Luis Irizarry Pabón: Presto a desobediencia civil para impedir demolición en Ponce Centro

Desde marzo del 2021, tanto el ayuntamiento como el Instituto de Cultura Puertorriqueña han expresado oposición a que se demuela la estructura, inaugurada en el año 1933 como primera oficina postal estadounidense en Puerto Rico.

Foto: Enzo Delgado

De no haber más opciones, el alcalde Luis Irizarry Pabón recurrirá a los tribunales o, incluso, optará por la desobediencia civil para impedir que el Servicio Postal federal derribe la antigua sede del correo entre las calles Atocha, Guadalupe y Bertoly de Ponce.

Desde marzo del 2021, tanto el ayuntamiento como el Instituto de Cultura Puertorriqueña han expresado oposición a que se demuela la histórica estructura, inaugurada en el año 1933 como primera oficina postal estadounidense en Puerto Rico.

El edificio ha estado en desuso desde febrero de 2018, cuando un incendio destruyó porciones de su azotea. Las llamas, originadas en una vivienda abandonada cercana, también devastaron la antigua sede del Partido Popular Democrático, sin saldo de víctimas o heridos.

En días recientes, la instalación de andamios para la limpieza y remoción de asbesto en el inmueble reavivaron temores de que la estructura pronto será derribada, así como un letrero que anunciaba la eventual demolición. Sin embargo, el mismo fue removido este martes.

“Estructuralmente, el edificio está en buenas condiciones. Solamente se afectó el techo y eso es reparable. No hay una razón obvia para demoler ese edificio histórico”, sostuvo Irizarry Pabón, quien este martes protagonizó una protesta frente a la estructura.

“El permiso que tienen es de Recursos Naturales y la Junta de Planificación para la remoción de asbestos y plomo de la pintura del edificio. Hasta ahora, no hemos encontrado que tengan permiso para demolición. Sin embargo, me han comentado que como es un edificio federal, no tienen que pedir ese permiso”, abundó. “No tienen permiso para demoler, pero el letrero (removido) dice otra cosa”.

“Es bien importante dejarnos escuchar. Todos los ciudadanos, los ponceños y los que aman a esta ciudad, tenemos que levantar nuestra voz”, continuó. “Si hay que hacer desobediencia civil, lo vamos a hacer”.

En marzo del pasado año, el Senado de Puerto Rico aprobó por unanimidad la Resolución Concurrente 10 para repudiar cualquier plan dirigido a demoler el edificio.

Asimismo, en junio ese cuerpo también aprobó la Resolución Concurrente 9 que ordena a la Comisionada Residente Jennifer González a tomar medidas para impedir la demolición y gestionar la transferencia de la titularidad del edificio al Gobierno Municipal de Ponce.

Aún así, el plan para derribar la estructura parece estar activo.

“En la ultima comunicación que tuvimos, en noviembre, indicaron que la consideración que tienen era demolerlo, porque no le tienen otra utilidad al edificio”, sostuvo el alcalde.

“Pero vamos a hacer todo lo que tengamos que hacer, incluyendo la desobediencia civil, para evitar que esto sea destruido”, insistió.

¿Transferido a la alcaldía?

Por otra parte, Irizarry Pabón reclamó que el edificio histórico, que desde el 2003 lleva el nombre de Luis A. Ferré, sea transferido al Gobierno Municipal de Ponce para ser restaurado y utilizado para otro propósito.

Entre las alternativas, se pondera utilizar el edificio como museo o “escuela taller”.

“Podría ser una escuela donde se adiestre a diferentes profesionales, desde albañiles hasta obreros que trabajen en la restauración de edificios históricos”, expuso el alcalde.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.