Abundan los problemas de infraestructura y burocracia a un año de María

A juicio del alcalde de Juana Díaz, Ramón Hernández Torres, el persistente desasosiego en los habitantes de la zona tiene su génesis en la desorganización que aún aqueja al gobierno central.

Foto Archivo

A días de que millones de personas en Puerto Rico y el mundo rememoren el paso del huracán María por la isla, una realidad inevitable se hace evidente: la recuperación plena parece estar cada vez más lejos.

Mientras varios alcaldes de la región denuncian cómo la dejadez de las aseguradoras ha retrasado la rehabilitación de la infraestructura municipal, otros aseguran que poco se ha hecho para subsanar las deficiencias de comunicación y coordinación con las agencias estatales: un vacío que retrasó por meses la respuesta gubernamental a la emergencia.

“No hay peor ciego”

A juicio del alcalde de Juana Díaz, Ramón Hernández Torres, el persistente desasosiego en los habitantes de la zona tiene su génesis en la desorganización que aún aqueja al gobierno central.

“El señor (Héctor) Pesquera debe dejar su posición”, dijo en referencia al secretario del Departamento de Seguridad Pública. “Fue un error nombrarlo para correr un proceso de emergencia como este. Yo creo que la Oficina de Manejo de Emergencia debe regresar a su origen, como operaba antes había mayor comunicación. Son decisiones que se han tomado que lo que han hecho es retrasar el proceso”.

“Nosotros le hemos presentado al Secretario de Obras Públicas la condición de la carretera PR-1, de la PR-551 que está en pésimas condiciones y de la PR-510. Se cumple un año de la situación del semáforo en el desvío Víctor Cruz en la PR-584 que sigue inoperante”, expuso.

El alcalde además cuestionó la supuesta inversión de $13 millones en su ciudad a través del Departamento de la Vivienda y su programa “Tu Hogar Renace”.

Según estimados municipales, aún cerca de 700 familias siguen viviendo en estructuras con toldos.

“Yo busco y busco, pero no encuentro dónde está esa inversión”, dijo. “Si al municipio le hubiese entregado $13 millones, nosotros hubiéramos dividido la ciudad en cuatro zonas, con ocho o diez brigadas en cada una, y hubiera sido mucho más efectivo, menos costoso y ya esas viviendas estarían rehabilitadas”.

“Me da mucho pena, pero esto de ‘Tu Hogar Renace’ pinta muy mal, en términos del secretario y sus funcionarios. Yo creo que más adelante van a tener que rendir cuentas. Por lo que hemos visto por ahí y de los testimonios de las personas, cambian una plancha y llevan una neverita y cobran hasta $22 mil. Ahí hay un escándalo de grandes proporciones”, sentenció.

En días recientes, el Gobierno Municipal de Juana Díaz también demandó al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) ante su incumplimiento con la limpieza de los ríos Inabón, Guayo y Jacaguax, asunto que amenaza a miles de juanadinos.

“Ya pasamos por situaciones bien difíciles con el huracán María a causa del abandono del DRNA ”, dijo. “La secretaria lo que nos dice es que no tiene presupuesto ni personal, así que fuimos al Tribunal para que ordene que cumpla con su deber ministerial de mantener los causes de los ríos al día”.

“Estamos hablando de vidas y propiedades. Yo creo que hemos sido sumamente diligentes en que se atienda este asunto. Hay gente preocupada y ya es tiempo que se busque una solución a esto”, añadió.

Burocracia y aseguradoras en Coamo

“Lo único que se ha resuelto de María para acá es la limpieza de las carreteras, porque lo hizo el Municipio, y cuatro derrumbes que se atendieron, dos en Puntilla y dos en Coamo arriba. De ahí en adelante, todo está pendiente”, dijo por su parte el alcalde de Coamo Juan Carlos García Padilla.

