Vuelve a la carga el monitor de la Policía

La próxima vista del Tribunal Federal sobre la Reforma de la Policía es este lunes, 22 de mayo, en la Corte de Quiebras en Ponce.

PONCE – Cuál es el alcance del secretario de Seguridad Pública, Héctor Pesquera, así como de este nuevo departamento sombrilla serán dos de los temas a discutirse durante la próxima vista sobre la Reforma de la Policía de Puerto Rico, pautada para el próximo lunes, 22 de mayo, en la ciudad de Ponce.

Arnaldo Claudio, asesor técnico de cumplimiento de la Reforma, presenta el sexto informe de progreso sobre la Reforma a partir de las 9:00 de la mañana en la sede de la Corte de Quiebras, ubicada en la Avenida Tito Castro.

- Publicidad -

En el pasado informe semestral del monitor federal ante el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, el coronel Claudio destacó que tres áreas claves del proceso representaban una “tremenda decepción y retraso en su implementación”.

Como se describe en la cuarta página de su ponencia, “Estas tres áreas son: promociones, el estudio de personal de recursos humanos (párrafo 13 del Acuerdo) y la reorganización de la División de Drogas, Vicios y Armas Ilegales”, puntualiza el documento.

Precisamente, desde hace meses un grupo de policías asignados a la Región de Ponce ha denunciado por escrito el maltrato de superiores hacia algunos uniformados de raso rango, por lo que presuntamente ya han presentado querellas ante la superintendente de la Policía, Michelle Hernández de Fraley.

En una carta suministrada a La Perla del Sur, policías adscritos a la Comandancia de Ponce denuncian cómo un agente de alto rango en esta zona humilla al personal bajo su mando, se ausenta frecuentemente, goza de un chofer agente de la policía y supervisa al personal desde la comodidad de su hogar, al tiempo que presuntamente pregona “Conmigo no pueden” por ser “amigo de la Superintendente y de Tomás Rivera Schatz”.

Para responder a esta acusación, conocer cómo se ha atendido el asunto y qué ocurrirá con el particular, La Perla del Sur solicitó entrevista con la superintendente Hernández de Fraley. El pedido, empero, no ha sido respondido, ni siquiera por escrito.

Entretanto, agentes que pidieron que no se les identifique aseguraron que policías que han sometido querellas por estos asuntos hoy sufren represalias, por lo que muchos otros ya desconfían que sus autoridades garanticen su integridad en el trabajo.

Según la carta sometida por el grupo de policías, todo esto es de conocimiento de la Superintendente y del coronel Héctor Agosto “y nada han hecho”.

Sobre la mesa

En su pasado informe de progreso ante el Departamento de Justicia federal, el coronel Claudio recordó que en comunicaciones previas había recomendado a la Policía no hacer más ascensos hasta que se completara un estudio riguroso del personal y se asegurara de que los ascensos fueran basados en un sistema de méritos.

“Según documentado en el informe, la reciente ronda de promociones realizada por el Superintendente (José Caldero López) estuvo plagada de deficiencias, violaciones de términos en el Acuerdo, y en la opinión del asesor técnico de cumplimiento, causa un irreversible daño a la implementación de planes de carrera para supervisores, otorgando ventajas injustas a individuos con laxa calificaciones para ser ascendidos”, expresa el monitor en el informe semestral que comprende desde junio 10 de 2016 a diciembre 9 de 2016.

Algunos avances

De otro lado, el quinto informe del ATC mencionó que la Policía de Puerto Rico “ha hecho un excelente progreso en el desglose de 48 nuevas políticas. Ha completado todos los 11 planes, aprobados por el asesor técnico de cumplimiento y el Departamento de Justicia de los Estados Unidos”.

También indica que la Policía ha hecho un importante progreso en el entrenamiento de la Academia.

Sin embargo, destaca que no se han atendido los problemas de infraestructura en esa sede ni los cuarteles.

Sobre este tema, la Superintendente dijo hace poco más de un mes en Mayagüez que considera solicitar algunas de las escuelas abandonadas para reubicar allí personal que labora en instalaciones muy deterioradas.

Respecto a la División de Drogas, Vicios y Armas Ilegales, donde la mayoría de los agentes no pasaron la prueba de polígrafo, el monitor federal declaró haber enfrentado pobre transparencia y poca cooperación en el proceso técnico de asesoría.

Expresó además que debido a los constantes reportes en la prensa sobre incidentes y violaciones a los derechos civiles, el patrón reflejaba pobre dirección y liderazgo de la oficialidad.

Precisamente, poco tiempo atrás fue trasladado el director de esa unidad en Ponce a otra división de la Comandancia de Mayagüez.

Resta por ver si la intervención del coronel Claudio y la Reforma de la Policía en proceso forzará más cambios en la Comandancia de Ponce y qué sucederá con las denuncias formuladas por oficiales adscritos al lugar, una vez se concreten los cambios que supone traiga el nuevo Departamento de Seguridad.

Tanto la propuesta Reforma de la Policía como el nombramiento del monitor son el resultado de una demanda entablada por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos contra el Gobierno de Puerto Rico en el año 2013, por violacion a los derechos civiles.

[email protected]