Sin camas para los refugiados en Ponce

A 48 horas del posible paso de María, de categoría 3, faltan 3,000 catres.

PONCE – A dos días del posible paso del huracán María, de categoría tres, por el Sureste de Puerto Rico, el ayuntamiento de Ponce no cuenta con los catres necesarios para dar alojamiento y estabilidad a sobre 11,000 refugiados.

“Faltan sobre 3,000 catres”, confirmó esta mañana el director de OMME en Ponce, Luis Delgado, quien ordenó al personal municipal encargado de esa tarea a que haga el pedido a más tardar hoy.

- Publicidad -

Al momento, son unos 6,851 ponceños, según el Censo Oficial que se le provee el municipio de Ponce, los que están en riesgo de sufrir los embates de peligrosas marejadas ciclónicas ante el paso del huracán.

Esta tarde, la alcaldesa María Meléndez Altieri y su equipo de trabajo se reunirán con los líderes comunitarios de sectores como La Playa, Buyones y Tiburones y la urbanización Villa de Carmen, para ejecutar un plan de desalojo inmediato y tener un número más certero de cuántas familias se está hablando.

“Estamos hablando de que, si dividimos eso entre tres, tenemos cerca de unas 1,000 a 1,500 familias en peligro”, especificó Delgado, al tiempo que estimó que en la Ciudad Señorial habrá unos 11,976 refugiados para los que no hay catres suficientes.

Entretanto, la alcaldesa ordenó el desalojo compulsorio de los ponceños que residen en zonas con alta probabilidad de deslizamientos e inundaciones. Ordenó que tanto por altoparlantes como por cartas escritas se les notifique sobre la emergencia y el desalojo compulsorio.

En una reunión con su equipo de trabajo, en el Centro de Operaciones de Emergencias (CEO), en Ponce, Meléndez Altieri recalcó el peligro que enfrentan los sectores Buyones y Tiburones si los ríos se salen de su cauce. Son unas 200 familias las habitan estos lugares, dijo.

Por otro lado, la ejecutiva municipal puntualizó que los residentes de la urbanización Villa de Carmen, que alberga a unas 1,500 personas, tienen que actuar y abandonar las residencias. La ubicación, explicó, cuenta con una sola salida y es propensa a inundaciones repentinas.
Para los residentes estará disponible el Complejo Ferial de Ponce, agregó.

Otras comunidades con desalojo compulsorio son Los Meros, Guaraguao, Palmorejo, El Sol, La Playa, Amalia Marín, Villa Tabaiba, Brisas del Mar, Cerca del Cielo, Los Potes, Puerto Viejo, La Guanchita y Villa Tabaiba. Para estos residentes se habilitaron 12 refugios, más un centro comunal en la comunidad Montes Llanos.

Lista de refugios oficiales en Ponce.

“Nadie puede quedarse en La Playa porque hay marejada ciclónica”, insistió la alcaldesa, que sostuvo que en el área hay decenas de encamados que desde hoy comenzarán a trasladarse a los refugios habilitados.

En el interín, se destacó que brigadas municipales continúan la limpieza de calles y alcantarillas.

“En Irma, Ponce trabajó solo. Trabajamos con los recursos que tuvimos disponibles”, manifestó la alcaldesa, quien no cualificó para la ayuda monetaria de la Agencia Federal del Manejo de Emergencias (FEMA) tras el paso de Irma, de categoría 5, por el noreste de Puerto Rico.

Por su parte, el gobernador de Puerto Rico, que participó en la reunión unas horas después, no supo precisar cuántas familias se verían afectadas por las marejadas ciclónicas en el Sur de Puerto Rico. Tampoco mencionó un plan de evacuación para Guayama, municipio que aparenta ser la puerta de entrada del fenómeno atmosférico a la Isla.

“Esto va a ser una tormenta feroz, va a ser lenta, entre 12 a 24 horas en Puerto Rico”, fueron las palabras, hasta repetitivas, del gobernador.

“Quiero que la gente tenga claro la peligrosidad de este sistema…el huracán Irma azotó a Culebra con ráfagas de 114 millas por hora y esto se perfila que va a estar en Puerto Rico con vientos sostenidos de 115mph a 130mph y con mucha lluvia”, remachó.

En la reunión no se profundizó en asuntos que tengan que ver con la interrupción del servicio de la Autoridad de Energía Eléctrica ni de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, pese a que hay comunidades en Ponce, como Tibes y Pandura, que llevan sobre 35 días sin agua.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.