“Carreteras (la Autoridad) está muy lento. FEMA tiene poco personal para la cantidad de situaciones que hay por municipio y los seguros están arrastrando los pies. Falta mucho trabajo y va a tardar mucho más”, continuó. “El que crea que todos los millones que se han hablado van a llegar de cantazo, está equivocado”.

García Padilla puntualizó además que la laxitud de las aseguradoras han paralizado los trabajos de reparación y retrasado el proceso de reembolsos, lo que ha limitado la capacidad del ayuntamiento para hacer mayores inversiones, y adquirir equipo y materiales.

“Hay proyectos que estamos esperando que la aseguradora pague para que entonces FEMA pague el deducible. Estamos esperado proyectos federales y si hay que hacer mitigación, eso va a tardar mucho. La situación es complicada”, añadió.

“El proyecto de Aguaventura todavía está destruido. En los Baños de Coamo están trabajando, pero no se ha terminado todavía. La cancha bajo techo todavía tiene un boquete en el techo y el parque de pelota aún no se ha podido atender. Lo que se ha hecho ahí, lo ha hecho el municipio. El Complejo de Formación Deportiva no se ha atendido porque el seguro todavía no ha pagado”, continuó.

Ante esto, el alcalde coameño dio al traste con el planteamiento público de Ricardo Rosselló Nevares y subrayó que el país no está mejor preparado para otro evento como María, como señala el gobernador.

“Los refugios siguen iguales. Hay algunos que no tienen plantas eléctricas y otros que no tienen cisterna. Yo no sé cómo dicen que estamos mejor para atender una situación. Me preocupa que no se ha invertido en por lo menos poner en condiciones excelentes un refugio por municipio”, sostuvo.

“Cuando hablan de que estamos listo para la temporada de huracanes, yo ni sé qué pensar”, recalcó.

Esperan reembolsos en Santa Isabel

Por otra parte, el alcalde de Santa Isabel, Enrique Questell Alvarado, confirmó que no ha recibido un solo centavo de los reembolsos prometidos, tras invertir millones de fondos municipales para responder a la emergencia.

Aunque elogió los esfuerzos de La Fortaleza para enfrentar la crisis, reconoció que el trámite burocrático entre el gobierno central y federal para liberar fondos mantiene en aprietos fiscales a los municipios.

Esto sin contar que obras de envergadura como la reparación del Malecón de Santa Isabel permanecen en el limbo, a la espera de que las aseguradoras cumplan con desembolsar los fondos que corresponden.

“Antes de María, el problema era que no había dinero. Ahora hay dinero, pero no llega. El gobernador ha conseguido buenas asignaciones y lo felicito, pero ¿dónde está el dinero? Necesitamos que llegue”, afirmó.

Sin puente en Villalba

Por su parte, el alcalde de Villalba, Luis Javier Hernández Ortiz, reiteró que a un año del huracán todavía no se ha instalado un puente provisional sobre el colapsado puente de La Vega, una de las arterias principales de la Ciudad Avancina.

Aunque la obra debió concluir en febrero pasado, el proyecto se ha retrasado debido a una línea principal de la AAA, así como cablería de comunicaciones de la compañía Claro.

“Pero entiendo que la mayor responsabilidad ha recaído en la falta de urgencia de la compañía (contratada) Ferrovial para acelerar los trabajos”, denunció Hernández Ortiz.

Villalba figuró entre “los municipios olvidados” del gobierno central y federal durante los primeros meses de la recuperación. Para enero de 2018, el 70 por ciento de la ciudad permanecía a oscuras y la ayuda de las agencias gubernamentales oscilaba entre escasa a inexistente.

Ante esto, el alcalde enfatizó que tanto su municipio como otros de la montaña no pueden darse el lujo de esperar por las agencias en la capital.

“La gran lección en todo esto es que no podemos contar con el gobierno central. No podemos esperar por ellos y tenemos que tomar nuestras propias medidas para prepararnos”, subrayó.

El malecón municipal (Foto Archivo)