Centros Sor Isolina Ferré celebran 47 años de misión junto a los más vulnerables

Foto: suministrada

PONCE – El camino hacia una vida plena requiere de un paso a la vez y los Centros Sor Isolina Ferré (CSIF) llevan 47 años recorriéndolo y venciendo todo tipo de obstáculos  junto a las personas y comunidades más vulnerables de Puerto Rico.

“En el camino andado, hemos comprobado que la educación y la prevención son las herramientas que más frutos rinden en la vida de niños, jóvenes y adultos. Lo vemos en joven que llega desmotivado y se gradúa de cuarto año con deseos de seguir estudiando; en los niños que desde pequeños aprenden a valorar el estudio y a cultivar sus talentos; en la joven madre que siente la enorme satisfacción de ingresar a la fuerza laboral para cubrir todas las necesidades de sus hijos. Y es cada una de estas vidas transformadas lo que nos mantiene luchando día a día para que los CSIF puedan continuar su misión por muchos años más”, dijo el principal oficial ejecutivo de los CSIF, José Luis Díaz Cotto.

Al cumplirse 47 años de la fundación de los Centros por Sister Isolina Ferré, MSBT, en la Playa de Ponce, empleados y colaboradores de la organización sin fines de lucro se reunieron en CSIF-Tabaiba para celebrar un año más de la misión de ayudar a todos a alcanzar la plenitud. “Tú serás lo que quieras ser” fue la frase de Sister Isolina que enmarcó la tradicional celebración.

El presidente de la Junta de Directores de los CSIF, Luis A. Ferré Rangel, aprovechó la ocasión para anunciar el inicio de la jornada para celebrar el 50 aniversario de la organización en el 2019. Además, lanzó una invitación para continuar el caminar misionero que Sister Isolina inició en Ponce y hoy tiene eco en todo Puerto Rico.

Como parte de la actividad, se reconoció la labor de varias empleadas que a diario dan la milla extra para que los servicios puedan seguir ofreciéndose incluso en medio de los grandes retos socioeconómicos que vive toda la Isla. Recibieron el premio Padre Noell por una labor de excelencia Lourdes Pérez Rodríguez, directora académica del Programa de Educación Superior de Adultos de Ponce; Leslie Ortiz González, supervisora del programa de prevención Fundamentos de Crianza que se ofrecen en Guayama y pueblos adyacentes; y Carmen L. Acosta García, gerente de presupuesto de los CSIF a nivel central. Este premio se instituyó en memoria del Monseñor Gonzalo A. Noell y Aguayo,  quien durante 14 años sirvió a la comunidad de la Playa desde la Parroquia Nuestra Señora del Carmen.

Además, recibieron una distinción especial Madeline Ruiz Figueroa y Aida I. Rodríguez Guilbe, empleadas del Departamento de Educación que se acogen al retiro luego de llevar años trabajando en destaque en los CSIF en la Playa de Ponce.

El otro reconocimiento entregado durante la actividad fue el Premio Antonio Ferré Bacallao, que se le otorga anualmente a una persona que ha contribuido de manera destacada al desarrollo de los programas y servicios para beneficio de las comunidades servidas. Este año fue reconocido Ángel Torres, miembro de la Junta de Directores y presidente del Comité de Desarrollo de los CSIF desde el 1997 hasta el 2000. Uno de sus logros más sobresalientes fue haber establecido el Festival de Vinos como una de las actividades de recaudación de fondos más exitosas de los CSIF. Torres, presidente de Plaza Provision, se ha mantenido como un colaborador cercano de la organización luego de finalizado su término en el cuerpo rector de los Centros.

Estuvieron presentes en la actividad, el obispo de Ponce, Rubén A. González Medina, quien estuvo a cargo de la invocación;la alcaldesa de Ponce, María Meléndez Altieri; el presidente del Senado, Eduardo Bhatia; y el licenciado Agustín Díaz. Este último fungió como orador invitado.

Los Centros Sor Isolina Ferré son una institución sin fines de lucro que promueve el desarrollo integral del ser humano a plenitud con justicia, dignidad, respeto y amor. La organización se vale de la intercesión, la capacitación, la tecnología y la autogestión para brindar servicios directos a más de 36,013 personas de todas las edades: desde niños y adolescentes hasta adultos y personas de mayor edad. CSIF ofrece programas correctivos y de prevención, desarrollo humano y desarrollo comunitario que brindan soluciones para enfrentar problemas como la deserción escolar, la violencia y el desempleo y la crisis económica. Los diferentes programas y servicios se ofrecen en la región de Ponce, en diversos sectores de Guayama, San Juan y Canóvanas y otros pueblos de la Isla.