Urge construcción de diques para evitar otra inundación desastrosa en Playita Cortada

El sector Islote en Playita Cortada fue una de las áreas más afectadas por el azote del huracán María el pasado mes de septiembre.

Foto archivo

Sin tiempo que perder.

Casi cuatro meses después del paso del huracán María y a poco más de cuatro meses para el inicio de la nueva temporada de huracanes, el alcalde de Santa Isabel, Enrique Questell Alvarado, reclamó al Gobierno dar paso a un proyecto que podría evitar otra devastadora inundación en el sector Playita Cortada.

- Publicidad -

Históricamente, Playita Cortada ha estado expuesta a inundaciones severas durante eventos de fuertes lluvias. La comunidad está prácticamente rodeada por agua, con el Mar Caribe al sur, el río Velázquez y el Caño Mejías al este, y el río Descalabrado al oeste.

Con el paso del huracán María el pasado mes de septiembre, sobre 500 familias se vieron afectadas al inundarse por completo la comunidad, con daños particularmente severos en Islote, un sector costanero de Playita Cortada.

No obstante, pese al conocido alto riesgo de inundaciones, desde hace años un proyecto propuesto por el alcalde santaisabelino para la construcción de un sistema de diques y charcas de retención para reducir la vulnerabilidad del sector, ha permanecido en remojo.

A juicio de Questell Alvarado, las vicisitudes que enfrentaron los residentes de Playita Cortada tras el paso del huracán, en gran medida, pudieron ser evitadas.

“El proyecto está diseñado y lo empezamos, pero el gobierno pasado no quiso poner la parte que le corresponde al Estado. Hasta el mismo (Departamento de) Recursos Naturales se opuso, lo cual es increíble… A ellos no le gustó, claro, porque políticamente ayuda a un alcalde”, afirmó Questell Alvarado.

“(Si la administración pasada hubiera trabajado con esto) se hubiera evitado lo que están pasando estos residentes”, añadió. “Vamos a ver si aprendemos después de María”.

El alcalde estimó que el proyecto conllevaría un costo de aproximadamente $10 millones, de los cuales gran parte sería costeado por el Gobierno Federal.

Los trabajos serían realizados por el Cuerpo de Ingenieros del Ejercito de los Estados Unidos, entidad federal con el que ha colaborado el ayuntamiento para el diseño de la obra.

“Hay que aprovechar la oportunidad con el Cuerpo de Ingenieros, y hay fondos para hacerle justicia a los residentes de Playita Cortada. Tenemos que seguir presionando fuerte para que esto se dé”, sostuvo Questell Alvarado.

Hace más de una década se completó un proyecto similar en el sector Jauca de Santa Isabel, el cual a juicio del Alcalde, logró evitar los problemas de inundaciones reportados en Playita Corta, incluyendo los observados durante el reciente huracán.

Según Questell Alvarado, tanto el proyecto en Jauca como el propuesto para Playita Cortada tienen el beneficio adicional de alimentar el Acuífero del Sur, del cual dependen decenas de miles de residentes sureños para su suministro de agua potable.

“Somos un área de acuíferos y necesitamos proyectos para retener el agua y alimentar nuestros acuíferos. Ninguna administración le ha puesto interés a esto, que es algo tan importante para Puerto Rico”, dijo.

Por último, Questell Alvarado se expresó esperanzado que la administración actual en La Fortaleza -de su partido político- le dé paso al proyecto.

“Al Gobernador y a la Comisionada Residente ya se le sometió el proyecto. Nosotros tenemos el proyecto preparado, listo. No es que lo estamos empezando a hacer ahora”, puntualizó.

“Yo lo único que le pido al Gobierno es que nos dé los endosos. Yo sé que el Gobernador está consciente de esta área de alto riesgo”, concluyó.

A juicio del alcalde Enrique Questell Alvarado, las inundaciones que devastaron este sector santaisabelino pudieron ser evitadas.