Vuelve romántico con el poder del bolero

Era la Noche de San Juan, pero no la echaron de menos. De hecho, la convocatoria para escuchar un proyecto de Andy Montañez los sedujo más.

Allí, entre las calles Sol y Unión de Ponce, el Niño de Trastalleres les habló de “Sueños”, un compacto que agrupa 11 boleros reconocidos en la voz del cubano, Fernando Álvarez Montoya y que son parte de una muy cuidada producción.

- Publicidad -

El Sonero reconoció en Álvarez Montoya lo mejor del “filin” al momento de interpretar la música popular romántica. Aseguró que el cantante fallecido en el 2002 resume en su voz suave de tenor los sentimientos más sublimes de las letras de los grandes compositores de América.

Entre otros, Pedro Flores, Ernesto Duarte, Marta Valdés y nuestro jibarito, Rafael Hernández.

“Su fraseo, su voz y sus canciones me cultivaron desde jovencito entre las calles de mi barrio en Santurce, particularmente su trabajo en la canción ‘Sueños’, que justamente es el nombre de este proyecto, porque este compacto es un sueño para mí”, confesó un aún emocionado Andy Montañez.

“Aquí traigo esas baladas inolvidables que hicieron de Fernando el mejor intérprete del bolero”, continuó.

El cantante cubano fue uno de los más destacados de la canción de 1950 y 1960 en su Cuba natal. Comenzó su carrera artística en el 1945 con la Orquesta Hermanos Giro, dirigida por Sergio Calzado.

Tras su intervención en varios programas de la radio local, realizó presentaciones con otras agrupaciones como las orquestas Armonía Tropical, Trovadores de Rancho Club, la orquesta de Reinaldo Dambay, en la “jazz band” de Pacho Portuondo y en la banda de Mariano Mercerón.

En los primeros años de la década de 1950 integró la “big band” de Benny Moré. Posteriormente formó parte del Conjunto Casino de Roberto Espí, donde se hizo famoso por su interpretación de los boleros “Humo y Espumas” y “Cada noche que pasa” del compositor Rolando Rabí; “Llanto de luna”, de Julio Gutiérrez; “Canción de amor”, de Rolando Baró; “Llegaste tarde” de Wello Rivas, y “Si no eres tú” de Pedro Flores.

Desde ahí se convirtió en solista y grabó la canción “Ven aquí a la realidad” de Ernesto Duarte, cuya interpretación lo convirtió en una de las voces más aplaudidas de Cuba.

Aunque Andy se hizo famoso como exponente del género de la salsa, el bolero siempre lo cautivó. En el 1962 debutó con El Gran Combo de Puerto Rico, proyectándose como uno de los mejores.

En su desafío constante con el tiempo -ya tiene 74 años de edad- acumula 54 años de carrera musical y una infinita colección de escenarios que le mantienen vivo en su sonoro caminar.

“Yo estoy viajando mucho con mi orquesta y mis hijos. Tenemos mucho trabajo con la salsa, pero siempre saco mi tiempo para el bolero. Hay varias producciones por ahí que lo demuestran, incluso una de ellas ganó un Grammy. Ya yo creo que puedo hacer lo que me gusta y combino mis presentaciones con la realización de trabajos como este, que son proyectos personales que me entusiasman”, explicó en Ponce el cantante.

‘Sueños’ es un trabajo que se grabó en Cuba hace tres años y contó con la participación especial de Pablo Milanés y Omara Portuondo. El director y productor musical fue Dagoberto A. González, Jr.

“Este es un trabajo de mucho corazón y respeto. Narra la historia vocal de un artista tan inmenso como Fernando Álvarez”, destacó Andy.

La presentación del vocalista ocurrió en la librería El Candil e incluyó el disfrute de varias de sus canciones acompañado por el pianista Luisito Marín.

Los presentes hicieron de la velada una más íntima cuando unieron su voz al cantante y compartieron la buena vibra de la ocasión.

“Ven canta conmigo”, le dijo Andy a uno de los presentes. “Que rico es el bolero”, exclamó al finalizar la intervención.

Los compromisos cercanos de Andy y su orquesta incluyen un evento dedicado a Daniel Santos en La Habana, Cuba, durante la próxima semana y una agenda de visitas a varias plazas en Centroamérica, Suramérica y Europa.

“Gracias a Dios, tengo mucho trabajo y mientras la gente me quiera, allí estaré”, concluyó.