Alertan a mantener las atenciones médicas de enfermedades de tiroides

Entre los trastornos más comunes de tiroides se encuentran el hipotiroidismo, hipertiroidismo y el cáncer de tiroides.

La glándula tiroides se sitúa en la parte delantera del cuello, delante de la tráquea.

San Juan – En el mes de la Prevención y Tratamiento de Enfermedades del Tiroides, la Sociedad Puertorriqueña de Endocrinología y Diabetología (SPED) alertó este lunes, a la ciudadanía a mantener los cuidados médicos y los tratamientos de estas condiciones durante la pandemia del COVID-19 para evitar efectos adversos a la salud.

El presidente de SPED y especialista en endocrinología, doctor José García Mateo, hizo el llamado ante la alta prevalencia de enfermedades de tiroides en la Isla y el aumento de casos de pacientes diagnosticados.

La glándula tiroidea es un órgano que se encuentra en la base del cuello y produce hormonas que ayudan a controlar el ritmo cardiaco, la presión de la sangre, la temperatura del cuerpo, el sistema reproductivo, el metabolismo de grasas y otros aspectos metabólicos.

“Instamos a la población a continuar con el seguimiento y tratamiento de los trastornos de tiroides durante la pandemia, a acudir a las citas médicas, obtener  suficiente suplido de medicamentos y mantener el monitoreo y cuidado continuo para el control de estas condiciones crónicas. Si bien es responsabilidad de todos prevenir los contagios del nuevo virus, es esencial además no descuidar aquellas condiciones que estarán presentes por siempre en los pacientes como lo son los trastornos de tiroides”, expresó el especialista en comunicación escrita.

Explicó que el tratamiento de las condiciones de tiroides necesitan ajustes que están basados en evaluaciones clínicas e interpretación de pruebas de laboratorio que ayudan a prevenir síntomas y complicaciones en los sistemas cardiovascular, neurológico, óseo, reproductivo, entre otros.

Las complicaciones pueden ocurrir debido a cantidades excesivas o insuficientes de la hormona tiroidea.

Por otro lado, el galeno señaló que actualmente no existe suficiente información sobre la relación de la susceptibilidad al COVID-19 y las condiciones de la glándula tiroides que lleven a pensar que las personas afectadas con estos trastornos estén en riesgo de contraer el coronavirus o experimentar complicaciones.

Aseguró que sí se han reportado casos de inflamación de la glándula tiroides luego de infección por COVID-19, sin embargo estas no han traído mayores complicaciones.

También el especialista aclaró que no existe ninguna contraindicación a la vacuna en pacientes con algún trastorno de tiroides, a pesar de que existen muchos mitos sobre la respuesta y la seguridad a la vacuna contra el COVID-19 en pacientes con condiciones crónicas, entre estas, las de la glándula tiroides.

“Exhortamos a la población y los pacientes de condiciones de tiroides a vacunarse contra el COVID-19, ya que al momento no existe contraindicación a la vacuna en personas con  padecimientos de tiroides”, manifestó García Mateo.

Uniéndose a la SPED en el mes de concienciación sobre las enfermedades del tiroides, el gerente general de AbbVie, Alejandro Drevón reafirmó la importancia de que las personas atiendan su tiroides como parte del cuidado de su salud.

“Compartimos con SPED el propósito de informar y educar a la comunidad general sobre la importancia de hacerse la prueba de TSH y discutir el resultado con su endocrinólogo, como parte de las iniciativas de detección temprana”, dijo Drevón.

Durante el mes de alerta de enfermedades del tiroides la SPED, que agrupa a 103 médicos especialistas en las condiciones del tiroides, celebrará además, diversas actividades educativas de manera virtual para la comunidad.

Tome el control de las enfermedades de tiroides durante la pandemia

Se estima que el 20 por ciento de la población en la isla padece de algún trastorno de tiroides, mientras que un reciente estudio reveló que el 33 por ciento de las mujeres en Puerto Rico han reportado algún padecimiento de la glándula tiroidea.

Entre los trastornos más comunes de tiroides se encuentran el hipotiroidismo, hipertiroidismo y el cáncer de tiroides.

El hipotiroidismo es el más común reportado, siendo la enfermedad de Hashimoto la causa más frecuente en Puerto Rico y los Estados Unidos.

Esta es una condición autoinmune de la glándula tiroides que provoca carencia en la producción de hormonas. Es de suma importancia mantener el tratamiento para reemplazar la hormona tiroidea con levotiroxina de la misma marca y tomarla con las indicaciones correctas, en especial durante este periodo de pandemia para así evitar interrupciones en el control.

Por otro lado, el hipertiroidismo es causado por un desorden autoinmune. Los síntomas de este son contrarios al hipotiroidismo: irritabilidad, pérdida de peso, calor e insomnio. Su tratamiento controla los niveles excesivos de la hormona tiroidea. Los medicamentos utilizados para el hipertiroidismo pueden causar síntomas similares a una infección viral y bajar los glóbulos blancos y podría confundirse con infección por COVID-19. Además, hay condiciones oculares asociadas al hipertiroidismo que necesitan terapias inmunológicas y esteroides como cortisona que harían al paciente más susceptible a una infección viral como COVID-19.

Por su parte, el cáncer de tiroides se ha convertido en el de más rápido crecimiento. Este aumento, en parte, radica a la mejoría en las técnicas de detección de este tumor tales como:  el ultrasonido y las biopsias de aguja fina. Ocurre en todas las edades, principalmente en adultos, y afecta cerca del triple de mujeres que hombres.

El tratamiento del cáncer de tiroides es exitoso en la mayoría de los casos, mediante una cirugía individualizada y otros tratamientos dependiendo de la clasificación de la malignidad diagnosticada. En este momento de la pandemia el tratamiento de este tipo de malignidad no se debe retrasar a menos que el paciente esté infectado con COVID-19 o con síntomas sospechosos.

“Bajo el tratamiento adecuado y el cuidado médico con especialistas, las personas que padezcan algún trastorno en su tiroides pueden disminuir los síntomas, controlarlos y convivir con una enfermedad que no le impedirá llevar un ritmo de vida habitual. Por el contrario, las enfermedades de tiroides no tratadas adecuadamente, como ha ocurrido durante la pandemia COVID-19, pueden provocar complicaciones metabólicas o malignidad dependiendo de la causa. El acceso al proveedor de salud se ha hecho disponible durante el periodo de pandemia COVID-19, ya sea de manera presencial o por telemedicina, de manera que no hay razón para que el paciente abandone el cuidado de su condición de tiroides”, concluyó el galeno.