En vigor ley que agiliza algunos procesos de divorcio en la isla

Tras la aprobación de la Ley 52, es posible divorciarse por la causal de consentimiento mutuo sin acudir a un tribunal.

Foto archivo

Ante la estrechez económica que atraviesa la isla tras el paso de los huracanes Irma y María y la suspensión de casos que se estaban atendiendo en los Tribunales, el pasado 25 de octubre entró en vigor una ley que pretende agilizar los procesos de divorcio.

Y es que ahora será posible divorciarse por la causal de consentimiento mutuo sin acudir a un tribunal. Esto tras la aprobación de la Ley 52 del 27 de julio de 2017, que permite a los Notarios Públicos de Puerto Rico otorgar divorcios mediante dicha causal.

- Publicidad -

El pasado 31 de agosto, la Oficina de Inspecciones de Notaría (ODIN) impartió las instrucciones correspondientes para el trámite en la cede notarial u oficina del abogado notario.

Contrario a lo que se había dispuesto anteriormente, ya el notario público no podrá otorgar divorcios por ruptura irreparable, por lo que estos regresarán ante la atención de los Tribunales.

La nueva alternativa por consentimiento mutuo permite que los cónyuges estipulen todo lo relacionado a la división y adjudicación de bienes y deudas, incluso lo relacionado a la custodia, relaciones filiales y pensiones alimentarias para menores de edad procreados en el matrimonio o que dependan de los cónyuges.

Los cónyuges, con anterioridad a la firma de la escritura de consentimiento mutuo, firmarán bajo juramento una “Estipulación y Acuerdo sobre Divorcio por Consentimiento Mutuo”. Dicho acuerdo recogerá todo lo relacionado a la división y repartición de bienes y deudas y asuntos de menores de edad.

En caso de que los cónyuges no logren un acuerdo sobre la custodia de los menores y pensiones alimentarias, deberán acudir al Tribunal a través de un caso de asuntos de familia y una vez resuelto todo lo relacionado a los menores, presentarán al notario público la Sentencia del caso para que este pueda incluirla a la escritura de divorcio.

Según se dispone por la legislación y las instrucciones de la ODIN, los cónyuges deberán establecer de manera informada, libre y voluntaria todos sus acuerdos relacionados a la disolución del vínculo matrimonial, incluso de contar con representante legal, estos deberán ser orientados legalmente por sus abogados antes de proceder con la firma de la escritura de divorcio.

Los cónyuges deberán entregar al notario su Certificado de Matrimonio certificado por el Registro Demográfico e informar que no existe personas incapacitadas que dependan de estos y que, en caso de aplicar, ninguna parte se encuentra en estado de gestación.

También deberán presentar copia certificada de sus capitulaciones matrimoniales, en todo caso que se haya contraído matrimonio mediante régimen de separación absoluta y establecer uno o ambos cónyuges que llevan un año o más residiendo en Puerto Rico.

Una vez otorgada la escritura pública sobre divorcio, el notario público tendrá la obligación de notificar el hecho en un término de diez días al Registro Demográfico para que se proceda con la anotación de divorcio.

El proceso será rápido y más accesible para las partes desde el punto de vista económico.

(La autora es abogada notaria establecida en Ponce. Para orientación adicional puede llamar al 787-607-9588 o 787-500-7764)