AAA inicia plan de limpieza del ecosistema del embalse Carraízo

“El objetivo es que el agua cruda que se reciba requiera mucho menos tratamiento durante el proceso de producción para potabilizarla a los clientes que se sirven de la Planta de Filtros Sergio Cuevas”, agregó Martínez Toledo.

foto: Cybernews

SAN JUAN – La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) de Puerto Rico inició la etapa de limpieza del ecosistema del embalse Carraízo, con el fin de controlar el crecimiento del material vegetativo por enriquecimiento de nutrientes en la zona o eutrofización, informó el lunes, el director ejecutivo de la Región Metro, Roberto Martínez Toledo.

Este proyecto se lleva a cabo como parte del programa de desarrollo e implementación del Plan de Manejo de Calidad de Agua y Ecosistemas en la cuenca del embalse Carraízo.

“Para la implementación del plan de mantenimiento del embalse Carraízo, hemos diseñado unas estrategias a corto y otras a largo plazo. Actualmente estamos enfocando todos los esfuerzos en reducir la cantidad de plantas acuáticas en una cantidad mayor a la de su reproducción natural.  En la etapa inmediata, a corto plazo, iniciamos unas acciones intensivas de mantenimiento que se extenderán por un periodo de 48 meses, para controlar el crecimiento de las plantas acuáticas, así como sus efectos del desequilibrio ecológico”, explicó el ingeniero en comunicación escrita.

El director regional  indicó que personal estará monitoreando el impacto y resultados de este plan de remoción y disposición de plantas invasoras, que proliferan en la cuenca, como parte del ejercicio de mantenimiento al embalse.

“El objetivo es que el agua cruda que se reciba requiera mucho menos tratamiento durante el proceso de producción para potabilizarla a los clientes que se sirven de la Planta de Filtros Sergio Cuevas”, agregó Martínez Toledo.

Para la limpieza de la cuenca de Carraízo se ha diseñado una embarcación cosechadora y cortadora de maleza, algas y plantas acuáticas, con el fin de recolectar y transportar hasta su desecho final. Esta maquinaria cuenta con una capacidad da almacenar de 28.3 metros cúbicos de material vegetativo, que equivale a unas 37.015 yardas cúbicas.

“Como parte del plan de limpieza del embalse, se contará con un sistema de almacenaje para la etapa de secado donde se depositará el material removido por un mínimo de 48 horas, en condiciones de tiempo soleado. Posteriormente, se transferirá a unos contenedores de 20 yardas de capacidad para su disposición final cumpliendo con las regulaciones establecidas por las agencias federales y/o estatales, así como la  EPA, JCA, y OSCHA”, recalcó.

Por otra parte, el director explicó que la remoción diaria del material vegetativo será monitoreada y cuantificada para propósitos de medir el volumen del abasto y evitar que se mezcle con el que se acarreará para disposición final.

Este esfuerzo promueve además una redundancia y confiabilidad de los procesos de tratamiento y disposición, lo que permite un mejoramiento continuo en los parámetros de cumplimiento establecidos con las agencia de protección ambiental reguladoras.