Tomará dos semanas más resolver súbitas inundaciones en la PR-2

Desde el pasado 20 de septiembre, la situación se ha repetido en al menos cuatro ocasiones. Las más recientes ocurrieron en la noche del pasado viernes, 27 de octubre y domingo 29, cuando el nuevo cauce del río Yauco interumpió por horas el tráfico en la PR-2 y PR-127.

Antes de que concluya esta semana, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos encaminará la construcción de un dique que provisionalmente pondrá a salvo a miles de conductores que transitan por la carretera estatal PR-2 de Yauco.

Tras el diluvio que dejó a su paso el huracán María, crecidas del río Yauco provocaron estragos en la urbanización Lucchetti e inundaciones en porciones de las carreteras PR-127 y PR-2. Esta última quedó intransitable durante cuatro días, en dirección de oeste a este, afectando severamente el flujo vehicular de la principal arteria vial entre el suroeste y sureste del país.

- Publicidad -

Desde el pasado 20 de septiembre, empero, la situación se ha repetido en al menos cuatro ocasiones. Las más recientes ocurrieron en la noche del pasado viernes, 27 de octubre y domingo 29, cuando el nuevo cauce creado por el río Yauco interumpió por horas el tráfico en al menos una vía.

Según fotos de archivo del Cuerpo de Ingenieros, el denominado “nuevo cauce” del río yaucano ya existía en la década de 1930. Años más tarde, fue desviado y canalizado hacia el oeste de la urbanización Lucchetti y el Estadio Ovidio “Millino” Rodríguez.

“La secretaria del DRNA, Tania Vázquez, nos requirió una información de la Bananera Pagán para que autorizara al Cuerpo de Ingenieros a hacer unos trabajos preventivos temporeros en el área donde rompió el río Yauco”, afirmó el alcalde Ángel Luis Torres Ortiz.

“Es algo temporero para que el agua no siga discurriendo por las carreteras principales, pero no va a resolver la situación del río porque sabemos que todos los datos históricos que ellos mismos nos han mostrado es que ese es el curso natural del río Coayuco (Yauco)”, añadió.

De no surgir contratiempos, la construcción del dique sería completada en dos semanas.

Como reconoció el propio alcalde, el Gobierno Municipal ha intentado detener las inundaciones en al menos dos ocasiones, construyendo diques temporeros, pero los mismos colapsaron ante la fuerza del río y la falta de “expertise” en su construcción.

Posteriormente, personal del Departamento de Obras Públicas estatal profundizó unos canales de desague entre la PR-127 y la PR-2, ubicados a los costados de la Primera Iglesia Bautista de Yauco y la antigua fábrica de espejuelos.

No obstante, su efectividad ha sido limitada.

“Obviamente, si es mucha la lluvia, esto no tiene efecto”, aclaró.

Buscan resuelve para otro puente

Entretanto, el alcalde yaucano anunció que junto a una empresa privada se construirá un paso provisional en la zona del antiguo puente de Diego Hernández, uno de cinco que colapsaron a consecuencia del huracán María.

Sin embargo, el ejecutivo municipal reconoció que para solucionar el problema a largo plazo, será necesario un proyecto mayor con la ayuda del Gobierno Federal.

“Intentamos hacer un paso provisional con unos ‘macarones’, pero el agua (lluvias del pasado viernes) se los llevó. Hoy (martes) visité nuevamente el área con la Constructora Carro, que está trabajando proyectos en carreteras estatales, para hacer un paso provisional en hormigón, estilo vado”, explicó.

“FEMA aún no ha venido a ver los proyectos de infraestructura que recibieron daños, pero basado en experiencias anteriores, sabemos que ellos van a sufragar los costos de casi un 80 por ciento del total de la obra y que es necesario un puente de gran envergadura ahí”, dijo Torres Ortíz, previo a aclarar que el gobernador se ha comprometido a sufragar el restante 20 por ciento del proyecto.

Siguen esperando en Lucchetti

Por otra parte, el alcalde reconoció que la incertidumbre continúa para las 125 familias que residían en la urbanización Lucchetti y que han sido desplazados por las inundaciones del río Yauco.

Según explicó, FEMA aprobó incluir la urbanización en el programa federal “Disaster Relocation”, de acuerdo a una confirmación que le dio el gobernador Ricardo Rosselló Nevares justo esta semana.

No obstante, adelantó que la implementación de esta ayuda podría demorar meses. Se estima que el costo de reubicación para las familias del sector podría superar los $12 millones.

En lo que ello ocurre, dijo confiar que los residentes de Lucchetti puedan beneficiarse del programa “Tu Hogar Renace”, el cual provee ayudas para trabajos de reparación de vivienda.

“Esto se hizo en el estado de Louisiana para mejoras leves como puertas, ventanas e interiores, para que puedan volver a vivir temporeramente en lo que se da el programa (Disaster Relocation)”, explicó Torres Ortíz.

“Con la preocupación que tenemos con que va a suceder con el río, no era recomendable que regresaran a su hogar. Pero viendo la situación de que va a demorar el programa, ellos quedarían desprovistos de un hogar, así que lo más que le podemos ofrecer es un hogar temporero de seis a ocho meses”, añadió.

¿Pleito de clase?

Por último, el Alcalde yaucano reconoció que ha escuchado rumores que varios de los damnificados en la Urbanización Lucchetti consideran iniciar un caso legal contra la Bananera Pagán, adjudicándole responsabilidad por las inundaciones de sus viviendas.

Según alegan algunos residentes, una serie de trabajos realizados por la empresa contribuyeron al desvío del río Yauco, incluyendo el cierre de drenajes antiguos de mampostería y ladrillos.

“En nuestro caso, no hemos visto una demanda de esa índole, pero ha habido muchos comentarios en nuestra ciudad que personas de la urbanización Luchetti tienen ese interés de hacer un pleito de clase, pero hasta el momento a nosotros no nos ha llegado eso”, dijo Torres Ortíz.

“Esos drenajes deben existir, porque ahí era la antigua Hacienda Lucchetti y esos drenajes eran comunes en ese tiempo. Si los taparon, ahora cuando venga el Cuerpo de Ingenieros pudiéramos hacer la investigación junto a ellos”, concluyó.

Ángel Luis Torres Ortiz