Indignación en Tallaboa tras aprobación de enmiendas al PS-81

José Manuel Díaz Pérez catalogó como un “engaño” el enmendado Proyecto del Senado 81 y acusó a funcionarios de La Fortaleza de contaminarlo con cambios impulsados por ejecutivos de AES.

Foto archivo

A solo horas de que la Legislatura de Puerto Rico diera paso a un proyecto que viabilizaría la permanencia de millones de toneladas de cenizas de carbón en la isla, ciudadanos retomaron el frente de protesta a la entrada del municipio de Peñuelas.

Desde las 5:00 de la madruga del pasado lunes, manifestantes de comunidades cercanas y lugares tan distantes como Toa Baja, San Juan, Arecibo y Mayagüez se presentaron al campamento de resistencia en Tallaboa, ante la expectativa de que reinicie el transporte de cenizas desde la planta AES en Guayama hasta los dos vertederos peñolanos, como adelantó días atrás el presidente de la empresa, Manuel Mata.

- Publicidad -

“Que sepa AES, que sepan los vertederos y que sepa el gobernador de Puerto Rico que aquí hay personas que están de pie y dispuestas a defender la vida de su gente”, sentenció de entrada José Manuel Díaz Pérez, portavoz del Comité Pro Salud, Desarrollo y Ambiente de Tallaboa.

“Cuando el gobierno que él representa no tiene los pantalones para hacer el trabajo ministerial de defender a las comunidades, las comunidades tenemos que levantarnos y asumir nuestra propia defensa”, continuó.

Trampa legal

Acto seguido, Díaz Pérez catalogó como un “engaño” el enmendado Proyecto del Senado 81 y acusó a funcionarios de La Fortaleza de contaminarlo con cambios impulsados por ejecutivos de AES.

Esta empresa vende a la Autoridad de Energía Eléctrica y sus abonados 454 megavatios de electricidad, mediante un contrato a 25 años y un pago diario cercano a los $900 mil.

El líder comunitario además acusó al gobernador Ricardo Rosselló Nevares de mentir al país, cuando el pasado 18 de febrero prometió en entrevista con José Elías Torres de WPAB Radio que presentaría política pública para sacar las cenizas de la isla.

“Bajo el pretexto del ‘uso beneficioso’ comercial, literalmente se puede permitir que se utilicen cenizas de carbón en vertederos, urbanizaciones y prácticamente todo el país. Ya no es meramente en Peñuelas y Humacao, sino en toda la isla”, reiteró Díaz Pérez, quien recordó que ya dos millones de toneladas de cenizas han sido regadas por el sur, este, norte y oeste del país, bajo el argumento de “uso beneficioso”.

Por los próximos diez años, AES Puerto Rico generará otras 2.5 millones de toneladas de cenizas, producto de su combustión industrial de carbón para generar electricidad.

“Para nosotros es una burla y una falta de respeto que se haya desvirtuado la esencia de ese proyecto, que era salvaguardar la vida, la integridad y la salud de las comunidades pobres en Puerto Rico”, agregó.

“Esto no cumple en nada con las expectativas que tenían las comunidades sobre el proyecto”, añadió. “Con este proyecto, lo que se hizo fue perpetuar las cenizas en Puerto Rico”.

Descarta el vertedero de Ponce

Por otra parte, Jorge Díaz González, gerente general de Republic Services en Puerto Rico, expresó que el vertedero municipal de Ponce no figura en la lista de los que abrirán sus puertas al material tóxico.

Esto a pesar de que -por años- la instalación fue un centro de acopio para los residuos de carbón de la empresa AES en Guayama.

Sus declaraciones a La Perla del Sur surgieron tras rumores de que el vertedero ponceño comenzaría a recibir camiones repletos de cenizas de carbón, tan pronto como esta semana. Republic Services es la empresa operadora del espacio.

“Nosotros no tenemos ninguna intensión, ni planes, de recibir cenizas en el vertedero de Ponce”, declaró. “No hemos recibido ningún acercamiento de ellos (AES)”.

¿Y si ocurriera el acercamiento, su posición sería no recibirlas?, preguntó La Perla del Sur.

“Correcto”, respondió el ejecutivo.

El enmendado Proyecto del Senado 81 deja la puerta abierta para que sistemas de relleno sanitario puedan continuar recibiendo cenizas de carbón para la solidificación de desperdicios líquidos, actividad catalogada como un “uso beneficioso”.

Sin oposición

En el pasado, esfuerzos por prohibir el depósito del material en la jurisdicción de Ponce han sido frenados por la administración de la alcaldesa María Meléndez Altieri.

De hecho, desde marzo de 2013 diversas medidas legislativas radicadas con ese propósito han sido engavetadas por la mayoría novoprogresista de la Asamblea Municipal. Una de ellas, presentada durante un turno de privilegio en septiembre de 2016, fue rechazada de plano, sin discusión o referido a comisión.

Asimismo, el más reciente proyecto sometido a ese cuerpo para prohibir las cenizas fue referido a una comisión especial el pasado 11 de octubre. Transcurridos ocho meses, ninguna gestión se ha hecho para llevarlo a votación.