Aeropuerto de Ponce: sin nuevos vuelos ni aerolíneas en el horizonte

Tras reunirse con ejecutivos de múltiples aerolíneas, el director ejecutivo de la Autoridad de los Puertos, Anthony Maceira Zayas, reconoció que ninguna contempla establecer operaciones en el terminal sureño.

Foto: Jason Rodríguez

A pesar de la proyección levantada por legisladores y alcaldes de la zona sur, los millones de dólares invertidos en mejoras al Aeropuerto Mercedita no han sido -ni aparentan ser suficientes- para que líneas aéreas dirijan su mirada a Ponce y amplíen su oferta aérea.

Como reconoció el director ejecutivo de la Autoridad de los Puertos (AP), Anthony Maceira Zayas, múltiples aerolíneas ya han dejado claro a la agencia que, por el momento, no contemplan fijar operaciones en el terminal sureño.

Asimismo, desveló que el añorado despegue de vuelos en horario diurno desde Mercedita no coincide con la realidad del mercado, a juicio de ejecutivos de las propias aerolíneas.

“Para el desarrollo del aeropuerto de Ponce, su mayor reto ahora es el mercado”, expresó Maceira Zayas.

Las admisiones del también Secretario de Asuntos Públicos en La Fortaleza explican el estancamiento en el crecimiento de la instalación aérea y desvelan cuán irreales son las promesas y aseveraciones de políticos que apuestan al terminal sureño como dínamo económico y turístico para la región.

Actualmente, solo la aerolínea JetBlue opera dos vuelos diarios entre Ponce y las ciudades de Nueva York y Orlando, durante horas de la madrugada. A pesar de la buena acogida a estos, la firma estadounidense no ha accedido a ampliar el numero de vuelos, ni a fijar rutas diurnas.

“Las aerolíneas hacen determinaciones de negocios y en sus evaluaciones entienden que el mercado de Ponce es principalmente de ‘Friends and Family’. Siendo así, el horario que les parece más atractivo, por lo menos para entrar al mercado de Ponce y comenzar a explorar, es el turno del ‘Red Eye’, que es el mismo en el que vuela JetBlue”, afirmó.

“Antes de salir a conversar con otras aerolíneas, se tocó base con JetBlue y la explicación que siempre han dado es que es una decisión de negocios. Ellos tienen un determinado número de naves y para ellos traer una a Ponce en otro horario requiere dejar de utilizar una nave en otra ruta y, simplemente, eso no le es rentable”, añadió.

Fue justo el interés por extender el número de vuelos y atraer aviones más grandes a Ponce la razón por la que en el año 2012 se completó a un costo de $5.4 millones la extensión de la pista en Mercedita.

No obstante, como reveló La Perla del Sur en febrero de 2016, errores en el diseño de la obra obligaron a la AP a encaminar mejoras adicionales que corrigieran los defectos en el tramo de 1,100 pies de pista, recién construida.

Las obras aún esperan por inspección de las autoridades federales, razón por la cual Maceira Zayas declinó precisar si necesitarán una inversión adicional.

Sin prospectos de privatización

Por otra parte, el funcionario aseguró que las propuestas presentadas ante la AP para privatizar la operación del aeropuerto ponceño no prosperaron. En esencia, por su inviabilidad económica.

Entre las mismas incluyó peticiones del 2012 y 2013 para transferir el Aeropuerto Mercedita al Gobierno Municipal de Ponce.

“La Autoridad tiene nueve aeropuertos regionales y sacar únicamente una parte que era rentable y quedarnos con la parte perdidosa no era una opción que tuviera sentido desde el punto de vista operacional, ni de negocios para la Autoridad de los Puertos”, puntualizó Maceira Zayas.

“A lo mejor podía tener sentido comercial para quienes le interesara, pero no para nosotros como gobierno”, recalcó.

“Lo que se está haciendo ahora es evaluar medidas para optimizar los nueve aeropuertos regionales, no fragmentar y sacar aeropuertos particulares o áreas dentro de los aeropuertos. Actualmente se está culminando la evaluación de la mejor vía a seguir”, continuó.

Asimismo, rechazó la crítica consistente de que el Aeropuerto Mercedita no está entre las prioridades de la AP.

“Reconocemos que hay que desarrollar otras regiones, no todo puede ser concentrado en San Juan. El plan estratégico de reestructuración de la Autoridad de los Puertos tiene como prioridad el desarrollo (de los aeropuertos) de Aguadilla, Ponce y Ceiba”, declaró.

“Por eso, precisamente ahora, entre los distintos proyectos que estaban pendientes con la FAA (Administración Federal de Aviación), al primero que se le dio un empujón fue al de Ponce”, insistió.

¿Más inversiones?

Según indicó, en los próximos meses allí se encaminarán proyectos como la reparación de “taxiway oeste” o antepista, donde los aviones hacen turnos para despegar y llegar al terminal.

Esta propuesta fue congelada en el año 2015 por la FAA debido a incumplimientos de la AP con reglamentos federales.

El proyecto cuenta con una asignación de $9.8 millones, del cual el 90 por ciento proviene de fondos federales y el restante de la AP. La asignación, explicó Maceira Zayas, fue liberada en el segundo semestre del 2018.

Las tareas comenzaron en enero y deben extenderse por un año. Aun así, el funcionario aseguró que las mejoras no afectarán las operaciones rutinarias del aeropuerto.

También adelantó que en las próximas semanas comenzarán a sellar el techo del terminal de pasajeros y carga, zonas afectadas durante el paso del huracán María.

“Es bien importante, para nosotros poder salir a mercadear a Ponce, que la infraestructura se mantenga y se mejore”, sostuvo.

Por último, adelantó que este año debe iniciar la expansión de la zona de recibimiento y procesamiento de pasajeros, mediante una redistribución de los espacios interiores. De esta manera, esperan duplicar su capacidad de pasajeros, con una inversión que supera los $200 mil.

“JetBlue llena casi a capacidad (el terminal) con sus vuelos”, explicó.

“La expectativa es que podamos duplicar la capacidad de pasajeros y en que en caso de que logremos encontrar a alguien dispuesto a hacerlo (incorporar nuevas rutas), que no nos veamos con esa limitación”, añadió.

“Es un riesgo que estamos asumiendo, porque puede ser que hagamos la inversión y al final no haga falta, pero yo prefiero tenerlo y no necesitarlo que necesitarlo y no tenerlo”, concluyó.