Acabe con la molestosa cochinilla algodonosa

La cochinilla algodonosa es una de las plagas más comunes en plantas y arbustos. También una de las más resistentes. Descubra cómo terminar con ella.

Foto archivo

Con las olas de calor en su pico, las plagas no solo son más abundantes en los jardines y campos de Puerto Rico: también son más molestosas, porque tienden a ser más resistentes a los intentos para acabar con ellas.

Como ya sabrán quienes llevan años disfrutando de la jardinería, terminar con estos insectos dañinos es imposible, pero es muy importante saber cómo controlar su población y evitar que las especies más débiles sean víctimas fáciles de ellos.

La cochinilla algodonosa, también conocida como cotonet, es un insecto succionador de la savia y entre sus blancos favoritos resaltan los árboles cítricos y las plantas ornamentales. Es muy fácil de identificar debido a que produce una secreción abundante de color blanco y muy pegajosa.

Simultáneamente, en los lugares donde ataca es muy común observar la presencia de hormigas, ya que la cochinilla segrega una melaza que les sirve de alimento y, como retribución, las hormigas ahuyentan a los predadores naturales.

Cómo combatirla

Aunque resulte estresante, el mejor remedio para terminar con este insecto implica un poco de trabajo.

Para empezar, disuelva en agua tibia una barra de jabón blanco y tan pronto se mezclen, use el líquido y un paño para limpiar y frotar los lugares afectados.

Si bien se trata de la mejor forma para terminar con el ataque durante buen tiempo, la tarea será una complicada si la planta es muy grande. En estos casos, puede optar por rociar la planta con el líquido, aunque tendrá menor efecto.

La infusión del ajo machacado también puede ser efectiva, pero requerirá de varias aplicaciones para que su resultado sea el mejor. Lo ideal es machacar un diente grande de ajo y agregarlo a un galón de agua caliente, dejarlo reposar por un día y luego rociar por completo la planta con el líquido.

Quienes favorecen esta práctica, recomiendan tres aplicaciones con un intervalo de tres días entre cada una para terminar con la plaga. Luego puede repetirse una vez al mes como medida de prevención.