Fanon y Memmi: sus radiografías del colonialismo

Colaboración editorial de la librería El Candil en Ponce. Para conocer más de estos y otros autores llame al 787-242-6693.

Que en los hombres, igual que en las naciones, si el ser siervo es no tener derechos, el ser amo es no tener conciencia. Julia de Burgos, Ay ay ay de la grifa negra.

Vivimos momentos cruciales y definitorios como nación. Para entendernos y no repetir errores, resulta esencial visualizar nuestro devenir como país colonizado, primero bajo España y actualmente bajo los Estados Unidos.

Nada mejor para entender el efecto de la condición colonial, las intenciones de los colonizadores y su influencia en la psiquis del colonizado que revisitar dos clásicos imprescindibles en las bibliografías sobre este tema: Los condenados de la tierra por Frantz Fanon y Retrato del colonizado por Albert Memmi, ambos prologados por el intelectual francés Jean-Paul Sartre.

Natural de Martinica, Fanon publicó su obra en el año 1961 y visualizó el problema desde la perspectiva de Argelia y África en general.

Su análisis es interdisciplinario, abarcando aspectos políticos, sociológicos, antropológicos, lingüísticos y literarios de la condición colonial.

Por su parte Memmi, un escritor y ensayista francés de ascendencia tunecina judía, publicó su libro en el 1957 y recalcó como una de sus tesis el que los sufrimientos de los pueblos colonizados no se deben únicamente al hecho de serlos, sino sobre todo a sus líderes corruptos y a los gobiernos que se han entronizado.

Con gran contundencia afirma Sartre en el prólogo al libro de Memmi que el sistema colonial genera por sí mismo su propia destrucción y que, como tal, suele costar más que lo que les devenga a los colonizadores.

Por otro lado, palabras suyas en el prólogo a Fanon nos retrotraen a los versos de nuestra Julia de Burgos que encabezan esta reseña: “uno se convence de que vale más ser un indígena en el peor momento de la desdicha que un excolono”.