar viviendas de interés social y establecer un centro de educación ambiental/biblioteca, así como cualquier otro uso cónsono con las leyes aplicables que pueda brindársele a las estructuras y terreno que comprenden la propiedad”.

Así como este proyecto, otras iniciativas agrícolas continúan esparciéndose en Guayanilla. Actualmente, la finca de Bartty Lugo Velázquez, en el barrio Magas Arriba, por la carretera PR-383, recibe al Junte del Conuco, un grupo de agricultores que se organizaron para trabajar en conjunto.