Abel Nazario afirma recortes al plan médico y aumento en matrícula en la UPR

El senador sostuvo que está convencido de que los $300 millones en recortes que propone la JCF  no significarán un retraso en la enseñanza de la universidad.

El senador Abel Nazario Quiñones. Foto: Coral Negrón

PONCE-  “El aumento en el costo de la matrícula es necesario, es fundamental”.

Así lo afirmó el presidente de la Comisión de Educación y la reforma Universitaria en el Senado, Abel Nazario Quiñones, previo a su reunión con el cuerpo legislativo durante la mañana de ayer, para discutir los próximos recortes al primer centro docente del país.

- Publicidad -

“Sin eso (el aumento de matrícula) la universidad no existe. Estamos hablando de un aumento de $14 por crédito subgraduado. En graduado, aunque es un asunto interno de la universidad, se recomendó que sea de acuerdo al programa. Si es medicina es más caro, si es derecho es más caro, si es psicología debe ser más barato porque el estudiante de psicología tiene una carrera de diez años y después lo que cobra son $2,000”, manifestó.

Sin embargo, el legislador que fue alcalde de Yauco por 15 años, no mencionó los contrates que plantea el borrador del Plan Fiscal de la Universidad de Puerto Rico (UPR) para la consideración de la Junta de Gobierno. No especificó que la revisión de matrícula se hará por un ajuste de ingresos; que los estudiantes sin Beca Pell pagarán $78 en vez de $56; que los que tienen la ayuda federal pagarán $70; y que el crédito de los programas graduados puede aumentar de $140 a $175.

Lo que sí destacó es que luego de que presenten el documento revisado ante la Junta de Control Fiscal (JCF), tendrán dos años para implementarlo.

El senador sostuvo que está convencido de que los $300 millones en recortes que propone la JCF  no significarán un retraso en la enseñanza de la universidad, sino que es una medida para que el dinero se invierta donde, a su entender, debe invertirse.

“Estamos buscando tres cosas: que la universidad pueda crear sus propios recursos adicionales, que la investigación sea el eje principal de la universidad para que genere riqueza para el país y que se pueda ampliar la oferta académica en los recintos pequeños para que puedan terminar bachilleratos y maestrías”, manifestó.

Según Nazario Quiñones, la universidad está gastando “donde no tiene que gastar; en administración, en trabajadores no docentes innecesarios donde no tienen que estar y pueden estar en otras áreas de la propia universidad, en cursos de verano duplicados e innecesarios porque los estudiantes se cuelgan en el segundo semestre y no en el primero”.

Asimismo planteó que los contratos políticos del Senado, se quedan chiquititos al lado de los contratos que otorga la universidad. Mas luego se retractó y opinó que “son tan malos los de uno como los de otros y debe haber una política pública de recortes dramáticos en esa dirección para dárselos a quienes tienen que dárselo: a la institución académica para el desarrollo de estos programas”.

Tijerazo a beneficios sin cierre de recintos

Nazario Quiñones, quien es producto de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, aseguró que el cierre de recintos está descartado tanto por el Gobierno como por la JCF.

“Nadie ha hablado de eso. Ni siquiera la Junta. La Junta lo que está diciendo es recorta $300 millones o añade recursos. Ya la universidad identificó casi $200 millones y nosotros creemos que $150 es razonable. Los otros $150 se obtendrán a través de alianzas y convenios que ya comenzamos esta semana con el Departamento de Educación y que la próxima semana, en el Centro de Convenciones vamos a tener a todos los jefes de agencia con el recurso adiestramiento, con el recurso investigación, con el recurso de planificación para que puedan llegar a acuerdos con la universidad”, explicó.

Por otro lado puntualizó que el plan médico que paga la universidad a sus empleados es uno abusivo si se compara con lo que el Estado aporta a un seguro de salud de un empleado público. Mencionó que se hará una nueva negociación y ejemplificó que en la Cámara Alta se invierte $400 por legislador en plan médico “cubriendo más cosas de las que cubre el de la universidad”.

“Yo les daría esos $400 a los empleados y que cojan el plan que ellos quieran. Allí hay un tumbe que no es de la universidad. Estoy convencido que es de los planes médicos”, opinó.

Universidad atada a la comunidad

Para Nazario Quiñones la UPR se encuentra aislada de Río Piedras, y deben estrecharse esos lazos.

“La universidad tiene que aportar más a la sociedad. Cuando sales de los portones de Río Piedras es otro mundo, no hay una integración entre Río Piedras y la Universidad. Hay programas, pero son programas aislados”, puntualizó sin enumerar las diversas iniciativas que han desarrollado los estudiantes en pro de los habitantes de Río Piedras.

El presidente de la comisión senatorial de Educación y Reforma Universitaria agregó que se está considerando el concepto de “universidad alternativa” para que “estudiantes no tradicionales” se sumen a la institución. No obstante, no precisó cómo se ejecutaría esta propuesta.

Reacciona el representante estudiantil ante la Junta de Gobierno de la UPR

Gilberto Domínguez Escalera, representante estudiantil ante la Junta de Gobierno de la UPR, indicó que no es sorpresa que se diga que no habrá cierre de recintos. Empero, cuestionó, la posibilidad de mantenerlos con la reducción de $300 millones en el presupuesto.

“Va a llegar un momento, en el que la universidad va a tener que tomar la decisión porque estaría trabajando con 30% menos de su presupuesto”, expuso el líder estudiantil .

Asimismo, Domínguez Escalera expresó sentirse “preocupado” por la propuesta de la universidad alternativa ya que hay “muy poca información de cómo sería”.

Sobre el aumento de matrícula para los alumnos graduados, destacó que “hay que tener cuidado porque estos no cuentan con ayudas económicas”. “Muchos estudiantes dependen de sus préstamos. Estamos ahora mismo, que si se nos atrasa el préstamo un mes más, perdemos el semestre”, concluyó.