2020: el año de la transformación energética en la montaña

Además de propiciar la primera Red Comunitaria de Generación, Almacenaje y Distribución de Energía Solar, Casa Pueblo energizará próximamente una escuela e incursionará en formas de biomasa.

Fotos archivo

Durante el primer trimestre del nuevo año, los puertorriqueños al fin contemplarán los frutos de proyectos que Casa Pueblo impulsa para liberar al país de su dependencia energética, auguró su director asociado, Arturo Massol Deyá.

Entre estos, resalta la final instalación de 600 paneles fotovoltaicos capaces de suplir electricidad de bajo costo a 15 pequeños comerciantes del centro urbano de Adjuntas.

La iniciativa en desarrollo bajo un modelo cooperativista, será la primera Red Comunitaria de Generación, Almacenaje y Distribución de Energía Solar, puntualizó el también biólogo y catedrático universitario.

El proyecto permitirá que los comerciantes reduzcan sus costos de operación y que las ganancias generadas se reinviertan, tanto en la extensión de la red a otros negocios de la zona, como en equipos de generación eléctrica solar para familias de bajos ingresos en Adjuntas.

“Tenemos una agenda del 2020 completamente llena de buenas noticias para Adjuntas y para Puerto Rico”, destacó. “Mientras en el gobierno lo que ves es estancamiento, problemas para ejecutar proyectos y una guerra para ver quién es el que va a dirigir esa agenda colapsada, vas a ver en el poder social y la gestión comunitaria la construcción de un nuevo modelo energético alternativo”.

“Para abril, que es cuando vamos a hacer nuestra Fiesta al Sol, esperamos ya estar en la etapa de instalación de Adjuntas por lo Solar, que es un proyecto ambicioso y complicadísimo, en términos de lo que se pretende”, añadió.

La gesta -que coincidiría con la celebración del 40 aniversario de Casa Pueblo- se realiza en alianza con la Fundación Honnold, la empresa emergente de vehículos eléctricos Rivian y la firma con base en San Francisco, Empowered by Light.

Cuando estén en operación, los 600 paneles con microinversores y bancos de baterías de litio permitirán a cada comercio operar con energía solar, incluso, sin radiación directa del sol durante dos o tres días consecutivos.

“El país tiene muchos recursos endógenos. El sol es uno, tenemos viento, agua y estamos evaluando biomasa. Recursos tenemos para lograr la independencia energética”, insistió Massol Deyá.

“El país tiene que impulsar esta ruta, que no la vemos del gobierno. Desde el punto de vista de la Autoridad de Energía Eléctrica, si es por ellos, lo que quieren es castigarnos más con nuevos impuestos al sol y a fuentes renovables. Esto es una forma de liberarnos”, abundó.

A energizar una escuela

Massol Deyá además mencionó que durante el nuevo año Casa Pueblo intervendrá en una escuela en la montaña, para energizarla mediante otro sistema fotovoltaico con capacidad para almacenaje. 

“La escuela está bajo amenaza de cierre por la inestabilidad de los apagones. Ahí el problema es que, además de las clases, están perdiendo los alimentos en el comedor”, dijo. 

“Esta es una forma de darle seguridad energética a la escuela y que, en caso de una emergencia, ese comedor pueda servir de cocina para la comunidad”, continuó.

Experimenta con biomasa

Por otra parte, Massol Deya indicó que durante el mes de febrero Casa Pueblo contempla instalar su primera unidad de generación de electricidad con biomasa, para transformar los desechos del café en energía.

El proyecto se realiza en colaboración con la Universidad de Michigan.

“La idea es que sirva como un circuito híbrido en el que se pueda utilizar luz solar durante el día y biomasa por la noche. Son recursos endógenos que pueden utilizarse para promover la actividad agrícola”, explicó.

“Estamos hablando de ayudar al agricultor a producir su propia energía con los desperdicios del café. Sería un retorno inmediato para el agricultor”, agregó.

La iniciativa se concibió en diciembre de 2017, a dos meses del paso del huracán María, y evolucionó tras un acercamiento de la doctora Ivette Perfecto, ecóloga puertorriqueña y profesora de la Universidad de Michigan.

“Estamos en un proyecto piloto y sabemos que funciona, pero hay preguntas que queremos contestar también”, planteó el director asociado de Casa Pueblo. “A finales de febrero vamos a hacer la presentación y vamos a estar inaugurando esta unidad para que las personas puedan conocer esta iniciativa de energía”.

“Una de ellas va a estar ubicada en Casa Pueblo y se está trabajando en una segunda unidad para el transmisor de Radio Casa Pueblo. Esperamos también dar unos talleres para que la gente pueda hacer sus propias unidades”, continuó.

“Nos crea mucha ilusión cerrar este año 2019, porque sabemos que en el 2020 continúa ese proceso de transformación por el bien común”, concluyó.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.