“Ponce está teniendo una epidemia de Zika significativa”

Foto archivo

Sobre 377 casos sospechosos de Zika, incluyendo siete embarazadas, se han identificado en solo dos instalaciones hospitalarias de Ponce desde el pasado mes de marzo.

No obstante, un estudio sobre la incidencia local del virus sugiere que el número real podría contarse en los miles y que el nivel de contagio se está acelerando.

Como explicó a La Perla del Sur la pediatra Luisa Alvarado Domenech, principal investigadora del Sistema de Vigilancia Aumentada de Dengue y Enfermedad Febril Aguda, la mayoría de los casos de Zika en el sur están pasando “por debajo del radar”.

“Ahora mismo Ponce está teniendo una epidemia de Zika significativa”, alertó Alvarado Domenech.

“La curva de aumento se está acelerando y en junio estaban aumentando marcadamente los casos. Es impresionante. Los casos que tenemos son hasta el 23 de junio. Desde entonces, fácilmente podríamos tener cien casos sintomáticos más”, añadió.

A nivel isla, el Departamento de Salud ha identificado 2,387 casos de Zika, incluyendo 339 en mujeres embarazadas. También se han reportado 44 hospitalizaciones vinculadas al virus, así como 16 diagnósticos del síndrome de Guillain Barré que aún se investigan.

No obstante, Alvarado Domenech aclaró que solo el 20 por ciento -o uno de cada cinco pacientes de Zika- manifiestan síntomas, por lo que en teoría el número real de casos en la región de Ponce podría superar los 1,800.

“Yo sospecho que es más que eso, pero eso sería un estimado conservador de lo que tenemos”, sentenció la doctora.

“También hay que ver que no todas las personas con síntomas están viniendo a sala de emergencia. Muchas personas se están quedando en su casa”, añadió. “Incluso, el número de los sintomáticos está subestimado”.

Cuando a esto se suma que los 377 casos identificados por el Programa fueron reportados en solo dos instituciones hospitalarias de Ponce y que no incluyen los diagnósticos del Hospital Damas, Hospital Metropolitano Dr. Pila, Hospital San Cristóbal, la Clínica de Metro Pavia y oficinas de médicos, la cifra inminentemente es mucho mayor.

Establecido en el año 2012, el Sistema de Vigilancia Aumentada de Dengue y Enfermedad Febril Aguda se creó inicialmente con el objetivo de estudiar la epidemia de dengue que imperaba en la isla.

Actualmente, la sede del programa ubica en los predios del antiguo Hospital de Distrito en Ponce, hoy Hospital Episcopal San Lucas.

A partir del 2014, el proyecto incluyó la incidencia de chikunguña y desde marzo de este año ha comenzado a contabilizar y monitorear casos de Zika.

En Ponce, los diagnósticos incluyen personas de 20 municipios del sur y otros 28 pueblos de la isla.

“En Ponce hay muchas universidades y estudiantes de toda la isla, sin mencionar que es un pueblo frecuentado por personas que hacen turismo interno”, explicó la doctora.

“Tormenta perfecta”

Alvarado Domenech además indicó que cuando se suma la incidencia de los casos con la falta de conocimiento sobre cómo se propaga el virus, los pronósticos apuntan a que el contagio se acelerará en los próximos meses.

Según explicó, muchas personas aún desconocen que el Zika puede también transmitirse por contacto sexual. Cuando a esto se suma que cuatro de cada cinco personas puede desconocer que tiene el virus -por no presentar síntomas- el alza en casos resulta inminente.

De acuerdo a estadísticas del Programa, el 62 por ciento de los casos identificados han ocurrido en personas entre las edades de 20 a 59 años, individuos que podrían estar sexualmente activos.

“Como científica, estoy muy preocupada por esta epidemia que estamos teniendo”, puntualizó Alvarado Domenech. “Es una tormenta perfecta para este momento en Puerto Rico”.

El panorama, agregó, podría agravarse con el inicio de clases en agosto, sobre todo entre niños de edad escolar, si no se toman medidas efectivas para evitar el contagio mediante picadura de mosquito.

El estudio del Sistema de Vigilancia indica que el 28 por ciento de los contagios en la zona ocurren entre jóvenes de 19 años o menos.

Urge ser proactivo

Para frenar la expansión del contagio en la zona, Alvarado Domenech hizo un llamado a que todos sean proactivos y exhortó en especial a quienes ya tienen Zika.

Según explicó, un mosquito que pique a una persona con el virus puede infectar a otras de un mismo entorno, sean familias o vecinos.

“El mosquito no va muy lejos al buscar a quién picar y un mosquito infectado puede durar hasta 30 días, (periodo) en los que infectará a otras personas”, abundó.

“Una de las razones importantes para ir al médico y buscar un diagnóstico es para que puedas alertar a las personas con las que compartes en tu diario vivir, sean familiares, amigos o compañeros de trabajo”, concluyó.

Zyka