La Batalla del Asomante: una historia de heroísmo

Las tropas españolas, compuestas por peninsulares y puertorriqueños ubicados en las Trincheras del Asomante, nunca se rindieron.

foto suministrada

(Segundo y último de serie)

Luego del desembarco estadounidense en Ponce el 28 de julio de 1898, el escenario de guerra se trasladó a los pueblos de Coamo y Aibonito: destinos donde más de una batalla dejó el saldo de muertos y heridos, pero también abrió paso a héroes que estuvieron dispuestos a ofrendar su vida por la defensa de la isla.

A continuación, Isla Caribe presenta los acontecimientos que marcaron el antes y después en la historia de Puerto Rico.

La entrega del Cuartel de Infantería de Ponce

Durante la madrugada del 28 de julio de 1898 ocurrió un hecho pococonocido y poco estudiado, pero de gran importancia y significado.

Luego de que el gobierno español en la isla aceptara las capitulaciones para la entrega de Ponce y antes de que las tropas estadounidenses desembarcaran, se dio la orden de retirada a las tropas españolas.

El ejército español en Ponce estaba compuesto por tres compañías del batallón Cazadores de la Patria N.25, el batallón de Voluntarios N.9, una sección de la Guardia Civil, fuerzas de orden público y una compañía de bomberos, todas al mando del comandante Rafael Martínez Illescas, quien había quedado al mando tras la destitución el 27 de julio de 1898 del coronel Leopoldo San Martin.

Este ultimo trató de retirar las tropas españolas y así evitar la destrucción del poblado de La Playa de Ponce.

Antes de marchar hacia Aibonito, vía Juana Díaz y Coamo, Martínez Illescas -un peninsular español nacido en la ciudad de Cartagena que había llegado a Puerto Rico en 1886 a la edad de 31 años- entregó al capitán del Cuerpo de Bomberos de Ponce, Luis Casals, las llaves del Cuartel de Infantería, hoy Escuela de Bellas Artes, con lo cual pasó a ellos la vigilancia de la ciudad.

Al medio día de ese 28 de julio de 1898, Casals entregó esas mismas llaves a un batallón norteamericano que ocupó el cuartel.

7 de agosto 1898 – Avanza el ejército

Este día y al mando del mayor general James Harrison Wilson, alrededor de 3,200 soldados divididos en el Segundo y Tercer Regimiento de Voluntarios de Wisconsin, la Batería F del Tercer y Cuarto Regimiento de Artillería, el Escuadrón C de Caballería del Regimiento de Nueva York, una sección del Cuerpo de Señales y el Regimiento N. 16 de Voluntarios de Pennsylvania comenzaron su marcha desde Ponce hacia el pueblo de Aibonito.

Con la ayuda de unos mapas y croquis preparados por el ponceño Carlos Patterne, quien se había puesto al servicio del ejército norteamericano desde el mismo día del desembarco, y el maestro coameño Rufino Huertas, soldados norteamericanos exploraron los caminos del oeste y norte de Coamo.

9 de agosto 1898 – La Batalla de Coamo

En la mañana del 9 de agosto y gracias a la información provista por los mapas y los croquis proporcionados por Patterne y Huertas, el ejército norteamericano comenzó su ataque por el oeste y el norte de Coamo.

Al ser informado del ataque, el comandante Rafael Martínez Illescas, quien había recibido la orden de permanecer y defender el pueblo de Coamo junto a aproximadamente 250 soldados, comenzó la defensa y el desalojo del pueblo.

La batalla de Coamo llegó a su punto culmínante a eso de las 9:00 de la mañana, cuando en la salida de Coamo hacia Aibonito por la carretera Central (PR-14), Rafael Martínez Illescas cabalgaba valientemente frente a sus soldados, animándolos en el combate, mientras supervisaba el desalojo de otras tropas del pueblo de Coamo hacia Aibonito.

En uno de sus valientes recorridos recibió un disparo en el pecho y cayó mortalmente herido.

Al percatarse de lo sucedido, el capitán Frutos López, segundo al mando de las tropas españolas, corrió hacia Illescas, pero también fue muerto por un disparo estadounidense.

Al quedarse sin sus dos principales líderes, un capitán español de apellido Hita dio la orden de rendición y muchos procedieron a entregar las armas. Otros, como el teniente Redondo, el sargento Fernández y miembros del batallón Cazadores de la Patria no estuvieron dispuestos a rendirse y se desplazaron hacia el Asomante.

Los cuerpos de Martínez Illescas y Frutos López fueron llevados a una casa de caminero, donde recibieron honores por el alto mando estadounidense. Desde allí, una escolta del ejército estadunidense trasladó los restos del comandante Rafael Martínez Illescas a la ciudad de Ponce, donde fueron entregados a su viuda, doña Eugenia Bugallo e Iroa.

Al presente, en la carretera PR-14, salida de Coamo hacia Aibonito, se erigen dos obeliscos comisionados por la Legión Hispano Americana para identificar el lugar donde cayeron muertos Martínez Illescas y Frutos López.

12 de agosto de 1898 – La Batalla del Asomante

Al igual que para la Batalla de Coamo, los días 10 y 11 de agosto fueron utilizados por las tropas estadounidense para el reconocimiento y la creación de mapas y croquis de los caminos que servían de entrada al pueblo de Aibonito.

En horas de la mañana del 12 de agosto de 1898, el capitán R.D. Potts, al mando de una batería de artillería y escoltado por una compañía del Tercer Regimiento de Wisconsin, inició su ruta por la carretera Central hacia Asomante.

Al llegar a cierto punto fueron recibidos por cañonazos y granadas de dos cañones Plasencia disparados por los soldados españoles y puertorriqueños, ubicados en las trincheras de Asomante.

Durante este intercambio de disparos que duró aproximadamente tres horas el ejército estadounidense no pudo adelantar ni un metro, además de sufrir la baja de dos soldados y cinco heridos. Este mismo día, y luego de retirarse, el alto mando estadounidense fue notificado de la firma del armisticio entre España y Estados Unidos, que ponía fin a todas las operaciones de guerra.

Las tropas españolas, compuestas por peninsulares y puertorriqueños ubicados en las Trincheras del Asomante, nunca se rindieron.

El 13 de agosto de 1898, el gobernador de Puerto Rico, teniente general Manuel Macías y Casado, envió un mensaje donde informaba de la veracidad del armisticio y donde informaba a los estadounidenses los lugares donde se mantendrían las fuerzas españolas, hasta que se estableciera el rumbo de los acuerdos entre España y Estados Unidos.

Aibonito pasó a manos del ejército estadounidenses el 24 de septiembre de 1898.

Para caminar y explorar los lugares que sirvieron de escenarios para estos hechos históricos que culminaron en las Trincheras de Asomante, Isla Caribe invita al recorrido especial “La Batalla del Asomante”.

La misma tendrá lugar este sábado, 17 de agosto, con salida a las 8:00 de la mañana desde la tienda Utopía, frente a la Plaza las Delicias de Ponce.

Para información y reservar espacios puede llamar al 939-265-5691 o buscar Isla Caribe en todas las redes sociales como islacaribepr o islacaribepr.com.

(Colaboración editorial de Isla Caribe para La Perla del Sur)