Alzheimer: pendiente a las señales para detectarlo a tiempo

Es muy importante diferenciar la pérdida de memoria normal asociada al envejecimiento con un olvido de riesgo.

Foto suministrada

Desorientación, confusión y recuerdos que se desvanecen son solo algunos de los síntomas que se asocian con el avance de la edad en adultos mayores.

Sin embargo, es importante no minimizar ninguna de esas señales, como tampoco las angustias que suelen generar entre quienes atraviesan esas etapas.

Para acabar con las dudas e incertidumbres, lo más recomendable siempre será consultar con un profesional de la salud: el único indicado para dar con un diagnóstico certero, incluyendo el Alzheimer.

A fondo

La enfermedad de Alzheimer afecta la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio.

El deterioro de la función cognitiva suele ir acompañado, y a veces precedido, por el deterioro del control emocional, del comportamiento social o de la motivación.

Por eso es muy importante diferenciar la pérdida de memoria normal asociada al envejecimiento con un olvido de riesgo.

Lesiones a edades tempranas

La enfermedad de Alzheimer comienza a producir lesiones microscópicas cerebrales muchos años antes de que aparezcan los primeros signos de la enfermedad (entre 10 y 20 años), de acuerdo con la Confederación Española de Alzheimer.

Los síntomas suelen iniciarse de forma insidiosa, dificultando su diagnóstico precoz. Sin embargo, los problemas cognitivos y síntomas depresivos pueden aparecer varios años antes del diagnóstico clínico de la enfermedad.

¿Qué síntomas deben servir de alerta? A continuación algunos avisos que pueden ayudar a detectar de forma temprana el alzheimer.

Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana

Una de las señales más comunes del Alzheimer, especialmente en las etapas tempranas, es olvidar información reciente.

Dificultad para planificar o resolver problemas

Se experimentan cambios en la habilidad de desarrollar y seguir un plan o trabajar con números. Pueden tener problemas en concentrarse y les puede costar más tiempo hacer cosas ahora que antes.

Dificultad para desempeñar tareas habituales

A estas personas se les hace difícil completar tareas cotidianas.

Desorientación de tiempo o lugar

Se les olvidan las fechas y el paso del tiempo. Es posible que se les olvide a veces dónde están y cómo llegaron allí.

Dificultad para comprender imágenes visuales

En algunos casos, tener problemas de la vista es una señal del Alzheimer. Pueden tener dificultad en leer, juzgar distancias y determinar color o contraste.

Nuevos problemas con el uso de palabras

Los afectados suelen tener problemas para seguir o participar en una conversación.

Ubicación de los objetos

Una persona con Alzheimer suele colocar cosas fuera de lugar. Se les pueden perder cosas sin poder recordar dónde estaban. Esto puede degenerar con el avance de la enfermedad.

Disminución o falta del buen juicio

Se pueden experimentar cambios en el juicio o en la toma de decisiones.

Pérdida de iniciativa

Los afectados pueden empezar a perder la iniciativa para hacer pasatiempos, actividades sociales u otros proyectos vitales.

Cambios en el humor o la personalidad

El humor y la personalidad pueden cambiar, dejando de reconocer ciertos rasgos característicos de esa persona.