Áfidos: tome nota y controle su presencia en el huerto

Foto suministrada

Cuando hablamos de hormigas en la agricultura es inevitable hablar de los áfidos ¿Y esto por qué? Pues, las hormigas suelen ser el modo de transportación que tienen los áfidos para llegar a las plantas y alimentarse de ellas, a cambio las hormigas reciben alimento azucarado y buen trato.

Pero ¿qué son? Los áfidos o pulgones son insectos del orden Hemíptera, al igual que las cicadas, pulgones, moscas blancas y cochinillas. Pueden ser de varios colores, como negro, amarillo, verde y naranja, entre otros.

Son pequeños, pero se pueden observar en la planta a simple vista, principalmente debajo de las hojas (envés) y en zonas de renuevos.

Los áfidos disfrutan los lugares cálidos y poco húmedos, por lo que es común verlos en el huerto durante la primavera y el verano. El tiempo promedio de vida de un áfido es de un mes y, en ese tiempo, pueden llegar a producir de 40 a 85 crías.

En cuanto a la siembra, los áfidos son una de las plagas más comunes, ya que forman grandes colonias y se alimentan de la savia de las plantas. Los síntomas de ataque más comunes son deformaciones, decaimiento y abolladuras en hojas y flores.

Cuando tenemos altas poblaciones de áfidos se puede observar la producción de un residuo pegajoso y azucarado, que se conoce como melaza. Esta melaza atrae hormigas y alimenta el crecimiento de hongos en las superficies de las hojas.

También, los áfidos pueden transmitir virus, inyectándolos en la planta mientras se alimentan. Estos a su vez pueden causar muda de hojas, color amarillento y bajos rendimiento en hortalizas y ornamentales.

Para prevenir y controlar la presencia de áfidos en el huerto se recomienda seguir un plan de manejo integrado que abarque monitoreo activo, evitar el uso de fertilizantes nitrogenados, sembrar plantas que repelan estos insectos -como la lavanda, la madreselva, la ortiga y el ajo- y proveer poda de mantenimiento a las plantas y árboles afectados.

También se recomienda mantener insectos beneficiosos o depredadores como las mariquitas, avispas parasitarias y crisopas, y evitar el uso de insecticidas de amplio espectro.

Si la infestación es muy agresiva y decide usar un pesticida, siempre lea y siga las instrucciones en la etiqueta. Consulte con los representantes de ventas y asegúrese de que el pesticida esté aprobado para la plaga que interese controlar y para el cultivo que va a fumigar.

Para más información, para formular preguntas o sugerir temas de interés, llame al 787-842-3150 o escriba al correo electrónico irene.roman@upr.edu .

(La autora es agrónoma, agente del Servicio de Extensión Agrícola y panelista del programa “Aquí Estamos”, que se transmite de lunes a viernes a las 3:00 p.m. por www.pab550.com )