Alexis Lugo: el alquimista de los sueños en acero

Hoy, Alexis es el dueño de PenzaKola Metal Art, la empresa que ha convertido iconos y orgullo patrio en colosales obras de acero.

Foto: Jonathan Hernández León

Desde muy temprano realizó que la vida universitaria no figuraba entre sus dones ni fortalezas, por lo que al terminar sus estudios secundarios decidió unirse al mercado laboral y trabajar en la industria de la construcción: un ambiente laboral fuerte y sacrificado que moldeó su carácter y madurez. A tal punto, que no cesaba de anhelar el establecimiento de un negocio propio.

Detrás de ese sueño, el yaucano Alexis Lugo Martínez lo arriesgó todo a sus 38 años de edad. A partir de entonces, decidió invertir todo lo ahorrado en su etapa como maestro de obras en construcción y apostó a su futuro.

A pesar del arduo trabajo y las críticas de familiares y amigos, acumuló todos sus equipos de construcción, los vendió y con el capital salió a comprar lo que su corazón e instinto le dictaban: las herramientas esenciales para establecerse como empresario y estandarte de la industria de acero.

Así nació PenzaKola Metal Art. Y con su ingenio y dedicación lo logró.

Sin embargo, ya en la distancia del tiempo, reflexiona sobre lo que hizo. Y admite que nunca anticipó que sus talentos inertes lo convertirían en uno de los más cotizados diseñadores y artistas de obras en acero del país.

En especial, en su natal Yauco: uno de los municipios que ya engalanan sus accesos con colosales creaciones de Alexis, el nuevo Hombre de Acero.

¿Tus compueblanos saben que eres el artífice de sus emblemáticas letras?, preguntó La Perla del Sur.

“No”, respondió. “Creo que son pocos los que saben que fui yo. No hago promoción, ni publicidad, ni ná”, continuó Alexis, con su acostumbrado toque de sencillez, su lenguaje popular y el optimismo incontenible que le caracteriza, máxime, en esta nueva y exitosa etapa laboral.

“Yo trabajaba en construcción, pero la cosa se puso bien mala. Yo no soy de estudio, ni nada, ni de palabra fina; pero leo en Internet, veo YouTube y vi la máquina que necesitaba para hacer otra cosa que me dejara dinero y me llevara a lo que quería convertir en mi negocio”, agregó en referencia a su SMC Plasma: la tecnología que emplea para cortar y moldear piezas de acero con un programa especializado que, junto a la electricidad y el aire comprimido, le permiten transformar en arte su imaginación.

“En esto estoy brutal, soy un duro”, continuó sonriente y emocionado quien, aunque parezca inverosímil, aún desarrolla sus colosales esculturas de acero desde la marquesina del hogar que comparte con su madre en el barrio Lluveras.

Escabroso el camino

“Estas loco, te vas a morir de hambre, tú no sabes nada de eso, busca trabajo en otra cosa”, fueron algunas de las expresiones que escuchó cuando comenzaron a presentarse inconvenientes en su proyecto de vida.

Según confiesa, el primero de ellos fue aprender a usar los equipos adquiridos, pues no tenía “ni la menor idea de cómo hacerlo”.

“Y así estuve por cerca de ocho meses, pues no sabía cómo usarlos. No me atreví a llamar a la compañía, porque tampoco domino el inglés y ellos no tienen quién hable español”, continuó.

“Entonces, me puse a buscar en Internet, en YouTube, y poco a poco fui aprendiendo a cómo usar la maquina”, agregó Alexis, tras insistir que aquella inversión que sobrepasó lo $20 mil tenía que “rendir frutos”.

El equipo le facilita el trabajo de moldeado del acero y la terminación de detalles al relieve que solicitan sus clientes. Y si estos aprueban la versión en miniatura del proyecto, entonces este solitario trabajador comienza una ardua preparación para completar piezas que normalmente alcanzan los 12 pies de alto y hasta 30 pulgadas de grosor.

“No ha sido fácil, porque trabajo solo y la marquesina a veces se me queda pequeña para los trabajos que realizo”, añadió quien ya aspira a conseguir un lugar amplio que le permita adquirir más maquinaria y reclutar a empleados.

El segundo inconveniente, relató, fue cómo llegar a la gente, “porque no soy una persona fina, pero así como soy, me presenté con varios alcaldes y otras personas”, destacó con su innata personalidad y seguridad.

No obstante, a sus citas llegaba con una carta bajo la manga, ya que optó porque sus obras hablaran por él.

Por eso, desde el 2011 y, en especial, tras el montaje de las letras de la ciudad de Yauco ha recibido encargos que le han permitido ampliar sus horizontes. Entre otros, actualmente desarrolla el rostro en acero del fenecido alcalde de Humacao, Marcelo Trujillo Panisse, que será expuesto en Guayanilla, lugar donde nació, y culmina las extraordinarias letras que exhibirán próximamente los municipios de Villalba y Lares.

Mas sin buscar reconocimiento personal, este artista del acero sigue avanzando: ahora decidido a crear oportunidades para nuevos talentos en esta industria, tal como hizo con una joven graduada de soldadura que encontró en PenzaKola Metal Art su primera oportunidad de empleo, en un ambiente dominado por hombres.

“Quiero darle oportunidad a quienes como yo, han tenido que hacer sacrificios para lograr sus sueños”, puntualizó.

Para conocer más sobre Alexis y sus increíbles creaciones acceda en la red social Facebook a PenzaKola Metal Art.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.