Universitarios extranjeros salen al rescate de la montaña

Catorce jóvenes de la Universidad del Sur de la Florida pagaron de su bolsillo para trabajar como voluntarios en Puerto Rico. Algunos son oriundos de tierras tan lejanas como Hong Kong, Camboya y China.

Foto: Omar Alfonso

Luego de visitar la isla para disfrutar de sus playas y atracciones ecológicas, Jason Lee Gosh desarrolló un amor profundo por Puerto Rico y su gente.

Pero cuando el huracán María puso al país de rodillas, este joven estadounidense sabía que tenía que regresar, no para vacacionar, sino para ayudar.

- Publicidad -

Y así lo hizo. Bajo el candente sol de mediodía, mientras recorría en botas una finca de café en Adjuntas, Jason demostró el pasado jueves que puertorriqueño puede ser cualquiera que demuestre con acciones su amor por la patria.

Para la faena, sin embargo, no vino solo. Junto a él llegaron 14 jóvenes de la Universidad del Sur de la Florida (USF), algunos oriundos de tierras tan lejanas como Hong Kong, Camboya y China. Todos pagaron de su bolsillo para trabajar como voluntarios en Puerto Rico.

Sin hacer fanfaria ni deseo de reconocimiento, ayudaban a nutrir una cosecha de café en la Hacienda Tres Ángeles. La noche antes durmieron en casetas de campaña a solo metros de donde laboraban, y el día anterior, se habían dedicado a limpiar y despejar caminos en el Bosque Nacional El Yunque.

Su falta de experiencia laborando en la tierra fue compensada por su entusiasmo y deseo genuino de ayudar, como fuera y en lo que fuera, a un país necesitado de manos amigas.

“Yo sigo y seguiré regresando a Puerto Rico porque me enamoré de esta isla. Yo quiero que ellos también se enamoren del país y ya veo en sus ojos que así será”, dijo Gosh.

“Para mí esto es una experiencia muy personal. Yo conozco a Naomi y a Juan (propietarios de la Hacienda Tres Ángeles) hace seis años y siempre nos hemos mantenido en contacto, así que cuando ocurre todo esto del huracán… siento que tengo familia aquí”, continuó.

Como coordinador del Programa de Aventura de la USF, Gosh lleva seis años visitando la isla con estudiantes para participar de actividades ecoturísticas. En esta ocasión, empero, colaboró con el Centro para Liderazgo y Compromiso Cívico de la Universidad.

“Ellos están aquí por las razones correctas. Tienen ese espíritu de civismo, de querer ayudar. Tomaron un curso de salud mental en eventos de desastre, para prepararse para venir aquí. Desde antes de montarse en el avión, ya estaban pensando en cómo tener las destrezas necesarias para ser útiles”, continuó Gosh.

“Tratamos de ayudar, pero para ellos también es una experiencia de aprendizaje. Queremos que ellos se lleven esto para continuar la conversación. Nosotros estamos aquí unos días, pero nos llevamos el mensaje de las cosas buenas y las necesidades que aún existen en Puerto Rico. Ellos se han inspirado aquí y queremos que ellos inspiren a otros cuando regresen a la Florida”, abundó.

“Y en par de días subiremos a San Juan y ya entonces podrán darse un buen baño, así que están entusiasmados”, agregó entre risas.

Múltiples motivaciones: un objetivo

Para otros como Deborah Graña, una estudiante de maestría en USF natural de Guaynabo y criada en Miami, fue una oportunidad para devolverle algo al país donde nació.

“Cuando una es puertorriqueña, pero vives afuera, ese desespero de no saber qué hacer después del huracán fue bien real”, reconoció.

“Estuvimos apoyando a estudiantes puertorriqueños en la Florida, pero ahora poder venir y ayudar en el campo es increíble”, continuó Graña.

“Es trabajo fuerte. Hubo un momento hoy que tuve que reconocer que estaba fuera de mi zona cómoda y aún así continuar. Hay personas aquí que hacen mucho más trabajo por mucho más tiempo, en condiciones bien difíciles, así que eso inspira a seguir trabajando”, añadió.

Entre los voluntarios también estaba Tepie Meng, una joven de 19 años de Camboya, estudiante de bachillerato en Física en la USF.

“Ha sido una experiencia bien linda, la gente es bien buena”, dijo sin dejar de mostrar su sonrisa. “El paisaje es similar a Camboya”.

Por su parte, Amanda Finch, directora asociada del Centro para Liderazgo y Compromiso Cívico de USF, destacó que la expectativa es que este sea uno de varios viajes para ayudar en la recuperación de Puerto Rico.

“Somos una universidad en la Florida, así que cuando ocurrió el huracán, muchos estudiantes se nos acercaron para ver cómo podían ayudar”, recordó. “Yo honestamente no podía disfrutar de las playas y todas las cosas lindas de la isla, sin antes tratar de ayudar de alguna manera”.

“Sabemos que la recuperación va a tardar años, así que queremos regresar con más estudiantes para ayudar en lo que podamos”, puntualizó.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.