Tome nota: si la luna está llena o en cuarto menguante…

La luna ha sido utilizada por nuestros ancestros para marcar periodos de cosecha, por lo que es parte importante en el desarrollo de nuestros cultivos y agricultura. No se recomienda cortar material para esquejes durante la luna llena, debido a que hay mucha agua en la planta y las hormonas no ayudarán a estimular el desarrollo de raíces.

Foto suministrada

Como señalamos semanas atrás, la luna es un satélite natural de vital importancia para la vida animal y vegetal, ya que brinda equilibrio a los ecosistemas del planeta.

Así mismo, debemos recordar que cada una de sus fases favorece diversas actividades agrícolas, razón por la cual es importante conocer sus efectos y cómo beneficiarnos de ellos.

A continuación, otros dos ciclos:

Luna llena

En este ciclo ocurre poco crecimiento de raíces y mucho crecimiento de hojas, por lo que las plantas cuentan con mayor cantidad y movimiento interno de agua.

Suele surgir un aumento de plagas en esta fase, ya que la savia se encuentra principalmente concentrada en las hojas de la planta. No se recomienda cortar material para esquejes durante la luna llena, debido a que hay mucha agua en la planta y las hormonas no ayudarán a estimular el desarrollo de raíces. También, el agua que está dentro de los esquejes saldrá, provocando su deshidratación.

Entre las labores que se recomiendan para este período resaltan cosechar bienales, perennes, bulbos y raíces que son sembradas en una temporada y que rinden fruto al año siguiente, como cebollas, papas, ruibarbo, uvas, trigo de invierno, bayas, zanahorias y tubérculos, además de árboles y arbustos.

También se recomienda fertilizar o abonar las plantas, deshierbar y voltear composta.

Cuarto menguante

Cuando la intensidad de los rayos lunares empieza a disminuir es buen momento para el trasplante, por crecimiento rápido y vigoroso de raíces.

Al existir poca cantidad de luz, el crecimiento de las hojas es lento, por la cual la planta usa parte de su energía en el crecimiento de sus raíces. Con una raíz fuerte, la planta puede obtener nutrientes y agua suficiente para un crecimiento saludable.

Entre las labores que recomendamos para esta fase podemos figuran el propagar esquejes, preparar composta, deshierbar; cultivar, remover y arar terreno; remover raíces, la limpieza de tierra para nueva cosecha y recoger frutos de farináceos (viandas).

La luna ha sido utilizada por nuestros ancestros para marcar periodos de cosecha, por lo que es parte importante en el desarrollo de nuestros cultivos y agricultura.

Hay que mencionar que cuando se realizan cada una de las labores/tareas en la finca también se debe considerar la época de siembra, el tipo de suelo, la fertilización, la humedad, la luz solar y el espacio disponible para sembrar.

Para más información o para sugerir temas de interés, puede llamarnos al Servicio de Extensión Agrícola Ponce/Peñuelas al 787-842-3150 o escribir al correo electrónico irene.roman@upr.edu.

(La autora es agrónoma, agente del Servicio de Extensión Agrícola y panelista de agricultura para el programa “Aquí estamos”, que se transmite de lunes a viernes a las 3:00 p.m. por WPAB 550 en Ponce)