Alcaldes sorprenden con bloqueo de accesos a Guayanilla

Nelson Torres Yordán desestimó que su decisión vaya en contra de medidas elementales de seguridad en caso de que se repitan terremotos como los registrados el pasado mes de enero

Foto: Omar Alfonso

“La gente no está respetando el toque de queda. Por eso lo ordené”.

Así respondió el alcalde de Guayanilla, Nelson Torres Yordán, a la avalancha de críticas que esta tarde cayó sobre él, tras ordenar que se bloquearan con vallas de cemento dos transitadas vías de acceso al municipio.

Las mismas han tomado por sorpresa a decenas de conductores que desde esta tarde se topan con los muros temporales en ruta de Yauco a Guayanilla. Específicamente, en la carretera PR-127 del sector Guardarraya y la PR-335 del barrio Boca.

Una tercera barrera también fue plantada hoy en la carretera PR-132, a la altura del Puente Alonso, por directriz del alcalde de Peñuelas, Gregory Gonsález Souchet, aseguró Torres Yordán.

Según planteó, la negativa de numerosos residentes y visitantes a cumplir con la orden ejecutiva de la gobernadora y el limitado número de policías disponibles para hacerla cumplir lo “forzaron” a decretar este jueves medidas más radicales para el control de movimiento en la zona y limitar a solo dos los caminos de acceso a su municipio.

“La gente puede acceder a Guayanilla por la PR-2 y va a poder pasar por las dos entradas al pueblo, donde encontrará puntos de cotejo con policías municipales que velarán por el cumplimiento de la orden ejecutiva, desde las tablilla hasta el propósito de su visita”, planteó.

Entre las autorizadas por el decreto gubernamental ante la emergencia provocada por el virus COVID-19 identificó visitas a médicos y centros de salud, así como a supermercados y estaciones de gasolina. Además, incluyó a cuidadores de personas encamadas y adultos mayores.

“Estas medidas de control de acceso son por el bien de todos y para que la gente deje de estar saliendo mientras dure esta emergencia de salud”, insistió. “Estoy muy preocupado. Hablo todos los días con médicos de otros hospitales y todos advierten que esto se va a poner peor”, continuó.

Por otro lado, Torres Yordán desestimó que su decisión vaya en contra de medidas elementales de seguridad en caso de que se repitan terremotos como los registrados el pasado mes de enero.

“Cuando ocurre un sismo, lo menos que debe hacer la gente es montarse en un carro y salir a crear problemas en las carreteras que son vitales para las familias que sí viven en zonas propensas a tsunami, como ocurrió aquí el pasado 7 de enero”, declaró.

“Por eso mismo, no colocaremos vallas en la zona de la Playa de Guayanilla. Allí no habrá murallas, sino puntos de cotejo”, añadió.

“Pero que quede claro. Si la gente sigue sin respetar la orden ejecutiva, vamos a continuar cerrando hasta que la emergencia culmine”, puntualizó.