Veterano en la diáspora escribe poemas a Puerto Rico

Toda la experiencia adquirida en sus entrenamientos y servicio militar, le dan base y convicción para escribirle a Puerto Rico, en un intento de dar aliento a los damnificados.

Amanecí a un Boriken desolado

al angustiado llanto del jibarito

- Publicidad -

a un presente traicionero y despiadado

que nos llenó de pena y ay bendito

-José Luis Silva-Diaz

Le escribe al amor y a la vida desde su mesa en Clarksville Tennessee. Aunque ha viajado el mundo y tenido una vida llena de aventuras y experiencias inolvidables -adquiridas  en el teatro de guerra- añora a su Puerto Rico. Hoy, José Luis Silva-Diaz, un Sargento Mayor de Comando retirado de la milicia, sufre desde la llamada diáspora la emergencia que viven los puertorriqueños tras el paso del huracán María por la Isla.

Así lo revelan dos poemas que compratió con La Perla del Sur. Triste Amanecer y Diáspora son parte de su poemario “Ilusión De Amor, Poemas Del Corazón”, recientemente publicado. El primer poema narra la angustia de ver a una patria desolada por el huracán y evoca el recuerdo de los ancestros Caciques Taínos, quienes “sin titubeos en la tempestad” se levantaban y “hombro con hombro” hacían resurgir a su pueblo de los escombros.

Entretanto, Diáspora, retrata el sentir de los puertorriqueños en el exterior, desde donde “separados pero nunca lejos” envian ayudas para sus hermanos.

Silva-Diaz, es egresado de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, donde se formó en Educación Física, previo a enlistarse en el ejército de los Estados Unidos como infantero de la División 82 de Paracaidistas en Fort Bragg, Carolina del Norte.

El veterano de Afganistan  fue seleccionado en 2004 como el Sargento Major del Comando Regimental de la escuela de Logística del Ejército de los Estados Unidos, posición que ocupó hasta su retiro en el 2008, depués 26 años de servicio. En el 2013, la Fundación del Quartermaster Center and School inductó a Silva-Diaz al salón de la fama por sus logros y contribuciones a ese Cuerpo y su foto se encuentra actualmente en el Quartermaster Museum en Ft Lee, Virginia.

Hoy, toda la experiencia adquirida en sus entrenamientos y servicio militar, le dan base y convicción para escribirle a Puerto Rico, en un intento de dar aliento a los damnificados.

Sus medallas de Mérito Militar incluyen la Legión de Mérito, Dos Estrellas de Bronce y cuatro Medallas de Servicio Meritorio. Sus escuelas miltares incluyen Supervivencia, Evasión, Escape y Resistencia, Master de Parcaidismo, Asalto Aereo, Experto de Infantería, Distintivo de Combate, y Distintivo de Pathfinder. Sus distintivos foráneos incluyen alas de paracaidismo de Rusia, Australia, Alemania, y de Gran Bretaña.

Tras ampliar conocimientos en otras disciplinas profesionales, actualmente trabaja como Senior Analyst para General Dynamics y de noche enseña información tecnológica en Daymar College, Clarksville, TN.

Ahora -en compañía de su esposa Diana, dos hijas y tres nietos- con un poco más de tiempo en sus manos Silva-Diaz se ha dedicado a lo que siempre fué su mayor pasión, la Poesía.

Triste Amanecer

La noche fue oscura y turbulenta

el aullido del viento no dejaba dormir

la llama de una vela quemaba lenta

como angustia que robaba mi sentir

Amanecí a un Boriken desolado

al angustiado llanto del jibarito

a un presente traicionero y despiadado

que nos llenó de pena y ay bendito

Mi pecho se hizo jirones

al ver mi patria en desolación

Puerto Rico de mis amores

cómo me pesa el corazón

Volaron las flores de tus flamboyanes

perdida la amapola y el cundiamor

ya decimados tus naranjales

no encuentro consuelo en mi dolor.

El Yunque, tu tierno gigante

de tus fronteras el gran guardián

una vez más lidió galante

contra las huestes de Juracán

Azotados pero no caídos

recordemos de nuestra historia

fue el espíritu de los tainos

lo que tanto nos lleno de gloria

Abey, Alonso, Aramaná

Cacimar, Aymamón y Güamaní

sin titubeos en la tempestad

nuestro ímpetu como el carmesí

Caguax, Canóbana, Caguana

Guarionex, Guaraca y Jayuya

nos levantaremos cada mañana

con nuevas fuerzas en nuestra lucha

Mayagoex, Orocobix, Cayey

Jumacao, Dagüao y Agüeybaná

con la ayuda de nuestro Rey

nuestra fe nunca menguará

Boricua, ahora hombro con hombro

sobrepasemos cualquier barrera

surjamos de entre los escombros

y sé un orgullo para tu bandera

José Luis Silva-Diaz

Diáspora

Oh Borinquen de mis encantos

del Caribe la perla holgada

ahora distante y con mil quebrantos

tu suelo extraño mi tierra amada

Mezclé mi habla con dialecto ajeno

en busca de la buena suerte

quedé separado pero nunca lejos

pues siempre te llevo en mi mente

Ahora que estás en desolación

y con tus campos desvastados

desde aquí y con el corazón

envio ayuda para mis hermanos

El dolor y sufrimiento es uno

pues compartimos la misma herencia

amor de patria es como ninguno

pues la hermandad es nuestra escencia

Desde la distancia por ti yo apeno

mi corazón gime por querer verte

te amo y te añoro desde suelo ajeno

Oh mi Borinquen hasta la muerte

José Luis Silva-Diaz