Abundantes las promesas de campaña incumplidas por la alcaldesa de Ponce

En el 2012, María Meléndez Altieri también prometió gestionar 60 proyectos estratégicos, con una inversión que rondaría los $100 millones. La misma promesa la repitió en el 2016, cuando se hizo evidente la descapitalización de las arcas municipales.

Foto Archivo

La creación de un majestuoso frente marítimo en La Playa de Ponce, la adquisición de una flota de helicópteros para dotar a la Policía Municipal con una unidad aérea y la construcción de un tren liviano capaz de interconectar a Ponce con los demás municipios del sur, a un costo de $550 millones.

Aunque parezcan utopías o un ejercicio de fantasía, estas son solo algunas de las promesas de campaña promulgadas por la alcaldesa de Ponce, María Meléndez Altieri, para ganar el favor y el voto del electorado ponceño, durante los pasados 12 años.

La retahíla de ofertas contenidas en sus plataformas para las elecciones del 2008, 2012 y 2016, sin embargo, colisionan con la realidad que vive la ciudad, a 12 años de su ascenso a la poltrona municipal.

A fondo

A días de otra contienda electoral, La Perla del Sur revisó las plataformas presentadas por la incumbente para esos comicios y el resultado puso al relieve una profusa cantidad de iniciativas abandonadas y promesas incumplidas.

En el 2008, bajo el lema “Ponce Ciudad Completa”, la entonces retadora novoprogresista auguró la creación de 30 mil empleos, pese a la recesión económica.

Para ello, prometió “desarrollar al máximo las capacidades de trasbordo” del Puerto de Las Américas e impulsar un “nuevo modelo de desarrollo agrícola”. Asimismo, apuntó a la construcción del Centro Regional de Procesamiento de Productos Agrícolas y la creación del Distrito Gastronómico del Sur.

Ninguna se concretó.

En el 2012, Meléndez Altieri también prometió gestionar 60 proyectos estratégicos, con una inversión que rondaría los $100 millones. La misma promesa la repitió en el 2016, cuando se hizo evidente la descapitalización de las arcas municipales.

Entre las iniciativas prometidas entonces y olvidadas al presente figuraron la creación del Frente Marítimo Cosmopolita en La Playa de Ponce y un proyecto portuario denominado la Marina de Las Américas, para acoger a cruceros internacionales.

A estos se sumó el denominado Circuito Náutico del Caribe, una propuesta que defendía la creación de una “ruta acuática recreacional para el eslabonamiento de activos costeros en un circuito náutico”.

En el ámbito de la salud, la lista de promesas con las que no se cumplió incluye la creación del Instituto Municipal de Salud Preventiva y Salud en el Hogar, el Centro Residencial de Recuperación y Desintoxicación para personas con problemas de sustancias y alcohol, y el Centro Especializado para Niños con Deficiencia en el Aprendizaje (CENDA).

Otras propuestas enarboladas por la alcaldesa, pero que nunca se concretaron, lo son el Instituto de Biomecánica Deportiva, el Museo Ponceño de Arte Contemporáneo, la Ruta Turística de El Vigía, el Boulevard Internacional del Deporte y el Circuito Vial de Conexión Industrial, entre la zona portuaria y el Aeropuerto Mercedita.

Proyectos inconclusos

Otros proyectos emblemáticos que en efecto fueron iniciados, no han sido completados debido a falta de fondos o complicaciones en la etapa de planificación.

Entre ellos resaltan el Acueducto Rural del Norte de Ponce, las fases subsiguientes del centro gubernamental Ponce Servicios y el inconcluso Parque Ecológico.

Este último, inaugurado en septiembre de 2012 tras una inversión de $4 millones, debió convertirse en un pulmón verde para la ciudad y una concurrido zona de recreación pasiva.

La llamativa estructura central de 110 pies de diámetro y 40 pies de altura, que debió convertirse en una “torre verde” con franjas de jardín vertical, permanece casi en su esqueleto metálico. Entretanto, a ocho años de su construcción, la exuberante vegetación prometida para el área luce ausente. Asimismo, la anunciada segunda fase, que incluiría la creación de un jardín de plantas medicinales, tampoco se materializó.

Aunque en su inicio, el espacio sirvió como eje de exposiciones y actividades, en años recientes ha caído en la subutilización.

De igual forma, las ilusiones creadas en el año 2012 con la prometida Ciudad Deportiva Millito Navarro, se han desvanecido, por sí solas.

La instalación deportiva, que debió construirse con una inyección de $32.3 millones, permanece inconclusa ocho años después. Lo poco que se construyó, incluyendo canchas de tenis y un área para “deportes extremos”, permanecen víctimas del descuido y la falta de promoción y mantenimiento.

Sus atractivos principales como la Escuela del Deporte, la Clínica de Medicina Deportiva, la pista atlética, el parque de pelota y los pabellones para clínicas de boxeo, artes marciales, gimnasia y balonmano, nunca se edificaron.

SITRAS: promesas y realidades

Incluso, proyectos bandera que son considerados exitosos como el Sistema Integrado de Transportación del Sur (SITRAS), aún no alcanzan las ambiciosas promesas hechas por Meléndez Altieri durante sus campañas políticas: una efectiva carnada para pescar votos.

Por ejemplo, el sistema actual resulta ser muy diferente al que prometió inicialmente.

El sistema de transporte colectivo trazado en el 2008 por la alcaldesa supuestamente contaría con una inversión de $550 millones y se extendería fuera de la jurisdicción de Ponce.

Incluso, como consta en la propaganda política que difundió durante su campaña, SITRAS abarcaría la construcción de un “tren liviano” que llegaría a siete municipios vecinos, en unión a 60 guaguas, 19 estaciones para pasajeros y “autobuses ecológicos”.

El sistema actual cuenta con una fracción de las guaguas anunciadas y los planes de extender sus rutas a los municipios vecinos quedó en nada.

Seguridad

De igual modo, durante sus pasadas tres campañas políticas Meléndez Altieri ha prometido una reingeniería de la Policía Municipal, al igual que expandir sus capacidades.

En su plataforma del 2012, de hecho, la alcaldesa prometió la adquisición de varios helicópteros para dotar al cuerpo municipal con una unidad aérea.

Asimismo, se comprometió con la instalación de 300 nuevas cámaras de seguridad y la creación de lo que denominó la “Red Anticrimen de Vídeo Digitalizada”. También, la instalación de “sistemas inteligentes de rotulación para mejorar el flujo vehicular”.

Ninguna se cumplió, como prometido.

En el 2008 igualmente prometía la construcción de un moderno Centro de Mando para la Policía Municipal, para lo cual remodelaría la antigua comandancia de la Policía Estatal en la Avenida Hostos.

Aunque instaló letreros monumentales frente a esa sede, anunciando la obra, el proyecto tampoco se concretó. En su lugar, la estructura ha sido abandonada, casi en ruinas, víctima de vandalismo.

Del mismo modo, en las campañas del 2008 y 2012 prometió construir nuevos cuarteles y expandir los servicios de vigilancia en las comunidades.

Sin embargo, en su más reciente presupuesto 2020-2021, la alcaldesa recortó $479 mil al presupuesto de la uniformada municipal y eliminó la asignación para el Programa de Policía de la Comunidad. De hecho, desde el año 2010, el presupuesto anual de la Policía Municipal ha ido en descenso, bajando 13 por ciento.