¿Actualizarán los beneficios de la vitamina D y los Omega- 3?

Los resultados iniciales sugieren que la vitamina D, los ácidos grasos Omega-3 y los ejercicios de entrenamiento de fuerza no mejoran significativamente la salud ósea, la función de las piernas y la memoria.

Foto archivo

Con el objetivo de conseguir un envejecimiento saludable, investigadores, dirigidos por la profesora de geriatra Heike Bischoff-Ferrari de la Universidad de Zúrich, han examinado los efectos de medidas simples en la salud de adultos sanos de 70 años o más.

Los resultados iniciales sugieren que la vitamina D, los ácidos grasos Omega-3 y los ejercicios de entrenamiento de fuerza no mejoran significativamente la salud ósea, la función de las piernas y la memoria.

Sin embargo, ciertos grupos de personas sí podrían beneficiarse de estas medidas, al reducir las tasas de infecciones y la presión arterial sistólica.

“Nuestros hallazgos sugieren que la suplementación de vitamina D y Omega-3 -en adultos de 70 años o más que llevan un estilo de vida activo y no tienen condiciones preexistentes- no brinda ningún beneficio en lo que respecta a la salud ósea, la memoria y la función muscular. Sin embargo, creemos que hay un efecto sobre las infecciones, como el Covid-19”, concluyó Bischoff-Ferrari.

En el estudio, que involucró a 2,157 mujeres y hombres de 70 años o más, los Omega-3 redujeron el riesgo de infecciones en 11 por ciento, en particular, para las infecciones de las vías respiratorias superiores (10 por ciento) y del tracto urinario (62 por ciento), mientras que la vitamina D redujo la presión arterial sistólica en los hombres en 2.5 mmHg y el riesgo de infecciones en participantes más jóvenes (70 a 74 años) en 16 por ciento.

“Dada la alta seguridad y los bajos costos de estos suplementos, así como la alta mortalidad asociada con las infecciones en los adultos mayores, estos hallazgos son muy relevantes para la salud de la población en general”, continuó Bischoff-Ferrari. Los efectos específicos de género de la vitamina D sobre la reducción de la presión arterial sistólica también justifican investigaciones adicionales.

(Fuente: Europa Press)