Plantas ornamentales: las nuevas querendonas en tiempos de pandemia

La Clavelina o Dianthus chinensis requiere mucha luz solar directa y se puede sembrar durante todo el año.

Foto suministrada

La decoración con plantas ornamentales trasciende de lo estético, ya que su presencia en el hogar provee múltiples beneficios.

Entre otros, ayudan a reducir el estrés de personas en viviendas y oficinas, favorecen la concentración, generan sensación de bienestar y mejoran la calidad del aire.

Para lograr el óptimo crecimiento de ellas, considere los siguientes puntos:

Planificación del jardín (interior o exterior)

Prepare un croquis del espacio que tiene disponible para ubicar tiestos o canastas, con medidas exactas, para saber cuántas plantas puede acomodar. Además, evalúe cuánta luz reciben durante la mañana, al mediodía y en la tarde las habitaciones donde se ubicarán.

Luego, prepare una lista que detalle las plantas que interesa sembrar y conozca sus especificaciones.

Si va a comprar semillas o plantas, considere primero los suplidores y viveros locales y desinfecte las semillas, de ser necesario, preparando una mezcla en proporción nueve a uno, de agua y cloro, o de cuatro cucharadas de vinagre en medio galón de agua.

En caso de que adquiera plantas grandes, se recomienda colocarlas en cuarentena antes de integrarlas a su jardín. Así podrá evaluar si son objeto de alguna plaga o enfermedad y prevenir que contagien al resto.

Entre las plantas ornamentales más cotizadas en el mercado resaltan:

  • Las playeras (Catharanthus roseus): requieren mucha luz solar directa y crece bien durante temporada seca.
  • Las miramelindas (Impatiens): requiere mucha luz solar indirecta
y crece bien en temporadas de lluvia y temperaturas frescas.
  • Clavelina (Dianthus chinensis): requiere mucha luz solar directa y se puede sembrar durante todo el año.
  • Caléndula (Calendula officinalis / Marigold): requiere mucha luz solar directa, tolera altas temperaturas y se puede sembrar durante todo el año.
  • Margarita (Melampodium divaricatum): requiere mucha luz solar directa, tolera altas temperaturas, y crece bien en lugares con alta humedad y calor.
  • Begonias (Begonias L.): requiere mucha luz solar directa, tolera altas temperaturas y ambientes secos, y resiste bien la brisa.
  • Pentas (Pentas lanceolata): requiere mucha luz solar directa y se adapta bien a zonas húmedas, tanto como a zonas secas.
  • Plumbago (Plumbago auriculata): requiere mucha luz solar directa, tolera altas temperaturas y ambientes secos, pero no tolera los encharcamientos. Por lo tanto, debe tener buen drenaje.
  • Petunia (Ruellia L.): requiere mucha luz solar directa, se adapta bien a zonas húmedas y calurosas, y le agrada el agua de lluvia.
  • Cariaquillo (Lantana cámara): requiere mucha luz solar directa, se adapta bien a zonas semi secas y calurosas, y en Puerto Rico ha probado ser resistente al salitre.

Medio para sembrar

El medio que se elija para su siembra debe, además de ser ligero, retener humedad y, a su vez, tener buen drenaje.

Generalmente, la mezcla para plantas ornamentales debe incluir tres partes iguales de “potting soil”, de turba (peat moss) y arena, perlita o vermiculita.

A cada cuatro galones de “potting soil” que utilice, puede añadir de dos a tres onzas de “Superfosfato 20%” y 3⁄4 onzas de cal dolomítica, y luego puede incorporar tres cucharadas de abono organo mineral 6-6-6 a cada cuatro galones de la mezcla final.

En cuanto a los contenedores que elija para sembrar, evalúe desde la necesidad de espacio que tendrá la planta para su crecimiento, así como su costo y disponibilidad, su calidad (material resistente) y drenaje.

Otro tema crucial será la luz, ya que hay plantas que requieren mucha y otras que crecen muy bien con luz indirecta, filtrada o en semi sombra.

Aun así, tenga presente que, en promedio, las plantas ornamentales de exterior necesitan entre cuatro a seis horas diarias de luz solar, y que los períodos ideales para su exposición al sol son en tempranas horas de la mañana y las últimas de la tarde.

Entretanto, las mayoría de las plantas ornamentales de interior prefieren espacios de la casa con buena claridad y sin sol directo. Por eso, es importante protegerlas de la resolana, lo que puede lograr cerrando ventanas o colocando cortinas.

Y aquí una orejita: las plantas que requieran más luz se pueden ubicar en las habitaciones orientadas al sur y las que demanden menos luz, en habitaciones que dan al norte.

Para saber si alguna necesita más exposición solar de la que recibe, entonces observe si su aspecto cambia a uno pálido y débil, si se torna marchita, si produce poca o ninguna flor y si experimenta la caída de las hojas.

Hidratación

Por otro lado, como el riego es clave para tener plantas ornamentales saludables, tenga presente que las plantas ubicadas en lugares con mucha luz solar, altas temperaturas y aire seco requieren más agua que plantas localizadas en sitios más oscuros, frescos y con aire húmedo.

Y tan pronto conozca cuánta agua necesitarán las que vaya a sembrar, trate de regarlas en horas de la mañana y, mejor aún, con agua de lluvia, si la tiene disponible.

Al regar, trate de no humedecer sus hojas y flores, ya que esto puede causarles enfermedades por hongos, y tenga presente que aquellas que estén en estado de floración consumirán más agua que cuando no tienen flores.

Otro dato: en suelo arcilloso se riega menos, porque este medio almacena más agua y en suelo arenoso se debe regar más, porque este tipo de tierra retiene poca agua. En cualquiera de los casos, sin embargo, deberá regar con más frecuencia de lo habitual durante los meses de verano.

Mantenimiento

Para lograr el óptimo estado de todas sus plantas ornamentales, remueva la maleza que crezca alrededor de ellas, remuévale las hojas secas o dañadas y para podar siempre utilice una tijera. Si arrranca hojas con las manos podría causarles heridas.

Cada cierto tiempo, también procure acondicionar el suelo donde se encuentran. Para esto, lo ideal es remover la planta de su tiesto o canasta, con mucha precaución, y sacar toda la tierra de ese contenedor.

Luego, proceda a limpiar y desinfectar el envase con agua oxigenada, y deje secar al sol. Añada materia orgánica o nueva mezcla de suelo y proceda a resembrar la planta en el tiesto, para luego regarla con bastante agua.

Por último, para un manejo adecuado de plagas y enfermedades, es puntual inspeccionarlas constantemente. Para prevenir y manejar estas situaciones, utilice productos como el neem, azufre o jabón insecticida. Este último puede prepararlo con dos cucharadas de jabón (insecticide soap disponible en comercios) por cada galón de agua.

En caso de que vaya a utilizar plaguicidas, consulte primero a su agrónomo de área y siempre lea la etiqueta antes de aplicar.

(La autora es agrónoma y agente del Servicio de Extensión Agrícola en su Unidad Extendida de Ponce, Peñuelas y Juana Díaz. Para orientación adicional o sugerir temas para su próxima colaboración en La Perla del Sur, escriba a irene.roman@upr.edu)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.