Agresores tendrían que tomar talleres de reeducación y readiestramiento

Foto archivo

SAN JUAN – El representante Manuel Claudio Rodríguez radicó recientemente una medida para enmendar la “Ley para la Prevención e Intervención con la Violencia Doméstica”, a los fines de asegurar por todos los medios posibles, la provisión de servicios médicos, psiquiátricos, psicológicos, de consejería u orientación a las víctimas de los alegados actos constitutivos de los delitos tipificados en esta Ley.

El Proyecto de la Cámara 2174 también dispone que el Tribunal impondrá como condición adicional a la solicitud de la Orden de Protección, que el peticionado sea sometido a una evaluación psicológica detallada a ser realizada por un psicólogo especializado en el área de la evaluación de la personalidad o un psiquiatra, la cual establecerá que este entiende lo que es conducta constitutiva de violencia doméstica y está consciente sobre el efecto nocivo de ello en su familia.

La medida también pretende mandatar que si de la referida evaluación surge una recomendación adversa, a éste se le ordenará participar de manera compulsoria de un programa o taller de reeducación y readiestramiento para personas agresoras.

“Con esta medida, adelantamos cualesquiera procesos que sean necesarios para ir trabajando en la conducta de la persona contra la cual se imputa alguna violación a la Ley de Violencia Doméstica. Sin duda, es necesario proveer una atención especial al proceso de rehabilitación de la persona que provoca la aparente situación de maltrato, mediante un proceso de educación y reeducación”, expone Claudio Rodríguez en la exposición de motivos de la medida.