Sin fecha su incorporación: Comienza Carlos Rivera el largo proceso de recuperación

El canastero se recupera de un problema de salud que le ha impedido iniciar la temporada.

Foto Ricardo Alexis Lugo

Por fin la fanaticada de los Leones de Ponce pudo ver en “la Casa de Pachín” a su estelar armador Carlos Rivera. Pero su presencia fue solo como un espec-tador más, ya que el valioso canastero se recupera de una condición de salud que ha evitado su ingreso a la temporada del Baloncesto Superior Nacional (BSN), sudando la camiseta de los Leones.

“Ya gracias a Dios pude venir, al menos, a ver el juego”, expresó Rivera al ser abordado por La Perla del Sur, horas antes del choque en el que los Leones le tumbaron el invicto a los Piratas de Quebradillas en el Auditorio Juan “Pachín” Vicéns.

- Publicidad -

“Estoy contento de poder compartir con los compañeros y el staff del equipo”, añadió el también capitán del quinteto ponceño.

A pesar de no poder ver acción, Rivera se ha mantenido pendiente al desempeño de sus compañeros.

“Estoy siguiendo la actuación del equipo desde mi casa, porque no puedo hacer ningún desarreglo por ahora. Sabemos que están dando su máximo esfuerzo por lograr esas victorias. La liga está bien nivelada, todos los equipos están parejos, así que espero que podamos meternos en una rachita y sacar varias victorias corridas”, señaló.

Sin dudas, Rivera es una de las principales figuras del quinteto sureño por lo que todos esperan con ansías verlo pronto en acción.

“Estoy contento de estar otra vez en la ‘Casa de Pachín’, mañana (martes) vamos a chequearnos otra vez con el cirujano y esperemos que hayan buenas noticias. Es cuestión de ir sanando poco a poco y que la herida se vaya cerrando”, explicó.

Señaló, sin embargo, que no hay una fecha exacta para reportarse al equipo.

“No podemos dar fecha, es una herida que todavía está abierta y hay que dejar que el cuerpo vaya sanando, es cuestión de ayudarlo con ciertas medicinas y tratamiento, pero hay que esperar que el cuerpo diga que está listo”, enfatizó.

El canastero apenas inicia el proceso de recuperación, lo que significa que por el momento no puede hacer ningún tipo de actividad física.

“No puedo hacer nada, solo esperar a que sane lo más pronto posible para poder caer en ritmo y poder ayudar al equipo”.

Antes de detectarse la condición que lo ha mantenido alejado del tabloncillo por poco más de un mes, Rivera atravesaba por un gran momento con el equipo Fuerza Regia de la Liga de Baloncesto Profesional de México, siendo el motor que los impulsó a dominar la fase re-gular del torneo con un impresionante récord de 32-4, nueve juegos de ventaja sobre los Soles, su más cercano rival.

Su actuación continuó, no solo en las series de cuartos de finales y semifinales del torneo mexicano, sino que fue uno de los jugadores más destacados del equipo con sede en Monterrey durante las primeras dos fases de la Liga de Las Américas (LDA), al conducirlos al “final four” con marca de 6-0.

Fue entonces que apareció la condición que limitó su participación en Venezuela (final LDA) y le imposibili-tó estar en uniforme en la serie final del torneo mexicano en el que finalmente, aun sin su presencia, el equipo pudo alzarse con el título.

Y Rivera está consciente que ese período de inactividad le ha quitado el ritmo de juego exhibido en México.

“Obviamente perdí un poquito el ritmo de juego que ya traía de México. Pero espero que tan pronto me den el visto bueno pueda comenzar hacer actividad de condición física para caer en cancha lo antes posible”, dijo esperanzado el canastero de 34 años.

Aunque se sintió extraño al no poder estar en acción al momento del campeonato de Fuerza Regia, Rivera aseguró que disfrutó el triunfo.

“Es extraño porque después de estar todo el año luchando por alcanzar una meta en un equipo que nunca había quedado campeón era algo grande y al no estar en la final, obviamente no era lo que quería. Era un año especial, pero no pude terminar”, lamentó el exintegrante del Equipo Nacional.

Pero lo más que Rivera lamenta es el no haberse tratado la lesión en Puerto Rico.

“Si pudiera darle para atrás al tiempo me hubiese ido un poquito antes a tratarme en Puerto Rico. Tuve un mes tratando de volver (a juego) y eso no me ayudó en lo más mínimo. Si me hubiese dado el tratamiento antes, en Puerto Rico, tal vez hubiese podido terminar la temporada en México y estaría aquí jugando con los Leones”, dijo resignado, mientras recordaba que vivió una experiencia similar en el 2009.

Sobre los Leones, el armador solo espera que el equipo se mantenga jugando con la misma intensidad que han demostrado en los primeros partidos de la temporada.

“Es cuestión de mantenernos en las posiciones del medio, porque no hay un equipo, con excepción de Quebradillas, que esté dominando la liga. Ahora mismo Ponce sin Vassallo -y yo que puedo ayudar un poco- los juegos se han perdido por una o dos posesiones, así que es cuestión de mantenernos sanos y cuando el equipo esté completo creo que estaremos entre los primero tres lugares”, sentenció Rivera.

Por su parte, el dirigente Nelson Colón señaló que tan pronto Rivera se reporte estará en el cuadro regular del quinteto.

“Todo va a depender de cómo sea su evolución, pero yo nunca he visto a Carlos en el banco de este equipo. Siempre he dicho que el jugador más importante en los campeonatos ha sido él”.

“En el 2013 no ganamos porque no estaba al 100 por ciento, cuando estuvo al 100 por ciento ganamos dos veces y eso lo dice todo”, expresó Colón.

Por el momento solo resta esperar por su plena recuperación para que así la fanaticada ponceña pueda ver a uno de sus jugadores preferidos en acción.

“Esperemos que podamos estar pronto en cancha ayudando en lo que pueda al equipo”, expresó Rivera.