Tarjetas de crédito: ¿solución o dolor de cabeza?

Es importante tener bien claro que tener una tarjeta de crédito es una gran responsabilidad y se debe tener conciencia de los compromisos que se asumen con los bancos e instituciones financieras.

Foto suministrada

Son muchas personas las que ceden ante los atractivos ofrecimientos de adquirir una tarjeta de crédito.

Esto tiene sus ventajas, pero cuando las tarjetas no se utilizan de manera responsable, las desventajas pueden ser más.

- Publicidad -

Ventajas de contar con una tarjeta de crédito:

Permite afrontar gastos grandes como pagos médicos y arreglos imprevistos en el hogar o auto, de manera inmediata y con la flexibilidad de poder pagar en plazos. Mientras el dinero en efectivo se puede perder o lo pueden robar, las tarjetas de crédito no pueden ser utilizadas sin la identificación del usuario, y puede ser dada de baja inmediatamente en caso de robo. Siempre que se pague responsablemente puede ser un indicador favorable en su historial de crédito. Las tarjetas de crédito son aceptadas en casi todos los comercios, incluso muchas compañías incentivan a sus usuarios con atractivos beneficios.

Las tarjetas de crédito permiten llevar a cabo compras y pagos con libertad sin importar si se tiene o no el dinero en su cuenta bancaria. Sin embargo, al final del mes dicha acción pasa factura, porque además de devolver los gastos realizados con la tarjeta de crédito, se tendrá que pagar el cargo por concepto de intereses que puede fluctuar entre un 6% y un 25% dependiendo del historial de crédito del individuo.

Esto significa que lo que muchas veces parece ser una rápida solución, al final puede ser todo lo contrario pues la mayor parte de los tarjetahabientes caen en la acumulación de intereses y recargos, los cuales pueden traer graves problemas financieros.

Es importante tener bien claro que tener una tarjeta de crédito es una gran responsabilidad y se debe tener conciencia de los compromisos que se asumen con los bancos e instituciones financieras. Hay que recordar que una tarjeta de crédito no es dinero rápido disponible en el momento, sino dinero rápido disponible con la condición que cumpla al menos con los pagos mínimos mensuales.

La mejor forma de elegir una tarjeta de crédito es prestando atención a características importantes como: La cuota anual, las tasas de porcentaje anual (APR) y si estas son fijas o variables, el límite de crédito en la cuenta, los períodos de gracia antes de que los intereses comiencen a acumularse y los honorarios anuales por exceder el límite del crédito aprobado.

Desventajas de la tarjeta de crédito si no se maneja adecuadamente:

Puede resultar peligrosa en manos de un tarjetahabiente poco racional que gasta más de lo que puede pagar. Al no saldar el balance total acumula cargos en intereses.

Ojo: Muchas tarjetas de crédito que ofrecen premios y millas aéreas tienen cuotas anuales que fluctúan entre los $50 y $250.

¿Qué sucede cuando usted toma prestado una cantidad de dinero todos los meses y no salda el balance total?

Si usted todos los meses acumula compras y al final de mes únicamente puede efectuar el pago mínimo probablemente puede terminar pagando mucho más en intereses que en las mismas compras que efectuó. El pago mínimo requerido no salda sus compras, sino los intereses y una porción reducida de abono al principal.

Aunque no se efectúen más compras, el balance de una tarjeta de crédito puede tomar años en saldarse y el monto total puede llegar a doblegar el total de sus compras si solamente se efectúa el pago mínimo mensual.

La siguiente tabla ilustra dos ejemplos del total que se termina pagando, y los años que le toma pagar un balance de compras si el tarjetahabiente se limita a efectuar solamente el pago mínimo:

Aunque tiene sus ventajas y conveniencias, es muy fácil y peligroso caer en el endeudamiento exagerado como consecuencia del mal manejo de las tarjetas de crédito. La clave es presupuestar, organizar sus finanzas, y no caer en el juego de vivir toda una vida pagando intereses.