A una victoria de la final nacional los Potros Salvajes

Juan Rivera fue recibido en el plato después de marcar carrera para los Potros.

Foto: Ricardo Alexis Lugo

Tras un largo período de inactividad, protestas y apelaciones, los Potros Salvajes de Paso Seco en Santa Isabel regresaron al terreno de juego para lograr una doble victoria en la serie final de la Division del Caribe del Béisbol Clase A.

Paso Seco derrotó, 7×6 y 4×2, a los Changos de Naranjito para colocarse a solo una victoria de la serie final nacional ante los campeones de la División del Atlántico, Gigantes de Carolina.

- Publicidad -

“Gracias a Dios tuvimos dos grandes juegos, estuvimos atrás y pudimos reponernos al final del juego para llevarnos la victoria”, expresó el dirigente de los Potros Salvajes, Edison Pérez.

El dirigente se refería, principalmente, a ese primer juego en el que perdían 6-0 a la altura de la cuarta entrada. Pero reaccionaron con dos carreras en la parte baja de ese mismo episodio, marcando otras dos vueltas en el sexto y dos más en la séptima y última entrada para dejar sobre el terreno de juego a unos incrédulos Changos de Naranjito, que parecían estar saboreando la victoria.

“Este equipo se caracteriza porque sabe cerrar juegos, es bastante consciente y en los momentos importantes los muchachos pueden ejecutar, saben que tienen siete ‘innings’ y no se quitan”, expresó Pérez.

Según el dirigente nativo de Salinas, la paciencia con la que sus jugadores tomaron las cosas al caer abajo en el primer juego fue clave de las victorias.

“La paciencia de los muchachos en el ‘home plate’ sin importar que estuviéramos perdiendo por un marcador amplio fue clave. Ellos se mantuvieron esperando buenos ‘pitcheos’ y en un momento dado sus lanzadores se descontrolaron un poco y aprovechamos para conectar nuestros batazos y traer las carreras al home”, reconoció Pérez.

En el segundo juego, Paso Seco volvió a caer atrás en el marcador -esta vez 2-1-. Pero a la altura de la quinta entrada marcaron tres carreras para lograr el triunfo.

El estelar Samuel Rodríguez se apuntó la victoria al lanzar seis entradas en las que apenas permitió cuatro imparables y dos carreras limpias, mientras solo regalaba un boleto y ponchaba a seis bateadores.

Sin embargo, el camino para que Paso Seco llegara a la final de la División Caribe fue tan exitoso como inusual.

Primero tuvieron el mejor récord de su grupo (11-5) antes de eliminar en el mínimo de dos juegos a Jauca (Santa Isabel) y a Palmarejo (Coamo). También sacaron del camino a los Leones de Ponce Glenview en una luchada serie que llegó al máximo de cinco juegos.

Entonces se encontraron en el Carnaval de Campeones con Barrancas de Guayama y con la serie nivelada a dos victorias por equipo. Cuando se preparaban para el choque decisivo, los Potros Salvajes protestaron con éxito la participación del lanzador Félix Figueroa, por lo que  la liga procedió a confiscarle a Barrancas los juegos en los que participó el jugador.

La protesta -y posteriores apelaciones-, unido a lo destrozados que quedaron los parques después del Huracán María, sumió a la novena en un largo período de inactividad.

“Llevábamos sin jugar cerca de 90 días, desde el fin de semana antes del huracán (María), cuando terminamos la serie contra Barrancas. En ese tiempo hicimos muy poco, solo una práctica en Villalba y otra en Felicia”, recordó.

Aunque están a solo una victoria de ganar la serie, el dirigente está consciente del nivel de juego de los Changos, por lo que espera que sus jugadores mantengan la misma intensidad mostrada el pasado domingo.

“La serie no se ha acabado, tenemos que salir a jugar duro para ganar, porque ellos (Naranjito) tienen un gran equipo”, sentenció Pérez.

La serie, que domina Paso Seco 2-0 y es a un máximo de cinco juegos, continúa este domingo, 17 de diciembre, en Toa Alta, aunque la sede pudiera cambiar si el parque no está en condiciones.

Foto: Ricardo Alexis Lugo