Siguen los retrasos: Para largo la espera por el Anillo de Circunvalación en Ponce

El más reciente contratiempo ya ha extendido a 30 meses el retraso en la construcción del segundo tramo del proyecto. El tercer tramo podría tardar hasta el 2020 en completarse.

Foto archivo

Pese a estar completado en 90 por ciento desde hace casi un año, el segundo tramo del Anillo de Circunvalación Norte (PR-9), que conectará la carretera PR-132 con la PR-123 en Ponce, no será inaugurado durante el 2018.

De hecho, poco se ha avanzado en el proyecto desde que tres deslizamientos interrumpieran los trabajos en verano de 2017. Al cierre de esta edición, aún no hay una fecha concreta para culminar la obra, la cual inició en septiembre de 2012.

- Publicidad -

El accidentado proyecto ya arrastra 30 meses de retraso y su costo supera los $41.7 millones.

Según reconoció la directora regional de la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT) en el este y sur, Marilyn Rodríguez Díaz, la agencia ahora realizará una nueva ronda de estudios para determinar el diseño de las obras de reparación.

“Esos deslizamientos fueron tan grandes, que levantaron parte del pavimento nuevo”, sostuvo Rodríguez Díaz, quien en julio de 2017 había adelantado que proyecto concluiría en febrero de este año.

“Se comenzó parte de los estudios y hay unas recomendaciones, pero queremos otras recomendaciones adicionales porque el trabajo que están recomendando es bien costoso”, explicó.

“Estos estudios toman tiempo, no estamos hablando de uno o dos meses. Pueden tomar de tres a cuatro meses y no es costo-efectivo mantener al contratista con su equipo en espera”, añadió.

Pisa y no arranca el tramo en Baramaya

Por otra parte, Rodríguez Díaz reconoció que el tercer y último tramo del Anillo de Circunvalación Norte entre la PR-123 y la Avenida Baramaya -que se encuentra en construcción desde el verano de 2015- podría demorarse “hasta final del 2019 o principio de 2020”.

En julio de 2017, la funcionaria había proyectado que la obra –cuyo costo asciende a $45.7 millones- se completaría para agosto de 2018. No obstante al cierre de esta edición, solo el 40 por ciento de los trabajos han sido completados, según datos de la ACT.

La obra incluye la construcción de tres puentes, incluyendo uno sobre el río Pastillo, un muro contra sonidos, sistemas de drenaje, rampas de acceso y la reubicación de utilidades eléctricas. Los trabajos impactan un tramo de 1.62 kilómetros y cruzará zonas de servidumbre de la urbanización Jardines del Caribe.

Según supo La Perla del Sur, parte del retraso se atribuye a daños sufrido por varias vigas en el proceso de transporte.

“Se solicitó la actualización del itinerario de construcción al contratista y quedó en entregarlo en una o dos semanas, para sentarnos en la mesa y ver una proyección de feche de terminación real. Estamos hablando del 2019 o 2020”, sostuvo Rodríguez Díaz.

Tardará meses subasta de mejoras en PR-10

Por otra parte, la Directora Regional de la ACT indicó que no será hasta final de año que se lleve a subasta la rehabilitación de la PR-10 entre los kilómetros 20.17 en Ponce y 29.8 en Adjuntas, y mejoras de seguridad entre el Aeropuerto Mercedita (km. 0) y el municipio de Adjuntas (km. 29.8).

La obra, que requerirá una inversión que supera los $12.3 millones,  tiene un itinerario de construcción de 12 meses.

Según explicó el supervisor de área de la ACT, Heriberto Cosme Rivera, el inicio del proyecto se ha retrasado debido a trabajos de emergencia que ha estado realizando la agencia en varios puntos de la vía, en respuesta a deslizamientos provocados por el huracán María.

Movimiento en la PR-2 en Peñuelas

Por último, Cosme Rivera informó que en las próximas semanas debe estar listo el diseño para los trabajos que corregirán de forma permanente el derrumbe que desde hace seis meses afecta un tramo de la PR-2, a la altura de la Commonwealth Oil Refining Company (CORCO) en Peñuelas.

El deslizamiento ocurrido el pasado 6 de diciembre en el kilómetro 209.7 provocó la clausura temporera del tramo en dirección de Guayanilla a Peñuelas, así como tapones kilométricos en las vías alternas: PR-127 y PR-132. Semanas después, el DTOP estableció los desvíos de tránsito que aún permanecen.

“Entendemos que en los próximos dos a tres meses debemos estar realizando los trabajos”, adelantó.

Una vez iniciado, la obra podría demorar “entre cuatro a seis meses” en completarse.