Someten evidencia para que Junta de Planificación revoque permiso de incinerador

Foto: Twitter

La Coalición de Organizaciones Anti-Incineración (COAI), a través de peritos expertos, sometió extensa evidencia que justifica que la Junta de Planificación (JP) revoque el permiso, llamado Consulta de Ubicación. Esta Consulta fue aprobada fast track, en 2010, bajo la administración de Luis Fortuño, con el engaño de una “emergencia energética”.

“En una acción irresponsable, Energy Answers indujo a error a la JP omitiendo importante información de su propuesta. Desde 2004 sabían que los terrenos de Cambalache, dónde localizarían la incineradora, estaban contaminados con plomo por Battery Recycling y no lo mencionaron, a pesar de que emitirían plomo adicional al aire.  Esto es casi una omisión criminal. No hicieron ninguna mención de la producción de más de 150,000 toneladas de cenizas tóxicas anuales, y los problemas asociados al manejo de estas”, planteó Myrna Conty, coordinadora de la Coalición.

“Por someter datos falsos, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) le denegó la solicitud de franquicia de agua”, continuó Conty.

“Como si esto fuera poco, desde 2010 a esta fecha, han ocurrido una serie de cambios en el País que tambien justifican que se revoque esta Consulta por inválida.  La emigración masiva de puertorriqueños de los últimos años,con la consecuente reducción en el consumo y en la producción de residuos sólidos es uno de los factores”, añadió.

“La viabilidad financiera del proyecto está en duda pues tanto la Asociación y la Federación de Alcaldes se niegan a llevar sus desperdicios a quemar planteando que los llevaría a la quiebra. Transportar y llevar esos desperdicios a dicha planta representaría un costo exorbitante para los municipios, cargo que tendrían que recuperar del bolsillo de los ciudadanos”.

“Además, no se tomó en cuenta el impacto del Cambio Climático y el aumento en el nivel del mar al escoger la localización del incinerador, el cual queda en área inundable. Tan reciente como durante el huracán Georges en 1998, se inundó toda esa área y destrozó un puente cercano en la carretera #2. De hecho, al presente, el puente reconstruido está siendo socavado por el mar por lo que se ha cerrado el paso de vehículos”.

“Finalmente, hace sólo unas semanas, la EPA avisó que se propone incluir la zona de Cambalache en la infame lista de zonas altamente contaminadas de EE.UU., el llamado programa del Superfondo”.

“De la JP haber tenido conocimiento de esta evidencia probablemente hubiera denegado la Consulta”, finalizó Conty.

Hoy, lunes 14 de noviembre continúa la vista desde la Junta de Reglamentación  de Telecomunicaciones.