Se movilizan los boricuas para votar en Florida

Foto: EFE / Kamil Krzaczynski

“El voto puertorriqueño en Florida está incrementando”.

Así lo aseguró Carolina Wassmer, coordinadora del Programa Cívico de la Federación Hispana, desde enero de este año, quien a partir de las 7 de la mañana de hoy comenzó a repartir agua en los centros de votación frecuentados por la comunidad hispana, junto a su equipo de trabajo.

“Tenemos un espectáculo en vivo para la comunidad latina, pleneros, y hay personas en las calles animando a que todos salgan a votar. Estamos en las calles tocando puerta por puerta”, agregó, aunque no pudo precisar a La Perla del Sur cuántos puertorriqueños están inscritos para votar en ese estado.

“Puedo decir que, de los votantes registrados en Florida, que son como el 70% de la población, los hispanos son como el 48%”, especificó y destacó que la mayoría de los puertorriqueños ejerciendo el derecho al voto hoy son, “viven en su mayoría”, cerca de la Interestatal 4. Es decir, desde la Interestatal 275 en Tampa hasta la Interestatal 97 en Daytona Beach.

Según explicó a este semanario, la misión de la Federación Hispana, desde octubre del 2015, ha sido dejarle saber a los puertorriqueños el impacto que puede tener su voto en los resultados finales. Es por ello que han creada alianzas con grupos como Misión Boricua, Boricua vota y Que vote mi gente, que se dedican, precisamente, a educar respecto a cómo votar en Estados Unidos y cómo lograr mover una agenda a favor de su comunidad.

Wassmer confía en que el voto adelantado de los 6.4 millones de electores que hay en Florida, un estado que siempre ha sido crucial a la hora de escoger al nuevo mandatario de la nación, marque la diferencia. A su entender, este año la participación latina incrementó más de un 30 por ciento, en comparación con las elecciones del 2012.

En las elecciones estadounidenses, además de elegir quién ocupará la Casa Blanca, se decide quienes ocuparán los 435 escaños de la Cámara de Representantes y los 34 del Senado.

En el plano local del centro de Florida, además de la candidatura de Darren Soto al Congreso, la diáspora boricua seguía la lucha por la alcaldía de Kissimmee entre el boricua Arturo “Art” Otero y el cubanoamericano José Álvarez.

Los boricuas republicanos Bob Cortés, David Santiago y René Plasencia buscan la reelección a la Cámara de Representantes estatal. Mientras, Benny Valentín y Amy Mercado intentan ser elegidos por primera vez como representantes estatales en el centro de Florida.

En el sur del estado, otro boricua que busca un escaño en la Cámara baja estatal es Roberto Asencio.