Aliados y comunidades plantan bandera en playa de Santa Isabel

Allí, de cara a la bahía que han declarado patrimonio comunal, se armaron con guantes, rastrillos, bolsas para basura y toneladas de solidaridad para defender este espacio público.

Fotos: Víctor Alvarado

Cerca de un centenar de personas caminó hasta final de la calle 3 del legendario barrio Jauca de Santa Isabel para dar vida a un particular encuentro con la naturaleza.

Allí, de cara a la bahía que han declarado patrimonio comunal, se armaron con guantes, rastrillos, bolsas para basura y toneladas de solidaridad para, no solo remozar el litoral costero, sino afianzar el frente común creado contra intereses comerciales que pretenden privar a residentes y visitantes del acceso directo e independiente a la zona playera.

El área, que por décadas ha facilitado a pescadores de la zona el sustento para sus familias y un lugar recreacional para generaciones santaisabelinas, pronto podría ser alterada si se logra completar la construcción del Kontel Adverture Hotel propuesto por los desarrolladores Miguel Vázquez y Sandrysabel Ortiz.

Como puntualizó a La Perla del Sur el portavoz de la Asociación Salvemos a Jauca y exlegislador municipal, Moisés Marrero Reyes, durante el mandato del exalcalde Enrique Questell nunca se mencionó el proyecto y mucho menos se discutió en el pleno de la asamblea, por lo que reafirman no endosarán el proyecto.

“La comunidad no sabia nada. Nos enteramos por una residente del área que observó hace unos meses cuando estaban haciendo la actividad de la primera piedra”, expresó Marrero Reyes, por lo que se convocó a los ciudadanos a una campaña de limpieza en la zona, simultánea a una protesta por el proyecto del que aún desconocen cómo logró los permisos y endosos requeridos.

Y tras el llamado realizado por los miembros de la asociación fue notable el movimiento de personas: gentío que ocupó un amplio terreno que sirve de acceso directo a la playa. Desde vecinos con altoparlantes, música y maquinaria del municipio santaisabelino, hasta políticos y estudiantes de un colegio del área metropolitana se juntaron para participar del impacto a la zona marítimo-terrestre, dando paso a una efectiva limpieza de la costa.

El saldo final incluyó desde el recogido de escombros y sargazos, hasta el deshierbo de la zona, tareas que con la aportación de materiales provistos por comerciantes de la zona concluyeron con un resultado excepcional a favor del preciado recurso natural.

“En otras ocasiones hemos realizado esta actividad de limpieza para mantener el sector en óptimas condiciones, porque no quieras tú ver un 4 de julio o un día feriado.  Esto se llena de los residentes del área y de otros que vienen a disfrutar con la familia, o hacer deportes acuáticos”, mencionó emocionado Marrero al aceptar que la convocatoria atrajo a personas muy influyentes.

Entre ellos, el recién electo alcalde Billy Burgos y a los representantes Estrella Martínez (PPD) y Denis Márquez (PIP), quienes se integraron a los asistentes en la limpieza del litoral, al tiempo en que reiteraron su compromiso con el rescate de la zona, apoyando proyectos de ley para declarar el área como reserva natural.

Según expusieron líderes comunitarios, de aprobase el Proyecto de la Cámara 132, se protegería el área desde Punta Patrona hasta la Bahía de Jauca de Santa Isabel. De igual forma mencionaron que han solicitado se lleve a cabo una investigación sobre el proceso de compraventa y si en efecto los desarrolladores cumplieron con los procesos de endosos gubernamentales que requiere la ley.

“El Instituto de Cultura ya retiró su endoso. De las demás agencias no sabemos cómo los obtuvieron. Son permisos de oficina, porque aquí ninguna agencia ha venido a verificar la información que ellos han brindado. En el de Acueductos (AAA) menciona que existe un alcantarillado y aquí no lo hay”, recalcó Marrero al señalar también a la Autoridad de Energía Eléctrica como otra de las agencias que ya concedió un permiso de uso.

Richard Machado, un joven residente de la comunidad que fungió como legislador municipal hasta el pasado año, también se manifestó satisfecho con la integración de sectores políticos del país, dejando a un lado las discrepancias partidistas para apoyar el rescate del acceso a la playa, “la única entrada que tenemos a la bahía”.

“No estamos en contra del desarrollo, pero en esta comunidad hay otros terrenos que no nos restringirían la entrada”, destacó en referencia a otras áreas baldías cercanas al lugar.

Por su parte, Carmen Gloria Reverón Ortiz, una sexagenaria vecina del lugar y activa integrante del Comité, también reclamó la entrada independiente de los vecinos a la zona. “Nos dicen que nos van a dejar solo cuatro pies. Eso es de la comunidad”, expresó.

La convocatoria también atrajo a ciudadanos de otros municipios como al niño Juan Diego de Jesús Collazo, quien llegó al barrio Jauca junto a otros estudiantes de sexto grado del Colegio San Ignacio de Loyola de Guaynabo y junto a sus padres, quienes respondieron al llamado de solidaridad.

“Esta lucha trasciende Jauca por lo que vamos a participar de las vistas publicas que celebraran desde el próximo sábado y seguiremos bien pendientes a la investigación que realizaran en la legislatura. Queremos rescatar nuestra Bahía”, agregó por su parte sentenció el líder comunitario.

“Yo disfrute esta área, mis hijos y mis nietos y queremos que mas generaciones las disfruten también”.

Desde vecinos con altoparlantes, música y maquinaria del municipio santaisabelino, hasta políticos y estudiantes de un colegio del área metropolitana se juntaron para participar del impacto a la zona marítimo-terrestre, dando paso a una efectiva limpieza de la costa. (Fotos: Víctor Alvarado)