Al encuentro de Joe Martínez: el magode las imágenes melódicas

El catálogo de obras que presenta este jueves en Plaza del Caribe incluye las pinturas Maestra vida, Madame Kalalú, Jíbaro soy, La vida es un carnaval, El gran varón y Mi niña bonita.

Foto suministrada

Cuentan que durante su infancia, justo antes de mudarse al norte del continente americano, José “Joe” Martínez dormía entre oleadas sonoras de salsa, boleros, bomba y plena.

Por lo tanto, a nadie debe extrañar que aquella cuna musical -forjada en las entrañas del Ponce de la década de los 70- marcara para siempre su ADN boricua, sin importar a donde fuera o lo que hiciera.

Como muestra, basta lo que años más tarde lograba al tomar una paleta de pintura y pincel en sus manos. Sin encomendarse a nadie y mucho menos cuestionar el por qué, Joe vaciaba sobre cada lienzo la irrefrenable cadencia de su cultura, su ilimitada riqueza policromática y la indescriptible nostalgia por una patria lejana.

Hoy, a décadas de distancia de aquella inmersión en la diáspora y felizmente de vuelta en su terruño, Joe el artista, el cromoterapista, el alquimista, ha optado por desnudar 36 memorias convertidas en óleos y acrílicos, para presentarlas colectivamente en la Galería de Arte de Plaza del Caribe.

La espectacular muestra, inspirada además en igual número de éxitos musicales de su preadolescencia, será inaugurada justo este jueves, 5 de agosto, a partir de las 6:00 de la tarde durante un evento al que todos están invitados.

Entre otras inmejorables piezas, el catálogo de obras para la velada incluirá las pinturas Maestra vida, Madame Kalalú, Jíbaro soy, La vida es un carnaval, El gran varón y Mi niña bonita.

Esto fue lo que trajo el barco, la exposición, permanecerá en cartelera hasta el 30 de septiembre y el acceso a la misma es libre de costo.

Foto sumonistrada