Alcaldes hacen de tripas corazones para habilitar los refugios

El alcalde juanadino Ramón Hernández Torres confirmó este martes que se reunirá con los dueños de los moteles en su municipio para auscultar la posibilidad de se empleen como refugios alternos, de ser necesario.

Foto archivo

Ante la carencia de planteles escolares aptos para servir como refugios y la ausencia de un protocolo básico del Departamento de Salud para atender refugiados durante la pandemia, alcaldes de la zona no han tenido otra salida que improvisar, contra el reloj.

Sus maniobras ocurren de cara a los meses de agosto y septiembre -el periodo pico de la actividad ciclónica en el Caribe- y justo cuando una tormenta tropical se aproxima a la zona.

En Guayanilla, el alcalde Nelson Torres Yordán reconoció que la Escuela Gloria Borrero es el único plantel apto para acoger refugiados, tras los daños registrados por los sismos de enero y febrero pasado.

Con capacidad para recibir hasta 400 refugiados, sin embargo, la escuela podría resultar pequeña, de surgir una emergencia similar al huracán María.

Ante esto, indicó que evalúa instalaciones municipales alternas como centros comunales, la Cancha Aleina Ramírez y el Centro de Convenciones del barrio Indios como alternativas para albergar posibles desplazados.

Aún así, reconoció que ninguna de estas alternativas constituye una solución a largo plazo, ya que no cuentan con plantas eléctricas, cisternas de agua y duchas.

“La situación es bastante compleja”, sentenció el alcalde.

Esto sin contar la preocupación de residentes renuentes a salir de viviendas en zonas susceptibles a inundaciones, que tendrían que movilizarse a refugios y exponerse a un mayor riesgo de contagio de coronavirus.

Asimismo reconoció que tener sobre 800 viviendas declaradas inhabitables en su municipio por los temblores, pudiera limitar las opciones de muchos guayanillenses para refugiarse en la casa de algún familiar cercano.

Y aún si lo hicieran, dijo, podrían contribuir a la propagación del virus.

“Va a ser un reto ver cómo vamos a trabajar con una emergencia en estas circunstancias”, reconoció.

“El panorama es complicado”

El cuadro es similar en Peñuelas, donde el alcalde Gregory Gonsález Souchet aceptó que las escuelas Miguel González Bauzá y Daniel Webster han sido certificadas “parcialmente” como refugios por el Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD).

Se trata de las únicas dos instalaciones con posibilidad de recibir de inmediato refugiados en Peñuelas, luego de que los restantes planteles sufrieran daños estructurales severos a causa de los sismos.

Aun así, Gonsález Souchet dijo desconfiar en la seguridad de los únicos dos disponibles, por lo que al cierre de esta edición aún no decidía si serían utilizados como albergue.

“Desconozco cuán comprometidas están las estructuras, porque el Departamento de Educación no nos ha provisto información detallada”, confesó.

Por tal razón, el ayuntamiento ordenó que este martes se inspeccionen centros comunales que puedan recibir refugiados y para lograrlo, reconoció, tendrá que hacer malabares.

“Tenemos algunos equipos en el área de Obras Públicas (municipal) y pudiésemos estar construyendo algún espacio para duchas, para salvaguardar la individualidad de los refugiados, así como los camiones cisternas que tenemos disponibles”, explicó.

“El panorama es complicado”, añadió. “Estamos usando los pocos recursos que tenemos y los pocos recursos que hemos recibido”.

Yauco: planteles, iglesias y centros comunales

Por su parte, el alcalde de Yauco, Ángel Luis Torres Ortiz, anticipó que de ser necesario recurriría a una combinación de planteles escolares clausurados, varios centros comunales en el campo y a la sede de la Iglesia Bautista Casa de Oración, para complementar las escuelas-refugio certificadas en su municipio.

De 14 planteles activos en Yauco, solo cuatro han sido calificados “aptos para operar” como refugios por NMEAD. Estos son la Escuela Ocupacional y Técnica de Yauco, la Lena M. Franceschi, la Jaime Castañer y la Doris Martínez.

En total, el alcalde vislumbra una capacidad combinada para albergar hasta 500 refugiados.

“Tuvimos que ampliar la cantidad de refugios ante la realidad de la situación del Covid-19, para evitar la aglomeración de refugiados y los daños a la escuela Loaiza Cordero del Rosario”, explicó.

Torres Ortiz, además, se expresó preocupado por las 22 familias yaucanas que aún viven en módulos de madera en los sectores Ciénagas y La Hoya, tras los temblores del inicio de año.

“Vamos a estar bien vigilantes durante las próximas 48 horas para determinar si debemos reubicarlos porque, aparte de que viven en módulos, esa montaña es la que colinda con el municipio de Guánica y tiene una falla geológica”, continuó.

Moteles en Juana Díaz

Por su parte, el alcalde juanadino Ramón Hernández Torres confirmó este martes que se reunirá con los dueños de los moteles en su municipio para auscultar la posibilidad de se empleen como refugios alternos, de ser necesario.

Juana Díaz cuenta con cuatro escuelas certificadas por NMEAD como refugios para casos de emergencia. Estas son la Máximo Donoso Sánchez, Carmen Belén Veiga, Francisco Prado Picart y Luis Lloréns Torres.

Sin embargo, Hernández Torres cuestionó la certificación de este último plantel, ya que fue descartado como espacio seguro el semestre pasado.

“Es la disyuntiva que tengo, sobre usar o no usar escuelas que no fueron certificadas para dar clases, pero sin embargo, para ser refugios sí, siendo la misma estructura”, dijo.

“Yo no confío. ¿Si el Departamento de Educación no uso esa escuela, cómo es que yo la voy a utilizar, aunque lo certifique el Negociado como un refugio? Sabemos que hay unos cuestionamientos sobre la estructura”, afirmó.

Hernández Torres además criticó la falta de participación del Departamento de Salud en la coordinación con los municipios, resultando en que cada alcalde tenga que enfrentar la emergencia a solas.

“El Departamento de Salud, en la gran mayoría de las emergencias, no ha participado en las reuniones de los COE municipales. Donde único participa es en el COE del Municipio de Ponce”, dijo.

Por último, cuestionó que las escuelas sean utilizadas como refugios, sin que se hayan tomado las medidas para corregir sus deficiencias sísmicas.

En enero pasado, el secretario de Educación, Eligio Hernández, reconoció que el 95 por ciento de las escuelas en Puerto Rico no fueron construidas bajo el Código de Construcción vigente. Asimismo, el Colegio de Ingenieros recomendó descontinuar el uso de planteles con “columna corta” en su diseño.

“El cuestionamiento hay que levantarlo. ¿Qué ha hecho el ingeniero Carlos Pesquera y su compañía, que se contrató para lidiar con esto, para hacer las recomendaciones y posiblemente las reparaciones? Aquí pasó el verano y no se ha reparado ni una sola escuela”, puntualizó.

Por su parte, el alcalde Ángel Luis Torres Ortiz aseguró que de 14 planteles activos en Yauco, solo cuatro han sido calificados “aptos para operar” como refugios.