Marlene Martins no identificará los cuerpos de sus pequeños

Foto Facebook (Marlene Martins) (Erick Seguinot)

PONCE- Marlene Martins Da Rocha, madre de los tres niños que fueron estrangulados ayer, presuntamente, por su padre, Erick Seguinot Ramírez, quien también apareció sin vida, no reconocerá los cuerpos de sus hijos, ni de quien fuera su esposo, por el impacto emocional que le causó la noticia.

No obstante, la madre sí está “alerta” y “consciente” para delegar, por medio de una carta, la tarea de reconocer a sus retoños Erick, Eileen y Emanuelli, y a Seguinot Ramírez.  Así lo manifestó Cynthia Santiago, oficial de prensa y ayudante especial de la directora ejecutiva del Instituto de Ciencias Forenses, Hedda L. Rodríguez, quien platicó con el médico que está atendiendo a Martins Da Rocha en un hospital donde fue llevada al llegar a Puerto Rico, luego de concretar su viaje de trabajo en Estados Unidos.

Seguidamente, Santigo explicó que como la mujer estaba casada legalmente con Seguinot Ramírez, ella es la persona responsable de identificar su cuerpo o transferir esa responsabilidad.

Al momento, de acuerdo a Santiago, nadie había pasado a hacer la identificación, proceso necesario para comenzar con la autopsia de cada uno de los cuerpos.

La autopsia de los 4 cadáveres la estará realizando la propia directora ejecutiva del ICF. La razón, explicó Santiago, es que el ICF establece que debe ser un mismo patólogo quien haga las autopsias en un mismo caso, no importa cuántos cuerpos sean.

Según Santiago, se espera que mañana algún familiar pase a identificar a Seguinot Ramírez.

Aunque los cuerpos están en el ICF de San Juan, donde actualmente solo hay 5 patólogos, puede identificarlos en cualquiera de los Laboratorios del ICF alrededor de la Isla, puesto que la misma se realiza por medio de una fotografía de la cara de los occisos.

Explicó que la autopsia puede estar lista en un día y que lo más que toma tiempo son las pruebas toxicológicas que se realizan como parte del protocolo del ICF. Es por esta razón que el informe tarda más tiempo en estar listo.

Fue en la mañana de ayer, miércoles, en la que oficiales de la Policía de Puerto Rico hallaron estos tres niños de 6, 8 y 10 años estrangulados en la residencia de su abuela, Melvia Ramírez, en el urbanización Jacaranda, en Ponce.

En la misma escena se halló el cuerpo del padre de los menores, colgando del alero de la casa.