A salvo por ahora los residentes de La Casa del Veterano

Foto archivo

Las situaciones que amenazaron con el desalojo de aproximadamente 140 residentes de La Casa del Veterano han sido superadas, al menos temporalmente, afirmó en entrevista telefónica el Procurador del Veterano, Agustín Montañez Allman.

Según explicó a La Perla del Sur, la primera situación de emergencia se centró en el sistema de enfriamiento de aire de la instalación, el cual quedó inoperante tras dos fallas consecutivas.

La falla del sistema, que data del 1998 cuando fue inaugurada La Casa del Veterano, requirió que el fabricante localizara una válvula de reemplazo que ha sido descontinuada y que la enviara al lugar, lo que tomó aproximadamente dos semanas.

Mientras se resolvía la situación, el Hospital de Veteranos prestó a la institución 18 unidades portátiles que les permitieron operar parcialmente el sistema de aire acondicionado.

El percance provocó que incluso se considerara transferir temporalmente al Hospital de Veteranos a 22 residentes encamados y alojar al resto de los 140 beneficiarios con sus familiares y en otras instituciones.

El segundo problema fue provocado por el atraso del reembolso que hace la Administración de Veteranos -a través del Departamento de Hacienda- para el pago a Ambassador Veteran Services, compañía del estado de Indiana que tiene el contrato para administrar La Casa del Veterano.

Montañez Allman explicó que el contratista provee los servicios de administración de las instalaciones, incluyendo su mantenimiento, el ofrecimiento de tres comidas y tres meriendas diarias a los residentes, el pago a cerca de 194 empleados y a 15 subcontratistas que incluyen médicos, un farmacéutico, un terapista físico y un terapista ocupacional para atender 24 residentes de vivienda asistida (assisted living) en la primera planta de la estructura y 118 de residencia geriátrica (nursing home) en el piso superior.

Aunque el contratista nunca amenazó con abandonar la institución, reconoció que los empleados sí lo hicieron por la falta de pago de dos nóminas bisemanales.

Indicó que el retraso en los pagos surgió en febrero pasado y se resolvió parcialmente cuando él cambió la cuenta para el pago del contratista del Banco Gubernamental de Fomento al Banco Popular.

Dejan huella los recortes

Superados estos problemas, el procurador denunció que el gobierno local le ha recortado de su presupuesto más de $500 mil en los pasados cuatro años, por lo que ha tenido que aplazar la sustitución del sistema de acondicionamiento de aire, cuyo costo estimó en $200 mil.

Además, los recortes presupuestarios le han eliminado una reserva de $400 mil para pagar a contratistas durante el mes que ordinariamente tarda el trámite de pago y reembolsos entre la Administración de Veteranos y el Departamento de Hacienda.

La Casa del Veterano acoge a quienes han servido en diversas ramas del ejército, sus cónyuges y viudas y a los padres de los caídos en el cumplimiento del deber. Los residentes deben pagar aproximadamente $1,000 mensuales en el primer piso y $1,900 en el segundo y pueden recibir un subsidio federal para cubrir entre $400 y $600 mensuales.

El costo por estos mismos servicios en una instalación privada puede oscilar entre $3 mil y $4 mil mensuales, indicó Montañez Allman.

Los gastos de operación de la sede son costeados con una asignación de $1.6 millones en fondos estatales y $800 mil en subsidios federales.

Rafael A. Negrón, presidente del Capítulo de Puerto Rico de Paralyzed Veterans of America, atribuyó ambas situaciones a los recortes presupuestarios del gobierno de Puerto Rico.