Agentes arrestan a pareja buscada por asesinato del tio de la mujer

Fueron arrestados en el estado de Georgia

Foto: EFE

SAN JUAN – Agentes, adscritos a la División de Arrestos Especiales y Extradiciones arrestaron a las 11:00 de la mañana de hoy, en el estado de Georgia, a una pareja que se encontraba prófuga de la justicia en Puerto Rico por cargos de asesinato y ley de armas.

Los arrestados fueron identificados como Flerida Jexenia García Pardo, apodada “Jexy”, de 31 años y Geraldo García Pascual, de 34 años, quienes eran buscados por el asesinato del tío de la mujer ocurrido a finales del mes de julio del 2015 en Cabo Rojo.

García Pardo, vecina de Lajas y García Pascual, residente de Yauco, enfrentan sentencias de 77 años y 99 años de cárcel respectivamente, por el crimen del pescador José Santiago Pardo, alias Ginyo de 49 años y residente en Lajas, en hechos reportados  a eso de las 10:20 de la mañana del 31 de julio a orillas de la playa que ubica en el sector La Pitahaya del barrio Palmas en Cabo Rojo.

El cadáver fue hallado a orillas del mar y presentaba múltiples heridas de arma blanca, contusiones y quemaduras en distintas partes del cuerpo.

Se desprende de la pesquisa que García Pardo, y su pareja fueron a visitar a su tío cuando surgió un altercado por motivos económicos.

La pareja lo golpearon en el rostro y el cráneo con un bate de béisbol, luego le infringieron heridas cortantes en el área del cuello, y quemaron parcialmente el cuerpo, que fue recuperado a orillas de la playa.

Ambos imputados fueron arrestados el 2 de agosto de este año; pero posteriormente fueron liberados mediante habeas corpus.

La lectura de sentencia fue el 13 de septiembre del 2018 en el Tribunal de Mayagüez. García Pardo fue sentenciada a 50 años de cárcel por asesinato en segundo grado, 24 años por violaciones a la Ley de Armas, ambas penas consecutivas y 3 años concurrentes por Destrucción de Evidencia.

Por otro lado, contra García Pascual se dictó una pena de 99 años por asesinato en primer grado, 12 años por violaciones a la Ley de Armas y 3 años por Destrucción de Pruebas, todos consecutivos.

Este caso fue investigado por el agente Ronald Liboy, de la División de Arrestos Especiales y Extradiciones.