Se despide del diamante César Velázquez

Foto archivo

En los deportes que le apasionan, ha tenido una carrera consagrada.

Pero para César Velázquez ya es hora de decirle adiós al béisbol, aunque solo sea como jugador activo.

- Publicidad -

Así lo expresó a La Perla del Sur el jugador que no solo ha sido una figura emblemática en el béisbol Doble A, sino que ha sobresalido en el sóftbol, siendo, en su momento, parte de los Equipos Nacionales en ambos deportes.

“Este será mi último año como pelotero activo. Voy detrás de mi meta, los 600 hits, ya que me faltan ocho para pasar a otra faceta y dedicarle tiempo a mi hijo que viene subiendo en las Pequeñas Ligas y darle espacio a los jugadores jóvenes”, explicó el veterano jugador.

Por lo tanto, Velázquez se retirará como jugador activo luego de que concluya la temporada de 2018.

“Ya yo lo venía pensando por los pasados años y ahora que estoy cerca de llegar a los 600 hits creo que he cumplido con el país”, agregó el jugador desde la ciudad de Chicago, donde comparte con su excompañero de equipo, Dennis Valentín.

Próximo a jugar la temporada número 26 de su carrera, Velázquez es integrante del club de jugadores con 500 hits o más.

Según las estadísticas de la Federación de Béisbol de Puerto Rico, el productivo bateador zurdo acumula 592 imparables en su carrera, de los cuales 97 son dobles, 19 triples y 25 cuadrangulares. Su promedio de por vida es de .319.

El pelotero, nativo de Arroyo, comenzó su carrera en la Doble A en el 1993 con los Leones de Patillas, equipo al que perteneció hasta 1998. En el 1999 militó con los Toritos de Cayey y en el 2000 llegó a los Polluelos de Aibonito, donde jugó hasta el 2003.

Desde el 2004 vistió los colores de los Brujos de Guayama hasta que fue cambiado a los Bravos de Cidra, en el 2008.

Con ellos obtuvo cuatro campeonatos nacionales hasta que en el 2015 pasó en cambio a los Mulos, donde se ha destacado como jardinero izquierdo y bateador designado. Con los Mulos bateó .301 en el 2015, .276 en el 2016 y .263 la temporada pasada.

“Desde que llegué a la Doble A tenía el reto de competir de tú a tú con los mejores jugadores de la liga, pero nunca pensé que iba a lograr tanto como estar en el Equipo Nacional, tanto en béisbol como en softbol, pero gracias al esfuerzo y dedicación pude lograr todo esto”, aseguró el jugador de 42 años.

Entre los logros que más aprecia, además de los títulos nacionales con Cidra, sobresale la conquista de la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe del 2002 en El Salvador.

Allí Puerto Rico fue con equipo compuesto por jugadores aficionados que tendrían que enfrentar a rivales cuyos componentes tenían experiencia profesional y, contrario a todos los pronósticos, Puerto Rico pudo alzarse con el metal más preciado.

“Esa medalla tiene un valor incalculable, ya que nadie nos daba para ganar y haber sido el primer bate de ese equipo ha sido algo bien importante para mí”, reconoció.

Pero sus logros no se limitaron al béisbol, ya que también fue uno de los mejores jugadores de sóftbol en el país, integrando la Selección Nacional  por varios años.

Entre los equipos con los que ha militado se encuentran los Leones de Ponce y, en la actualidad, forma parte de los Petroleros de Peñuelas.

“Estoy pasándola bien con Peñuelas, compartiendo con las buenas amistades para decirle adiós al béisbol y al sóftbol de una manera bonita”, concluyó Velázquez.